domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Trabajadores de Planta Casima denuncian vulneración a su derecho a la huelga y amenazas de despido

La Guardia Nacional y funcionarios del Ministerio Público se apersonaron en la empresa y, según las declaraciones, amedrentaron a los trabajadores para disipar la protesta.

Desde el pasado 2 de diciembre el ambiente que se respira en el Complejo Siderúrgico Nacional Planta Casima es de protesta. Los trabajadores denunciaron que este 6 de diciembre la directiva de la empresa se apersonó con funcionarios de la Guardia Nacional y Ministerio Público para disipar la protesta y paralización de la planta.

En este sentido, empleados aseguraron que los voceros principales han sido amenazados con ser detenidos y suspendidos de sus puestos laborales por funcionarios de la Corporación Venezolana de Guayana para disipar sus quejas contra la directiva.

Entre los reclamos de los obreros están contemplados la precarización salarial, la ausencia en el pago de horas extras y días libres trabajados y la falta de entrega de bolsas de comida. A su vez manifiestan que las condiciones laborales en la planta son de descuido absoluto y acoso laboral por parte del jefe de operaciones de la compañía, Juan Díaz.

Amparo constitucional obligatorio y amedrentamiento 

Trabajadores de Planta Casima hicieron llegar a Correo del Caroní un video en el cual funcionarios públicos hacen entrega de un recurso de amparo constitucional hacia los líderes de la protesta, esta documentación exige que los trabajadores se desvinculen de huelgas laborales y los pone en amenaza de sanción por “paralizar la planta”.

Los obreros aseveraron que es la segunda reunión que tienen los voceros con funcionarios de la Corporación Venezolana de Guayana, sin embargo, estos no se enfocan en dar respuesta a las quejas, sino en intentar disipar las paralizaciones.

La primera reunión fue el pasado 2 de diciembre, donde los trabajadores aseguraron que solo “se les leyó la Constitución y se les pidió que dejaran de protestar”. Denuncian que el segundo encuentro se dio el 6 de diciembre, cuando los líderes se presentaron en la sede de CVG casa matriz fueron amedrentados con la presencia de la Guardia Nacional y amenazados de privarlos de su libertad si continuaban los reclamos.

El derecho a huelga está contemplado en los convenios internacionales de trabajo establecidos por la Organización Internacional del Trabajo, por tanto, el arresto de trabajadores en este contexto sería totalmente irregular.

“Ya es la segunda reunión que tienen los voceros con CVG. Les dijeron que no podían protestar ni armar reunión porque les iban a imputar delitos como asociación para delinquir e instigación al odio”, alegó un trabajador que prefirió mantenerse en el anonimato, en este sentido, estos cargos tienden a vincularse, desde 2018, como delitos imputables a sindicalistas.

“Engañaron a los muchachos para reunirse y obligarlos a firmar un amparo. Asistieron dos funcionarios buscando a quienes habían firmado el amparo. Lo que quieren es detener a la gente”, alegó uno de los afectados.

Asimismo, los protestantes hicieron llegar a este medio fotografías de la guardia entrando en las instalaciones de la estatal, según sus declaraciones, esto se debió a que los obreros impidieron el acceso al jefe de operaciones a la planta, quien más tarde se apersonó con fiscales y alguaciles para cercenar la protesta.

“Trabajamos con las uñas y así dicen que somos saboteadores” 

Una de las motivaciones de la manifestación son las malas condiciones laborales, una situación generalizada dentro de las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana. Esto debido a la desinversión y falta de mantenimiento por parte de las directivas de las compañías.

“Casi todas las áreas están en mal estado. El acero líquido no quiere nada con agua y los paneles se perforan. La bóveda está en malas condiciones, las tuberías se rompen. Imagínate cómo está la bóveda de hornos de fusión. La planta no está apta para producir porque no invierten nada. Lo que hacen es echar el refractario y darle, el horno no está en condiciones. Eso puede explotar y matar gente”, vociferó uno de los denunciantes.

Los obreros denunciaron que, bajo la consigna de producir a toda costa, improvisan haciendo canibalismo a diferentes áreas de la industria.

“Hacemos un llamado a las autoridades a que vengan a planta para que vean el estado de deterioro en el que se encuentra. Para que vean quiénes son los saboteadores”, espetó uno de los perjudicados.