El podcast de TalCual, Palabra Hecha, se adentra en dos investigaciones que develan el impacto ambiental de la minería en el Parque Nacional Canaima, con entrevistas a nuestra periodista María Ramírez Cabello y a la periodista de Runrunes, Lorena Meléndez.

TalCual 
Las prácticas mineras en el estado Bolívar son de vieja data. Desde hace años el Estado venezolano estableció controles que, mal que bien resguardaban de la extracción ilegal de oro a las zonas protegidas de esa entidad, como el Parque Nacional Canaima. Sin embargo, en la actualidad el panorama es totalmente distinto. Cualquiera de las medidas que antes hubiesen prohibido acciones de minería dentro de ese monumento “quedaron sin efecto” luego de la creación del Arco Minero en 2016, un proyecto político que lejos de normar la actividad en la zona sur del estado, solo afianzó las mafias que ya existían.

Para conocer sobre la destrucción y los efectos colaterales que ha venido causando la extracción del “oro de sangre”, ya no sólo en el río Orinoco, sino en el propio parque y las comunidades indígenas aledañas, Lorena Meléndez y María Ramírez Cabello, periodistas de Runrunes.es y de Correo del Caroní respectivamente, comentan en Palabra Hecha Podcast acerca de los hallazgos de investigaciones realizados en esa zona del país.

Ramírez explica cuál es la dinámica que se usa para manejar el oro, ya no sólo entre las mafias, militares y mineros, sino también entre caciques de consejos indígenas que, si bien “esperan a que se reactive el turismo para no impactar tanto dentro del parque”, avalan la minería y aceptan entrar a la jugada para obtener ganancias que, en efecto, no benefician a las comunidades, sino a sus líderes.


Por su parte, Lorena Meléndez, cuya investigación se enfocó en el occidente de Canaima, dice que en ciertos sectores, en Cambo Carrao por ejemplo, aunque se practica la acostumbrada minería aluvial, “en tomas satelitales se ve cómo la depredación ha ido tomando espacio, hay huecos para extraer arena y oro”. Además de esto, hacia Arenal, por donde corre el río Carrao, para extraer el oro sacan la arena, que es tratada con mercurio, y después la depositan en el mismo río, razón por la que se han empezado a crear montículos a lo largo del cauce con los que se pueden chocar a lo largo de los viajes fluviales.

Pero esos montículos creados por la minería es sólo una consecuencia que ese proceso extractivo ha generado. Cerca del 85% de la generación de energía eléctrica del país podría ponerse en riesgo, debido a la sedimentación de las cuencas hidrográficas que componen el río Caroní producida en el río Caroní, del cual el río Carrao es un afluente.

“Ríos afluentes van a terminar llegando al embalse del Guri y puede afectar el 85% de la energía eléctrica del país sale de allí, si sedimentamos y le añadimos mayores capas, que debería ser profundo y lleno de agua, minamos la posibilidad nuestra de tener electricidad. También a largo plazo se va a ver problemas en las comunidades porque la gente consumirá agua contaminada”, asegura la periodista, al mismo tiempo en que señala que por cada ocho gramos de oro se excava una tonelada de tierra del parque.

Lo mencionado anteriormente es la razón por la que se hace tan complicado el poder recuperar los suelos. Aunado a eso, más de 2.100 especies vegetales endémicas, es decir que sólo se encuentran en esa zona y no en ningún otro lugar del mundo, están en riesgo debido a la minería. Se espera una pronta declaración de alerta roja, con la que se daría paso a la realización de acciones que impidan la minería dentro del parque y además permita la ejecución de planes de recuperación de espacios dañados por la minería.

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework