sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Viuda de sidorista denuncia perjuicio económico por parte de la estatal  

Yamile Jiménez rechazó que la empresa haya despojado a sus hijos de los beneficios que percibían como hijos de un sidorista y manifestó que la pensión de apenas 40 dólares o 320 bolívares que recibe es insuficiente para sostenerse.

La viuda de José Jiménez, Yamile de Jiménez, denunció a Correo del Caroní que la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor), donde su esposo trabajó por 36 años, cometió un error al momento de hacerle llegar el dinero correspondiente a los gastos médicos de su esposo, lo que ocasionó un perjuicio económico que le impide acceder al pago que le corresponde. Además, la estatal despojó a sus hijos de los beneficios que gozaban por los años de servicio de su padre.

José Jiménez estuvo vinculado con la actividad sindical durante sus años en la estatal, falleció en 2021 por COVID-19 en el Hospital Dr. Raúl Leoni, también conocido como Guaiparo, tras varios meses de padecer la enfermedad y clamando por la reactivación de la póliza de seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM).

La viuda denuncia que acudió a las Clínicas Caroní y Humana con la esperanza de poder gozar del HCM, pero la estatal solo logró internar al trabajador en Guaiparo. Tras su reclusión en el centro hospitalario perdió todo el contacto con su esposo hasta que una enfermera le hizo saber que había muerto.

A Yamile le correspondían dos pensiones: una por viudez de parte del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y otra por parte de Sidor, que tardó meses en completar el trámite para desactivar al difunto y asignarle una pensión de sobreviviente.

Jiménez agrega otro problema a su denuncia. La compañía debe hacerle un pago de 5 mil bolívares para reembolsar los gastos médicos de la familia del obrero, pero la empresa depositó dinero en la cuenta Provincial del difunto y no en la de su viuda, Yamile Jiménez.

La cuenta del sidorista estaba bloqueada al momento del equívoco y, en consecuencia, la institución bancaria exige a la viuda llevar una declaración sucesoral para poder tener acceso al dinero, que nunca debió ser depositado a esa cuenta.

“Sidor cometió el error de transferirlo a la cuenta de él. Estando yo en nómina como sobreviviente. La tarjeta estaba bloqueada y el teléfono de mi esposo se había extraviado que es donde llegan las claves para acceder a la cuenta. El banco me pide la declaración sucesoral, la cual me lleva demasiado tiempo y dinero para sacar. El año pasado, ese dinero al cambio eran mil dólares, pero con la devaluación ahora es mucho menos. Esto es un perjuicio que me han hecho. Es un dinero que está desde hace un año preso en la cuenta. El año pasado ese dinero me servía para pagar las deudas de la enfermedad de mi esposo que fueron más de mil dólares, ya que a mí me prestaron dinero”, lamentó Jiménez.

Tras un año de gestiones, la viuda aún no ha podido cobrar el pago, asegura que planteó la situación a la estatal y que sus representantes respondieron que no pueden ayudarla para acelerar la declaración sucesoral, ni intercediendo ante el banco.

Despojo de beneficios 

La pensión de sobreviviente que ofrece Sidor es de 320 bolívares, lo que corresponde a -aproximadamente- 40 dólares. La viuda explicó que este monto es muy bajo para solventar las necesidades de su familia ya que, además, la empresa despojó a sus dos hijos de los beneficios que obtenían por ser hijos del sidorista.

“Dejaron que mi esposo se muriera en un seguro en vez de llevarlo a una clínica y que fuese atendido como correspondía. Nosotros tenemos un hijo de 11 años, me lo sacaron de la carga familiar y ahora no tiene beneficios. El año pasado quedaron de darle material escolar y no le dieron nada. Mi hijo mayor también estaba en carga familiar, ya que estaba estudiando y también lo dejaron por fuera”, denunció Jiménez.

La ausencia de las pólizas de HCM en las empresas básicas data de hace 5 años atrás, sin embargo, la crisis se acrecentó durante la pandemia cuando los centros hospitalarios del sector público estaban abarrotados y no contaban con los recursos para dar atención médica oportuna a los enfermos.

Los trabajadores de la Corporación Venezolana de Guayana clamaron por la reactivación del HCM para poder ser atendidos, ya que los gastos médicos y la compra de bombas de oxígeno tenían precios demasiado altos, no obstante, el servicio no fue reactivado dejando a su suerte a los empleados del holding en medio de la emergencia sanitaria.