viernes, 21 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Trabajadores de Ferroven exigen reactivación de la empresa tras 5 años de paralización

La compañía no ha podido retomar operaciones desde 2017, debido a que la crisis energética Corpoelec no está en capacidad de suministrar la electricidad necesaria para reactivar al menos uno de los cuatro hornos de la planta.

Trabajadores de la Ferroatlántica de Venezuela (Ferroven) asistieron a una convocatoria frente a la sede de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) en Alta Vista, para entregar un documento en el que solicitan que el holding sirva como intermediario entre la compañía y los entes gubernamentales que pueden solventar la problemática de la empresa, entre ellos la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec).

Ferroven es una empresa privada (con casa matriz en Madrid, España) que posee una sede en Guayana, que está paralizada desde 2017 debido a la crisis energética nacional. La situación impide a Corpoelec suministrar energía para encender al menos uno de los cuatro hornos de ferrosilicio y ferrosilicomanganeso que tienen en planta.

El secretario general de UnisintraFerroven Bolívar, Israel García, explicó que la compañía se mantiene paralizada por la falta de materia prima y suministro eléctrico. Tampoco cuentan con un contrato energético viable que permita la reactivación de la planta. “Acudimos a la CVG con el fin de que pueda mediar entre Ferroven y las distintas instituciones como Corpoelec para debatir el tema de la energía eléctrica”.

El panorama de Ferroven no es un caso aislado; por el contrario, es apenas un esbozo del resultado de lo que los trabajadores denuncian como “una mala gestión gubernamental y el declive del sistema eléctrico nacional”. El inicio de la crisis data del 2009, cuando el expresidente Hugo Chávez ordenó desmantelar las líneas I y II de CVG Alcasa debido a la crisis energética que atravesaba el país.

En ese momento, Corpoelec inició un plan para ir restringiendo el suministro energético a cada una de las empresas básicas de Guayana, dando como resultado un sector industrial inutilizado. En reiteradas ocasiones representantes sindicales y gremiales de Guayana han denunciado que la corrupción y la falta de mantenimiento han paralizado a casi todas las empresas básicas que trabajan apenas al 5% de su capacidad.

El secretario de trabajo y reclamo del sindicato de Ferroven, Gustavo Barrios, planteó la posibilidad de crear una alianza estratégica con empresas públicas como la Siderúrgica del Orinoco, ya que estas son clientes de la compañía y requieren las ferroaleaciones que esta produce para mantenerse operativas. “La finalidad es reactivar Ferroven y, por supuesto, ofrecerles la producción a ellos y también para exportaciones”, puntualizó.

– ¿Por qué creen pertinente buscar apoyo de la CVG cuando las empresas que pertenecen a la corporación también padecen la crisis energética? 

– Empresas como Sidor trabajan al mínimo de su producción, no llega al 50%, pero igualmente requieren de ferroaleaciones. Justo Noguera, cuando fue presidente de CVG solicitó en un par de oportunidades ferroaleaciones a la casa matriz, Ferroatlántica de España, en vez de pedírselo a nuestra empresa y reactivar algún horno de producción de nuestra compañía. Si ya empresas como el Complejo Siderúrgico de Guayana y Sidor están produciendo algo, ¿por qué no nos piden material a nosotros para reactivarnos y empujar nuestra producción?

Mesas técnicas siguen sin arrojar resultados 

Durante el 2021 Ferroven inició el proceso para instaurar una mesa técnica en la Inspectoría del Trabajo de Puerto Ordaz, con el objetivo de debatir los términos de la posible reactivación de la empresa.

La comisión de esta mesa técnica está conformada por un representante sindical, un representante legal de la compañía y un miembro de la Central Bolivariana Socialista del Trabajo. No obstante, hasta ahora los resultados no superan la obtención de un bono de alimentación y la incorporación del personal para áreas de mantenimiento, limpieza y vigilancia.

“Queremos producir. Si no logramos activar la empresa, sencillamente se siguen deteriorando las instalaciones y va a costar mucho más lograr activar la compañía. Se necesitará más inversión y recursos para poder activar un horno. Tenemos cuatro. Dos están en condiciones de poder arrancar con algunos ajustes. Hay otros dos que ya el hampa y la crisis los ha inutilizado”, expresó Barrios.

Cuarzoven: permisologías denegadas 

Una de las materias primas para la producción de ferroaleaciones es el cuarzo. Ferroven tenía autorización para la explotación de este material a través de una figura jurídica denominada Cuarzoven desde 1997; no obstante, este permiso no les fue renovado desde hace varios años.

Israel García, secretario general de UnisintraFerroven, sugirió que el Estado, a través de una empresa mixta o privada, suministre el material, de esta manera el Estado evitaría tener que importar ferroaleaciones y podría abastecerse de la producción local.

Al respecto, los dirigentes sindicales explicaron que requieren de estos permisos, ya que representan el acceso a las materias primas de su producción, debido a que el cuarzo es el principal aleante -sustancia que sirve para mezclar metales con otros elementos fundiéndolos-, para la fabricación de ferroaleaciones que, a su vez, son la materia prima para la creación de acero.