miércoles, 21 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Abogados venezolanos en Londres ultiman alegatos ante tribunal para resolver caso del oro

Los abogados Richard Lissack y Andrew Fulton deben esperar el fallo de la jueza Sara Cockerill, quien determinará si las sentencias del TSJ de anular decisiones de la Asamblea Nacional 2015 sobre la junta ad hoc del BCV son válidas.

Este lunes los abogados en Londres de la junta del Banco Central de Venezuela (BCV) designada por la administración de Nicolás Maduro y la junta ad hoc de Juan Guaidó, reconocido por el Reino Unido y una parte de la comunidad internacional, prepararon sus alegatos finales ante el Tribunal Superior para determinar quién se queda con el control del oro depositado en las bóvedas del Banco de Inglaterra.

El primero en hablar fue Richard Lissack, quien representa a la administración Maduro, y luego fue el letrado que defiende los intereses del interinato, Andrew Fulton.

Durante sus alegatos a lo largo del juicio, Lissack defendió que el Tribunal Superior de Londres debe dar por válidas las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que anularon los nombramientos hechos por Guaidó a través de la junta ad hoc del BCV, mientras que Fulton sostuvo que el Poder Judicial venezolano no es independiente y es afín al actual Ejecutivo, al que Londres no reconoce como mandatario.

Se espera que al término de la jornada, que culmina un juicio de cuatro días, la jueza Sara Cockerill, de la división comercial del Superior, indique aproximadamente cuándo prevé pronunciar su dictamen, que no será inmediato. Si la jueza concluye que las sentencias del TSJ son vigentes enla jurisdicción inglesa, será la junta afín Maduro la que podrá gestionar las reservas de 31 toneladas de oro. Si, en cambio, considera que no deben ser reconocidas, será la de Guaidó la que obtenga el control.

El gobierno interino presidido por Guaidó informó que el juicio por la tenencia del oro venezolano comenzó el 13 de julio en la que se busca determinar si las decisiones del TSJ de anular la junta ad hoc nombrada por el político y la Asamblea Nacional electa en 2015 son válidas ante la Justicia británica.

El Banco Central de Venezuela (BCV), presidido por Calixto Ortega, se querelló en mayo de 2020 ante un tribunal de comercio de Londres para recuperar más de 30 toneladas de oro depositadas en la institución británica bajo el argumento de que son recursos necesarios para luchar contra el coronavirus.

Pero el Banco de Inglaterra ha afirmado que no puede realizar ninguna operación que solicite esta junta directiva o la que nombró Juan Guaidó, al que más de 50 países -incluido el Reino Unido- consideran “presidente interino de Venezuela hasta que se puedan celebrar elecciones fiables”.