lunes, 23 de mayo de 2022

Waldo Negrón: Está por verse quién va a invertir en empresas tan poco atractivas  

Para el experto en gerencia, el anuncio de Nicolás Maduro de ofertar hasta 10% de acciones de empresas del Estado en la Bolsa de Valores no significará mayor cambio debido al bajo nivel de participación que ofrecen a inversionistas privados.

Para el experto en gerencia, el anuncio de Nicolás Maduro de ofertar hasta 10% de acciones de empresas del Estado en la Bolsa de Valores no significará mayor cambio debido al bajo nivel de participación que ofrecen a inversionistas privados.

El ingeniero químico y experto en gerencia, Waldo Negrón, habla sobre el anuncio de Nicolás Maduro de ofertar acciones de Cantv, Movilnet, las petroquímicas, empresas mixtas del petróleo y gas, y las empresas de Guayana -todas en situación de debacle- en la Bolsa de Valores.

“Todos sabemos que el Gobierno es muy mal administrador de empresas y este, particularmente es de los peores del mundo y no genera ningún tipo de confianza y seguridad, para que alguien se arriesgue a ofertar un porcentaje tan pequeño, dejando todo el poder de decisión en manos de una administración que ha evidenciado total carencia de conocimientos gerenciales, total irrespeto por la meritocracia, la formación, la preparación de la gente y una vergonzosa y aberrada politización de las empresas”, señala Negrón.

En ese sentido destaca que una administración de este tipo no genera ningún tipo de atractivo e interés para inversionistas serios internacionales, pues los colocaría en una situación de franca desventaja frente a un gobierno y a la administración de unos dirigentes que carecen de la preparación mínima para dirigir empresas como estas.

Ese anuncio es un reconocimiento evidente de que han tenido una ruta totalmente equivocada, no solo en el manejo de las empresas, sino en la conducción del país, en el respeto a la propiedad privada, de los derechos humanos, las violaciones a la Constitución”

“La pregunta que hay que hacerse es quién está dispuesto a estar en esas condiciones de tanta desventaja, poniendo dinero con un socio tan fuerte y con un proceder totalmente alejado del ABC de la gerencia y administración de empresas”, planteó.

Además, alertó que, con un porcentaje tan bajo en la oferta de acciones, entre 5% y 10% no se generarán recursos suficientes para que haya una inversión de importancia que permita recuperar las empresas tecnológicamente.

“Es más como un ofrecimiento de algo que el Gobierno está intentando hacer de nuevo rumbo, de dar algún mensaje de rectificaciones, de cambio de orientaciones. No significará aporte de dinero, si es que logran vender esas acciones”.

– ¿Ese anuncio significa que reconocen que Chávez se equivocó y dejan atrás su legado?

– Obviamente, sin lugar a duda. Ese anuncio significa un reconocimiento claro, notorio. Además creo que era necesario aceptar que el modelo del presidente Chávez y que ha seguido el presidente Maduro es totalmente equivocado, erróneo. Cuando llegaron al gobierno, el país producía 3 millones de barriles de petróleo, Sidor estaba en su plena producción, más de 4 millones de toneladas de acero. Venalum y Alcasa igual. Las empresas de Guayana producían mucho y eran una alternativa no petrolera. Había una situación muy buena en esas empresas, sin hablar de las del resto del país.

“El modelo que el presidente impuso, primero Chávez y luego Maduro, ha sido ruinoso, destruyeron las empresas. El mundo debe estar asombrado porque fueron capaces de arruinar, destruir, aniquilar todas las empresas que tenían y las que fueron estatizando a lo largo del tiempo y, obviamente, es un modelo errado que evidencia que no trae ningún tipo de prosperidad; paralizaron las empresas, quebraron al país”.

“Se han tardado muchos años en entender y aceptar que era equivocado. Ojalá esto sea el inicio de una rectificación, de un cambio para dejar de lado ese modelo ruinoso, estatista, centralizador. Acabaron con las libertades económicas y las empresas, lastimosamente, fueron puestas en manos de personas nada preparadas y obviamente ese modelo tan equivocado trajo sus consecuencias”.

“Ese anuncio es un reconocimiento evidente de que han tenido una ruta totalmente equivocada, no solo en el manejo de las empresas, sino en la conducción del país, en el respeto a la propiedad privada, de los derechos humanos, las violaciones a la Constitución”.

– ¿Puede ser esta una estrategia disfrazada de proceso de privatización para entregar las empresas a “privados” amigos del régimen o, sí es posible que haya capital privado interesado en invertir en este momento y con el actual gobierno, en empresas tan deterioradas como las de Guayana?

– Como el Gobierno ha actuado tan mal y cometido errores de todo tipo, o más que errores, han tenido un enfoque equivocado, centralista, estatista, ayudando a muchos amigos, con corrupción en todos los órdenes de manera asombrosa, es probable también que pueda aprovecharse este anuncio para entregar a algunos amigos, sectores cercanos al gobierno, darle este paquete de acciones. “Pero, repito, el porcentaje es muy pequeño. No es como para entusiasmarse mucho. Un porcentaje muy pequeño, de unas empresas que están en muy mal estado, habría que ver cuántos inversionistas cercanos al Gobierno están dispuestos a meter dinero en esas empresas. Ese porcentaje no va a revivir las empresas, no es suficiente dinero para repotenciar las compañías. Está por verse quiénes se interesarían para adquirir ese porcentaje de acciones”. 

– ¿Qué elementos se debe tomar en cuenta en un proceso como este para que tenga éxito? Por ejemplo, uno de los puntos que siempre se destaca es la necesidad de garantizar seguridad jurídica a los inversionistas para que el capital privado se motive a invertir.

– La Bolsa de Valores tiene normas muy específicas para permitir que se incorporen empresas. Se exige transparencia, es decir, deben tener estados financieros bien hechos, sus balances, flujo de caja, toda la parte financiera debe tener su auditoría porque la Bolsa de Valores es una especie de pecera, donde se observa el movimiento de las empresas y hace que las acciones suban o bajen. Eso no sería posible si la empresa no tiene procesos administrativos transparentes.

Veremos la respuesta de los inversionistas, no creo que haya mucha sorpresa (…) Pero ya es tiempo de que rectifiquen y dejen atrás tan equivocada y aberrada manera de dirigir”

“Si deciden incorporarse, van a tener que actualizar sus estados financieros, mostrar transparentemente las acciones gerenciales y técnicas que puedan tomarse en las empresas. Obviamente hace falta seguridad jurídica porque si no, el que tiene la acción la va a vender, la gente se espanta o nadie compra. El precio de la acción será el resultado de las acciones que se estén tomando en la compañía. Si las decisiones de la compañía van por buen camino, las empresas se revalorizan y las acciones tienden a tomar mayor valor”. 

– Resulta lógico ofrecer las acciones de las empresas de Guayana sin primero resolver el tema energético. Es decir, en el caso de querer arrancar operaciones en Venalum, ¿de dónde vendría la energía eléctrica?

– En finanzas, todos los riesgos se pagan, y en inversiones encontramos de todo. Si sacas a la venta un carro que no tiene motor, la caja está dañada, no tiene aire acondicionado, alguien está dispuesto a comprar ese despojo de carro, pero las condiciones que el carro no tiene se verán reflejadas en el precio. Si sacas acciones de Venalum, y sabemos que no hay electricidad para darle energía y ponerla a producir, el que va a comprar acciones no es tonto y sabe que le están ofreciendo una empresa sin soporte de suministro de energía. Si la compra es por poco.

“El precio es el resultado de la potencial expectativa del comprador frente al negocio que le están ofreciendo. Si Venalum tuviera garantizada la energía eléctrica, el precio de la acción sería mayor. Las empresas venezolanas han sido canibalizadas, ha habido todo tipo de vandalismo y están en una situación precaria que la conocerá el inversionista. También las capacidades de recibir producto, la materia prima, cómo están los puertos para sacar la materia al exterior, todo eso será materia de evaluación por los potenciales inversionistas y se verá reflejado en el precio. Si no hay buenas condiciones, el precio será muy bajo y el interés será muy poco”. 

– ¿Con cuál de las dos administraciones de la CVG (la de Maduro y la ad hoc) tendría que negociar el inversionista interesado?

– Obviamente los potenciales inversionistas van a tener que entenderse con la CVG del gobierno de Maduro. Ellos suministrarán toda la información. La operatividad de este anuncio se tiene que hacer a través de la administración de Maduro. Esa es la situación verdadera, le guste o no al inversionista. Tendrá que entenderse, llegar a acuerdos, porque son los que manejan las empresas, en la práctica son los que tienen el control, la toma de decisiones, la vida o muerte, situación precaria que la empresa tiene.

“Estoy seguro que los inversionistas sensatos conversarán con la administración ad hoc y con mucha gente de afuera, para tener información de primera mano, independientemente de que no sea una información vinculante y de que, no sea con ellos que tengan que proceder.

Conversarán con las dos directivas, pero en términos prácticos tiene que entenderse, para hacer realidad la compra de las acciones, con la administración de Maduro”.

– ¿Son atractivas las empresas: tienen pasivos laborales, ambientales, están atrasadas en tecnología?

– No lo son, tienen todo tipo de deudas. Bien conoce la gente de Guayana la situación en que están, y las que no están en Guayana igual. Es una condición muy desventajosa, tecnológicamente muy atrasadas, mal manejadas, con mucha influencia partidista, nefasta influencia de los sectores partidistas del Gobierno. Las empresas no están nada bien, pero todo tiene su consecuencia.

“Si no hacen ningún progreso, como creo que no hagan porque no tienen recursos, no tienen gerentes y no tienen credibilidad, estoy seguro de que funciona el chantaje ideológico. Entonces los sectores más radicales -que los hay- comienzan a decir que no puede ser, que es capitalismo salvaje, que es negar el legado de Chávez y hacer un poco difícil la operatividad de esta venta accionaria”.

El mundo debe estar asombrado porque fueron capaces de arruinar, destruir, aniquilar todas las empresas que tenían y las que fueron estatizando a lo largo del tiempo”

“Veremos la respuesta de los inversionistas, no creo que haya mucha sorpresa (…) Pero ya es tiempo de que rectifiquen y dejen atrás tan equivocada y aberrada manera de dirigir”.

El anuncio de Maduro hace ver un posible acercamiento con el capital privado, pero es más evidente el fracaso del modelo económico que se viene desarrollando desde la llegada de Chávez al poder. En los últimos meses ha habido una reversión de expropiaciones de empresas para las cuales pasar a manos del sector oficial, significó su ruina.

Esas devoluciones de propiedades tampoco son suficientes para representar grandes cambios en el mediano plazo, pues no están acompañadas por una política de reparación de daños y se devuelven en condiciones críticas.

De acuerdo con el Observatorio de Derechos de Propiedad de la ONG Cedice, entre 2012 y 2021 se dieron 1.630 expropiaciones, de las cuales apenas se devolverían 50, según una lista en la que trabaja la Comisión de Diálogo de la Asamblea Nacional electa en 2020, detalla un trabajo publicado en el diario TalCual.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img