lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Trabajadores retoman protesta de calle ante crisis laboral agudizada por el confinamiento

La cuarentena por la pandemia de COVID-19 ahondó la parálisis operativa de las empresas básicas y otras industrias de Guayana y, en consecuencia, erosionó los beneficios contractuales.

Aunque las medidas de confinamiento como prevención ante la pandemia de COVID-19 son necesarias, la paralización del comercio y las industrias, sumado a la inestabilidad económica del país, agudizó la crisis para la mayoría de los venezolanos, entre ellos los trabajadores de las industrias de Guayana que con una marcha realizada la mañana de este jueves retomaron las movilizaciones de calle para exigir la reactivación de las empresas.

    Un salario tasado en dólares es una exigencia de los manifestantes | Fotos William Urdaneta

La desactivación de trabajadores, que implicó salarios cercenados y suspensión de beneficios, imposibilita una supervivencia en cuarentena. Empleados incluidos en el plan de contingencia en las empresas básicas y otras industrias reciben algunos beneficios, entre bonos y bolsos de comida, que siguen siendo insuficientes para cubrir sus necesidades y el pago de pasivos que les corresponde. El resto está excluido.

“Estamos exigiéndole al Gobierno nacional que nos reintegren todo lo que nos corresponde por convención colectiva. Estamos exigiendo que se nos aplique en todo su contexto todo lo que tiene que ver con el artículo 91 de la Constitución, un salario digno, que se nos reintegre a nuestros puestos de trabajo, que hayan inversiones en las empresas básicas que lamentablemente desde que llegó Pedro Maldonado a la CVG, esto se ha convertido en un antro de corrupción, de miseria, desolación y destrucción”, denunció Manuel Díaz, dirigente de Venalum.

Una de las premisas que llevan en esta reactivación de la lucha de calle, que inició el pasado 10 de junio, es la unidad entre todos los movimientos sindicales, por lo que se han sumado miembros afectos al oficialismo que hoy denuncian las irregularidades por parte de quienes están al frente de lo que se consideró el emporio industrial de Guayana.

“Ya basta de que las empresas del país estén paralizados, exigimos que reactiven nuestras empresas, los trabajadores queremos producir. Es momento de exigir que nos devuelvan nuestras contrataciones colectivas, con un salario dolarizado acorde a la inflación económica que vive nuestro país. Los trabajadores ya estamos en las calles y vamos a seguir en las calles”, afirmó Dioneri Fuentes, empleado de Sidor con 22 años de servicio.

Consecuencias del confinamiento

El dirigente sindical de Venalum, Fernando Serrano, señaló que si bien el repunte de casos de COVID-19 obliga a un confinamiento, los trabajadores no pueden resistir a estrictas medidas de cuarentena cuando no tienen garantizado el sustento diario.

    Los manifestantes se sumaron a las voces que solicitan la liberación inmediata de Rubén González, secretario general de Sintraferrominera

“El mensaje que estamos mandando a Venezuela y el mundo es que el estómago no tiene color político, esto no es una marcha de color político, es una marcha en contra del hambre que mata a nuestras familias. En esta crisis que se está profundizando por el coronavirus, nos obliga a encerrarnos más, pero no puedo encerrarme con mi familia, abrazarlos y morirme de hambre, sin tener medicinas”, manifestó.

César Soto, dirigente de Sidor, aseguró que la marcha de este jueves es una expresión del hambre y la indignación de los trabajadores. Además, denunció que en la Siderúrgica del Orinoco por “simplemente por pedir unas botas, te meten en una lista de cuarentena”.

Por su parte, Miguel Ekar, representante sindical de Alcasa, insistió en que la protesta laboral debe darse en unidad, dejando a un lado las diferencias políticas. “Se trata de lo que están viviendo los trabajadores, sus familias, nuestros hijos y los que se están muriendo por falta de HCM, esa es la lucha que estamos dando nosotros”, sostuvo.

Aseguraron que en los próximos días continuarán con las movilizaciones de calle, por las reivindicaciones laborales que llevan años de reclamo sin respuesta satisfactoria, mientras la gerencia estatal de los últimos años llevó a la ruina a las empresas del holding CVG.

  La marcha de este jueves es parte de una agenda sindical para reactivar la lucha por los salarios