La nula respuesta del Estado mantiene en abandono a profesores, colegios y estudiantes, comenzar este nuevo año escolar deja aún más marcada la crisis que sufre el sector educativo.

El comienzo de clases pautado para este 16 de septiembre será más atípico que los anteriores. Los colegios empezarán por primera vez un año escolar a distancia por la pandemia y con llamados de distintas organizaciones sindicales a no asistir a clases.

El domingo 13 de septiembre, Nicolás Maduro anunció que no habría regreso a los planteles después de una evaluación a una supuesta encuesta aplicada a profesores y docentes en todo el país.

En el caso del estado Bolívar, profesores apenas empezarán este miércoles a conocer los correos y la matrícula de estudiantes para seguir trabajando con el portafolio escolar. “Mañana (miércoles) será puro administrativo”, dijo la directora de una escuela de Puerto Ordaz que prefirió mantenerse bajo anonimato.

Hasta ahora en su institución ninguna autoridad educativa se ha acercado para dotarlos de libros, papelería, del Programa de Alimentación Escolar o de equipos de prevención contra la pandemia. “Así como terminamos, vamos a comenzar: sin ningún tipo de mejora”, expresó la docente. En el colegio ni siquiera han desmalezado las áreas verdes.

“Letra con hambre no entra”, comentó. Los educadores cobran 1 millón 200 mil bolívares mensualmente ($3,2) por lo que no tienen acceso a zapatos, ropa y alimentos básicos. Relató que con el salario difícilmente pueden comprarse un bolígrafo y que ya cuatro de sus 18 docentes dijeron que no volverían para este año escolar.

La directora, que tiene 25 años como educadora, cobra 1 millón 400 mil bolívares, luego que el Estado en julio de 2019 suspendiera la compensación académica que valoraba los estudios de postgrado y doctorado. “El maestro sigue siendo atropellado”, evaluó.

El llamado a paro

La representante del Colegio de Profesores de Venezuela, Yaritza Viña, expresó que, aunque los reclamos han sido por un salario en dólares, el llamado a no volver a clases es principalmente porque no hay condiciones de seguridad para que los profesores trabajen.

Para la dirigente la situación de los docentes es peor que la de un esclavo, ya que el salario no permite ni siquiera acceder a alimentos. “No hay cómo comer, cómo calzarse, cómo vestirse”, expresó.

Calcula que de los 17 mil maestros que había en el estado Bolívar cerca del 70% ha dejado de dar clases. “Hay abandono de las aulas porque no hay incentivos para estar dentro de ellas”, indicó. El poco pago que reciben obligó a los educadores a trabajar en mercados informales para percibir otros ingresos.

De acuerdo con la docente, los colegios al sur del estado son los más afectados. En comunidades como El Callao, Guasipati, El Palmar y Tumeremo hay menos mantenimiento a las escuelas y los maestros migran a las minas.  

Viña considera que para mejorar el estado de la educación en el país es necesario acondicionar la infraestructura, pagar salarios acordes y priorizar la educación antes que la política en espacios de formación para los jóvenes.

Buscando mejoras

A diferencia de los colegios públicos, los privados tratan de hacer mejoras en la metodología de clases. La diferencia es la inversión para lograr que el estudiante pueda tener un mejor aprendizaje durante el año escolar que comienza desde casa.

La directora del colegio técnico Jesús Obrero, Milagros Michell, contó que aplicaron encuestas para saber cómo trabajar con los estudiantes. En vista de que la mayoría de los estudiantes tiene acceso a internet, trabajarán con clases virtuales grabadas o en vivo, además de entrega de material por pendrive o en físico para quienes no tengan conexión a la web.

La gerencia ha comprado computadoras, cámaras de red y líneas telefónicas, además de invertir en equipos para garantizar un servicio a distancia que permita una interacción entre alumno y profesor. Calcula que se han invertido más de 3.300 dólares.

“Es muy difícil. Nosotros no estábamos preparados”, expresó sobre el año anterior. Han trabajado en dar capacitaciones de clase distancia e incluyeron dentro de nómina a un editor de video para mejorar la calidad de las clases a distancia.

En el colegio plantean dar asesorías a representantes que no tengan computadoras ni internet para cumplir con la metodología a distancia, y así pueda haber retroalimentación entre alumno y representante. “Vamos a usar cualquier medio para lograr la meta”, dijo.

Todavía no han sido informados de cómo serán vistas las materias prácticas, necesarias al ser una escuela técnica. Sin embargo, aseguró: “Estamos más preparados porque sabemos cómo atacar el problema”.