lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Argentina convocó al FBI para que colabore en analizar los datos de avión venezolano-iraní

El juez argentino Federico Villena convocó al FBI para que se integre a una mesa de trabajo de los diversos cuerpos de seguridad de Argentina con el fin de analizar la evidencia respecto al caso.

El juez argentino Federico Villena, quien lleva el caso del avión venezolano-iraní de Emtrasur que está retenido en el aeropuerto de Ezeiza por presuntos vínculos con terrorismo, convocó para este jueves al FBI para que se integre a una mesa de trabajo de los diversos cuerpos de seguridad de Argentina con el fin de analizar la evidencia respecto al caso.

Hay que recordar que Villena fue el juez que autorizó un operativo en el hotel donde se hospedan los 19 tripulantes de la aeronave (cinco iraníes y 14 venezolanos) para requisar todos los documentos y artefactos electrónicos que tuvieran en su poder para analizarlos.

Además de los funcionarios, según la agencia Telam, estarán presentes integrantes del juzgado de Villena y la fiscalía a cargo de Cecilia Incardona, quien fue la que imputó al iraní Gholamreza Ghasemi, por supuesto terrorismo ya que se le vincula -de acuerdo al mismo FBI, Israel y Paraguay- con la Guardia Revolucionaria de Irán. De hecho, en su celular se encontraron fotos de misiles, tanques, banderas con leyendas contra Israel, entre otras cosas.

Estará presente en ese proceso la parte querellante del expediente, que es la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

Por su parte, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, ratificó que “gran parte” de la tripulación del avión de Embrasur -filial de Conviasa- tienen supuestos nexos con el terrorismo internacional y aclaró que la lucha de ese país no está enfocada a alguien en específico, sino que está orientado a la lucha contra ese flagelo.

“La inteligencia paraguaya hizo un gran trabajo para poder determinar la peligrosidad de este vuelo y desde que Paraguay informó y alertó se pudieron hacer las averiguaciones”, aseguró Abdo Benítez.

Medios de comunicación en Uruguay indicaron que el avión venezolano-iraní sostuvo conversaciones de manera informal con la empresa pública petrolera Ancap para poder repostar combustible, esto antes de que se le negara aterrizar en el Aeropuerto de Carrasco y tuviera que regresar a Ezeiza.

Al parecer, el contacto entre Ancap y la aeronave se hizo por los canales regulares -con el uso de un intermediario del sector- para consultar por el posible suministro.

La fuente consultada por El Observador, que prefirió conservar el anonimato, señala que cuando se les habló sobre el pago por el servicio, el contacto con Ancap cesó y agregó que el procedimiento consiste en chequear los datos del solicitante cuando se concreta un pedido, por lo que dijo que en el caso de este avión, no llegó a ocurrir.

Search

¡Síguenos!

Noticias relacionadas