700 estudiantes están afectados por la situación. Señalan que la falta de respuesta del consejo universitario retrasa también la búsqueda de empleo.

Estudiantes próximos a graduarse de los núcleos de Bolívar, Monagas, Sucre, Nueva Esparta y Anzoátegui de la Universidad de Oriente (UDO) exigen a las autoridades universitarias respuestas sobre la solicitud de reprogramación de la firma de acta de grado, entrega de medallas, títulos y documentos en los decanatos de cada núcleo “y cumpliendo las medidas sanitarias preventivas” para evitar los contagios de COVID-19.

El acto de grado pautado para el 19 de marzo en el núcleo Anzoátegui fue cancelado, tras anunciarse los primeros contagios de COVID-19, situación que obligó a la suspensión de las actividades educativas por la cuarentena. No obstante, la ola de robos en las distintas sedes de la UDO en las últimas semanas provoca que 700 graduandos teman la pérdida de sus documentos.

“Nos preocupa por todos los actos que han pasado en estos días”, indicó José Brito, estudiante de ingeniería civil en la sede de Ciudad Bolívar, en referencia a los constantes robos y al incendio de la Biblioteca Central de la UDO en Sucre. El estudiante teme que se pierdan los títulos y denunció que la falta de respuesta del consejo universitario retrasa la búsqueda de empleo de aproximadamente 700 graduandos de todos los núcleos.

Anzoátegui y Sucre

Estudiantes de las sedes de Sucre y Anzoátegui no han firmado aún su acta de grado, por lo que tienen en el núcleo principal -desmantelado por antisociales- documentos como título de bachiller, notas certificadas y los papeles de culminación del servicio comunitario. Graduandos temen que los documentos se pierdan y tengan que empezar nuevamente el proceso para entregarlos.

Vanessa Carmona, quien estaba por recibir su título de médico cirujano, informó que 344 personas han firmado la solicitud exigiendo respuestas a las autoridades de la casa de estudios. “Hay muchísimas personas con el mismo descontento”, relató.

Ella, por no tener el título en mano, perdió la oportunidad de hacer un máster en medicina estética. Cuenta que, por esta situación, otros estudiantes tampoco han logrado hacer estudios avanzados y se les imposibilita conseguir trabajo en su especialidad.

La ONG Aula Abierta contabilizó -hasta mayo- al menos 72 casos de robo y desvalijamiento en universidades públicas del país desde la cuarentena. De esos hechos vandálicos, 21 ocurrieron en la UDO. Pese a que estudiantes llevan desde el 18 de junio solicitando respuesta, las autoridades universitarias no han informado qué pasará con los títulos de aproximadamente 700 graduandos.