miércoles, 29 de junio de 2022

Venalum jubila a expresidente de Sutrapuval luego de denunciar desmontaje de 360 celdas P-19

Pese al decreto de inamovilidad laboral anunciado por Maduro hasta 2022, la política en las empresas básicas sigue siendo silenciar el reclamo de trabajadores con jubilaciones, despidos y desactivación de fichas. | Foto William Urdaneta

Pese al decreto de inamovilidad laboral anunciado por Maduro hasta 2022, la política en las empresas básicas sigue siendo silenciar el reclamo de trabajadores con jubilaciones, despidos y desactivación de fichas. | Foto William Urdaneta

@g8che 

Así como ha sucedido con los principales dirigentes sindicales de las empresas básicas, esta semana CVG Venalum jubiló forzosamente al trabajador y expresidente del Sindicato de Trabajadores Profesionales de Venalum, Manuel Díaz.

La información fue confirmada por el mismo trabajador y por una fuente ligada a la empresa. Díaz, de 60 años, tenía 32 de servicio en la industria del aluminio.

El expresidente recriminó que no fue informado por el personal de la compañía, ni por carteles de notificación y que además no ha recibido la liquidación. “No me pueden sacar así”, dijo.

El dirigente sostuvo que la medida es una retaliación por denunciar el desmontaje de 360 celdas P-19 en el complejo II, por la instalación de celdas V-350, sin garantías de que se ejecute el proyecto. Esto significaría la pérdida de un 40% de la capacidad instalada de Venalum y de más de 150 empleos directos.

De acuerdo con Díaz, en CVG Venalum hay más de 200 empleados que cumplen más de cuatro años esperando su jubilación, y hasta la fecha siguen sin recibirla. “Se nota que es una retaliación, porque los vengo denunciando”, agregó.

En enero de este año, Nicolás Maduro extendió la inamovilidad laboral hasta finales de 2022, un decreto que ha sido omitido cuando se trata de despedir o jubilar a trabajadores que reclaman beneficios o denuncian irregularidades en las empresas del Estado.

El dirigente dijo que además del decreto de Maduro, el Sindicato de Trabajadores del Aluminio (Sutralum) introdujo en la Inspectoría del Trabajo un anteproyecto de contrato colectivo que impide este tipo de jubilaciones.

“Esto es para intimidar al trabajador, para crear pánico”, alertó. Insistió que los trabajadores deben reclamar sus derechos laborales y dejar el miedo, antes de que la pérdida de beneficios y puestos de trabajo sea peor. “No puede ser que los gerentes, los superintendentes estén asustados”.

Señaló que peleará su reintegro a planta, realizará una denuncia en instancias internacionales y seguirá denunciando los abusos contra los trabajadores.

Medidas de amedrentamiento

Las medidas de amedrentamiento que ha tomado Venalum desde que se anunció el desmontaje de las celdas, han ido orientadas a generar mayor silencio y temor en los empleados que aún asisten a la planta.

Díaz afirmó que aún no recibe su liquidación y que el pago durante este mes como jubilado fue de 34 millones de bolívares | Foto William Urdaneta

En abril, meses antes de iniciar el desmontaje, la estatal sustituyó al gerente general Ángel González por el ingeniero mecánico Pedro Alejandro Tesara Pérez, en medio de diferencias e inconformidades por el desarme de complejo II.

Luego de iniciar el desarme a mediados de este mes, a través de aplicaciones de mensajería, se prohibió a trabajadores acercarse al complejo II y tomar fotografías o hacer grabaciones de los trabajos.

“Quienes sean detectados en estos actos de conspiración o se sospeche de estar pasando información a los detractores de este PROYECTO SOCIALISTA, serán sacados del área industrial de planta por nuestra gloriosa (GNB) y serán SUSPENDIDOS DE LA CONTINGENCIA DE INMEDIATO AL IGUAL QUE SU FICHA”, indica uno de los escritos textualmente.

Pese a la inconformidad por el desarme, los empleados dentro de planta no han realizado ningún reclamo por temor a ser desactivados y perder beneficios como la bolsa de alimentos. Un trabajador que pidió mantener su nombre bajo reserva señaló: “(El desarme de las celdas) es una instrucción que hay que acatar, porque él que no, tú sabes lo que le pasa”.

Jubilaciones para silenciar

El caso de Díaz no es único, en febrero del presente año la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) jubiló a cuatro delegados de la estatal luego de liderar protestas exigiendo mejoras económicas y el reintegro a los puestos de trabajo.

José Saracual, Carlos Ramírez, Manuel Fronten y Cruz Hernández fueron los cuatro trabajadores jubilados forzosamente. “Esta medida viene por una retaliación por las protestas que hemos venido realizando para reconquistar los beneficios de los trabajadores”, dijo Ramírez en ese entonces.

El trabajador recriminó que la jubilación se hizo saltándose procesos y cuando la compañía tiene más de 3 mil trabajadores esperando una jubilación. Pese que ejecutaron reclamos en la Inspectoría del Trabajo para no ser jubilados, las solicitudes fueron desatendidas.

Díaz además, se suma a la lista del secretario general de Sunep CVG, Ramón Gómez y del secretario general de Sintraferrominera, Rubén González, jubilados y despedidos respectivamente tras reclamos laborales.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img