La Intersectorial de Trabajadores de Guayana rechaza las amenazas del ratificado ministro de Defensa, Padrino López, con respecto a negar que la oposición aspire al poder político.

“Si los venezolanos decidimos en un momento determinado cambiar el rumbo de este gobierno, tenemos que hacerlo”, afirma Jorge Machuca, trabajador de Sidor y miembro de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG), en rechazo a las declaraciones del general Vladimir Padrino López, el pasado 5 de julio, en alusión a que la oposición no tiene cabida en el país.

“No vamos a echar para atrás en nuestro empeño de ser libres, de seguir produciendo en nuestras empresas. Aquí no hay gobierno, porque si hubiese gobierno, no hubiese miseria, no hubiese hambre”, sostuvo.

Recordó que la Constitución nacional establece que la Fuerza Armada “es una institución no beligerante, que se encargará de velar por el desarrollo de Venezuela. Tiene derecho al voto, pero les prohíbe tener cargo de elección popular, ser beligerante políticamente o pertenecer a una tendencia política. Nos resulta sumamente peligroso haber escuchado las declaraciones del ministro de Defensa, donde dice que la oposición no tiene cabida en este país”.

Machuca cuestionó que Padrino López considere a la oposición solamente como partidos políticos.

“Para nosotros los trabajadores de Guayana, la oposición es el pueblo de Venezuela que día a día está implorando un cambio de ruta y conducción del país, porque ya está bueno de pasar hambre, ya está bueno de tanta miseria. Padrino López tiene que examinar el discurso. ¿Es que acaso ese uniforme lo tiene para amedrentar al pueblo? ¿Ese uniforme sirve para meterle miedo al país? Usted no es dueño de Venezuela, no es dueño de los venezolanos”.

Las declaraciones de Padrino López se dan luego de la controvertida convocatoria a elecciones parlamentarias para el próximo 6 de diciembre, con un Consejo Nacional Electoral nombrado arbitrariamente por el Tribunal Supremo de Justicia, ente que también intervino a los partidos Acción Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular.

Estas irregularidades junto con las declaraciones del ministro de Defensa solo aumentó la desconfianza para un proceso electoral sin garantías constitucionales y en medio de una pandemia.

La lucha sindical

La dirigencia sindical en Guayana lleva más de una década en una lucha por sus reivindicaciones laborales, unos apoyando al gobierno, otros denunciando sus malas políticas que derivaron en la quiebra del parque industrial.

A través del llamado control obrero y el Plan Guayana Socialista, fue como algunos dirigentes obtuvieron cargos de poder y hoy los mantienen por sus nexos con el régimen, pero el proyecto en sí de reflotar las empresas y mejorar su producción fue un fracaso.

Para quienes han denunciado al régimen y los presidentes impuestos en cada empresa, solo les ha tocado persecución y privativas de libertad. En 2018, con las protestas por las violaciones a los contratos colectivos, hubo 14 trabajadores detenidos, cuatro de Venalum y 10 de Ferrominera, incluido Rubén González, hoy preso en la cárcel La Pica, en Monagas.

De aquellas corrientes que en su momento apoyaron las políticas de Hugo Chávez, incluso las de Nicolás Maduro, aunque no se deslindan por completo del tema político, hoy se suman a los reclamos laborales y denuncian las irregularidades en las compañías.

Actualmente padecen también las medidas de jubilaciones adelantadas, suspensión de salarios y fichas desactivadas, esto último desde que se inició el confinamiento por la pandemia de COVID-19.

Militares para la negociación

“No pasarán, no serán poder político jamás en la vida mientras exista una Fuerza Armada Nacional Bolivariana como la que hoy tenemos, una Fuerza Armada antiimperialista, revolucionaria y bolivariana”, señaló el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, el pasado 5 de julio, durante un acto de conmemoración de los 209 años de la firma del acta de independencia en Venezuela.

Un discurso contradictorio, precisamente si se habla de independencia, y que muestra sin pudor la inconstitucionalidad de ser un brazo del régimen de Nicolás Maduro.

Recientemente el politólogo John Magdaleno explicó en un seminario web sobre las condiciones necesarias para una hoja de ruta hacia ese cambio político, y la experiencia de otros países de Latinoamérica y el mundo.

El estudio que ha hecho sobre 102 países donde han logrado transiciones de regímenes autoritarios a democráticos, muestran como primeros elementos detonantes la negociación y la transición por iniciativa de la coalición dominante, a partir de un colapso o fracturas internas.

Sobre la negociación, Magdaleno destacó que esta no siempre se da entre el régimen y la oposición. “Parece paradójico, pero los militares suelen ser interlocutores en las transiciones democráticas”

JSN Megazine 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework