jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Un dolor de cabeza menos para Citgo: declaran con lugar apelación sobre el Pdvsa 2020

La historia de estos bonos data del año 2007 cuando Pdvsa, en la gestión de Hugo Chávez, ofreció una emisión con títulos de deuda con vencimiento en 2017.

La Corte del Segundo Circuito de Nueva York, Estados Unidos, declaró este 3 de julio con lugar la apelación presentada por la junta administradora ad hoc de Petróleos de Venezuela, con la cual se señala la invalidez de la emisión de los bonos Pdvsa 2020 por no haber sido aprobada por la Asamblea Nacional.

Esto significa que fueron aceptados los argumentos que desde 2019 afirmaban que la Constitución de Venezuela sí aplica para estos bonos, especialmente porque la operación significaba un contrato de interés nacional. Vale recordar que para asegurar toda la colocación de los títulos de deuda, Pdvsa durante la gestión de Nicolás Maduro, decidió ceder en garantía 50,1% de las acciones de Citgo Holding Inc.

En febrero pasado, el Tribunal de Apelaciones del estado de Nueva York ya había también dictaminado en febrero que la ley venezolana rige para validar los bonos emitidos por la estatal Pdvsa, pero dejó pendiente la decisión a los tribunales federales sobre si estos títulos de deuda deben considerarse inválidos.

“Tomando en cuenta la compleja situación de Citgo, la sentencia dictada por la corte de Nueva York es sin duda un alivio, pues difiere en el tiempo el principal riesgo creado sobre Citgo, luego de sus acciones fueran insconstitucionalmente cedidas en garantías”, escribió en sus redes sociales, José Ignacio Hernández, abogado y exprocurador del gobierno interino de Juan Guaidó.

En abril de este año, el Departamento del Tesoro de EE UU, a través de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), había extendido hasta el próximo 13 de agosto la licencia que impide que los tenedores del bono Pdvsa 2020 actúen en contra de Citgo Petroleum Corp.

La historia de estos bonos data del año 2007 cuando Pdvsa, en la gestión de Hugo Chávez, ofreció una emisión con títulos de deuda con vencimiento en 2017. Sin embargo, la empresa estatal no contaba con los recursos para pagar en el año 2017, por lo que propuso a los tenedores realizar un refinanciamiento de los mismos, a través de un canje por unos nuevos bonos llamados los Pdvsa 2020 los cuales se ofertaron la garantía de Citgo. La operación fue aceptada por los tenedores de los Pdvsa 2017 y los bonos terminaron emitiéndose en octubre 2016 por 3.367 millones de dólares.

La Asamblea Nacional para ese entonces advirtió del sobreendeudamiento de Pdvsa y denunció especialmente la operación de canje al rechazar que se haya puesto la prenda sobre las acciones de Citgo. Pdvsa no quiso llevar el acuerdo al Parlamento por ser ésta de mayoría de partidos de oposición y cuando la administración de Maduro dejó de desconocer esta instancia por no estar alineada a sus intereses políticos.

Por otra parte, desde finales de 2017, la administración de Maduro comenzó a dejar de cumplir con sus compromisos de pago de deuda externa tanto de Pdvsa como la de la República. Lo cual empeoró cuando Estados Unidos emitió las sanciones petroleras y financieras desde 2019.

Desde ese momento, no solo los tenedores de deuda del Pdvsa 2020, sino el resto de los acreedores de Venezuela iniciaron una serie de demandas que han puesto en peligro la tenencia para el país de la refinería Citgo.

José Ignacio Hernández calificó de “histórica” la decisión del juez de este miércoles, y que “el juicio comenzará de nuevo, y tardará meses -o años- en ser decidido”.