viernes, 23 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Unagandes asegura que productores son “unas víctimas más” de la escasez de combustible

Escalona advierte que las refinerías se encuentran paradas y no hay posibilidad de movilización, razón por la cual los productores se ven obligados a tirar al río o a la orilla de carreteras sus cosechas.

El presidente de la Unión Agrícola y Ganadera de los Andes (Unagandes), Antonio Escalona, afirmó que las detenciones de los productores Ysnet Antonio Rodríguez Mambel, del municipio Pueblo Llano del estado Mérida, y Jhonar Barazarte Trompetero, del municipio Carache de Trujillo, son una criminalización al sector agrícola.

A ambos productores los detuvieron por orden de la Fiscalía General de la República por “atentar contra la soberanía alimentaria”, según comentó Escalona. Por su parte, el fiscal Tarek William Saab detalló en su Twitter que ambos destruyeron una gran cantidad de alimentos (zanahorias y tomates) lanzándolos al río, lo cual violaba la Ley de Precios Justos.

En entrevista con el programa De Primera Mano, de Radio Fe y Alegría Noticias, Escalona informó que tanto Ysnet Antoni como Jhonar se presentaron ante los tribunales. Sin embargo, apuntó que espera que el fiscal Saab rectifique su postura respecto a ambos casos.

Sobre esta situación, el representante de Unagandes señaló que ellos son una víctima más de la escasez de combustible. Explicó que las refinerías (de petróleo) se encuentran paradas y no hay posibilidad de movilización, razón por la cual los productores se ven obligados a tirar al río o a la orilla de la carretera el producto de sus cosechas.

“Cuando se le recrimina al productor agrícola el porqué no regala su producción, tenemos que tener en cuenta que así como no tenemos combustible para ir a los centros de distribución, tampoco tenemos combustible para ir a esas ciudades y regalar la producción”, detalló Escalona.

Por qué productores no pueden “regalar” cosecha 

Indicó que no se hablan de 20 kilos de tomate, sino de entre 5 a 6 mil kilos de producción que son alimentos perecederos y “que en cuestión de horas entran en descomposición así que hay que salir de ella de alguna manera”.

Aunque no hay estadísticas exactas sobre la pérdida de hortalizas, de no regularizarse la distribución del combustible, Escalona explicó que se pone en riesgo la producción de estos alimentos, tomando en cuenta que más del 90% de hortalizas y más del 21% de leche y sus derivados salen de los Andes.

“Entonces hablamos de grandes cantidades de alimentos que están dejando de ser suministrados a la mesa del venezolano, lo que sí es un atentada a la soberanía alimentaria”, señaló.

Por otra parte dijo que también enfrentan otros problemas como la inseguridad, la falta de electricidad, el mal estado en las vías de acceso, el contrabando y la entrada de productos colombianos, lo que fracciona los precios de los costos de producción.