lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Trabajadores de ACBL denuncian retraso en acuerdos de pago e incumplimiento en beneficios laborales

La empresa naviera alega no contar con estabilidad económica debido a la ruptura de acuerdo comercial entre su persona jurídica y CVG Bauxilum. Suspendió las vacaciones y ha despedido injustificadamente a, al menos, 6 trabajadores.

Trabajadores de la empresa privada ACBL, compañía naviera, denunciaron a Correo del Caroní retraso en los pagos estipulados en un acta convenio entre el sindicato y la empresa, a su vez, explicaron que la misma acta se ha renovado en tres ocasiones debido a que la empresa alega no tener la estabilidad financiera para renovar la contratación colectiva.

El representante jurídico Fred Ibarra explicó que el sindicato ha firmado tres actas convenio que prorrogan la instauración de una nueva contratación colectiva, estas actas comprenden algunas mejoras salariales y bonificaciones cuyos pagos se han retrasado.

El último convenio fue firmado el 4 de agosto de 2022, homologado por la Inspectoría Alfredo Maneiro el 22 de agosto. El acuerdo ordenaba el pago de dos incentivos económicos por parte de la empresa, en compensación por la prorrogación del contrato colectivo hasta marzo del 2023.

El segundo aporte económico debió ser cancelado el pasado 22 septiembre; sin embargo, los trabajadores recibieron el pago el 3 de octubre, asimismo alegan que la compañía no ha cumplido con otros puntos establecidos en el documento.

“La empresa tiene una situación difícil porque no renovó el contrato que tenía con CVG Bauxilum, el cual expiró en marzo del 2020. La empresa trabaja movilizando materiales bajo contrato para empresas públicas o privadas. Ha trabajado con Ferrominera y Bauxilum. Han pedido la prórroga porque ellos alegan que el ingreso más fuerte que tenía la empresa era el transporte de bauxita y ahora no lo tienen, por tanto, están redimensionando su actividad económica. Dicen que no tiene estabilidad permanente para asumir contratación colectiva”, puntualizó el jurista.

Debido a la ruptura de relaciones comerciales con Bauxilum, ACBL decidió empezar a hacer exportaciones hacia Caño Macareno, sin embargo, aseguran que perder a la estatal como cliente fue perjudicial para sus finanzas. Asimismo, los obreros alegaron que la estatal de bauxita aún le debe dinero a la naviera.

Sin beneficios laborales 

Los denunciantes aseveraron que la empresa no ha entregado el fondo de pensiones que contempla quince días de salario base. Asimismo enfatizaron en que la empresa suspendió las vacaciones por el resto del año debido a la falta de liquidez. Medida que es ilegal según la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras.

“Desde junio de este año no se pagan las vacaciones. Hay trabajadores que han salido de vacaciones y no les han pagado todavía las vacaciones. Por este año dijeron que están suspendidas hasta enero. Ya no salen más personas por la incertidumbre que alega la empresa”, enfatizó.

“El fondo de pensión se iba a pagar en tres partes, cada una de cinco días. La primera parte debió pagarse en septiembre y aún no se ha pagado nada”, alegó Ibarra.

En este sentido, el vocero de los trabajadores también rechazó el incumplimiento en la entrega de equipos de protección personal: salvavidas, botas, cascos y tapones para oídos, y la entrega de útiles escolares.

“Los útiles escolares debían entregarse en septiembre y no se ha hecho. En este caso, la empresa tiene convenios con librerías privadas donde se entregaba a los empleados la lista escolar completa. Nada de eso se ha hecho. Una consulta privada cuesta 40 dólares y el límite del seguro de ACBL es de 40 dólares. No podemos asistir a una clínica”, reclamó el jurista que lleva el caso del sindicato, quien destacó además que los obreros exigen mejoras en materia de salud.

Mesa técnica 

A razón de todos los reclamos existentes debido a la debacle económica de la naviera, los obreros introdujeron los reclamos ante la Inspectoría del Trabajo, donde conformaron una mesa técnica desde septiembre de 2022.

“Exigimos el cumplimiento del fondo de pensión, el pago de utilidades que debe hacerse a partir del 15 de noviembre. Estamos esperando respuestas de la empresa este 10 de noviembre para debatir todos estos puntos. Tuvimos una mesa anterior, pero se cerró porque ya habíamos llegado a acuerdos a través del acta convenio. En las anteriores mesas técnicas siempre hemos tenido solución, pero en esta oportunidad ha habido incumplimiento”, destacó Ibarra.

Despidos injustificados

Correo del Caroní procesó la denuncia de un grupo de trabajadores que alegaron haber sido despedidos injustificadamente por parte de la compañía.

En este sentido, el sindicato confirmó el despido de estos empleados, no obstante, refutó que haya sido bajo la figura de un cierre técnico destacando que estas personas salieron.

“La situación de ellos es que están en sus casas desde 2018. Nosotros firmamos dos acuerdos homologados por la Inspectoría del Trabajo en el año 2019 y 2020, donde salieron unos trabajadores bajo condiciones específicas: ellos iban a estar en sus casas y se les iba a pagar su salario y beneficios. Como en las empresas básicas que hay trabajadores que están en sus casas y siguen cobrando algunos beneficios. Salieron muchos trabajadores, como 17. Eso se hizo por la misma situación económica de la empresa. Esos trabajadores llegaron a acuerdos con la empresa, nosotros consultamos en asamblea y muchos quisieron irse a su casa”.

Pese a que el representante sindical refutó las declaraciones de los obreros, que alegan no haber sido consultados ni tener ningún tipo de acuerdo para su salida, ratificó que desde 2019 los trabajadores que habían sido enviados a sus casas dejaron de cobrar salario, porque “la empresa decidió salir de ellos”.

Lo cual es una violación por parte de ACBL a la inamovilidad laboral que impera en el país hasta el 31 de noviembre de 2022.

“Esto fue desde mayo de 2020, ahí es que la empresa comenzó despidos injustificados. Ellos metieron reenganche, salió la providencia a favor de ellos. Cuando ellos fueron despedidos, ellos estaban en sus casas. La inspectora les dio la restitución, pero la empresa está alegando que ellos ya estaban en sus casas cuando fueron despedidos. Hay una desmejora en sus condiciones, ellos debían introducir un procedimiento de mejora”, destacó el jurista.

Por último rechazó que el sindicato no haya apoyado a los trabajadores despedidos en el proceso. Sin embargo, que estos eventos escapan de las manos de la organización.