lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Sidor apuesta a la división con entrega de bonos a trabajadores que no participaron en la protesta 

Pese a que el gobernador está buscando conciliar con los trabajadores, la empresa mantiene una campaña de descrédito por redes sociales contra el personal que participó en la protesta iniciada el pasado 9 de enero.

Este miércoles, 18 de enero, la Siderúrgica del Orinoco informó vía comunicado interno que se entregará una bonificación económica a los sidoristas que no participaron en la protesta del pasado 9 de enero, calificando como secuestradores a quienes manifestaron en la avenida de los Trabajadores durante cinco días, exigiendo mejoras salariales.

“Se procederá al pago de una bonificación única y especial al personal que asistió de forma heroica, por sus propios medios y superando las limitaciones generadas por el secuestro de las unidades pertenecientes a la flota de Sidor durante 4 días, quienes laboraron horas extraordinarias en la planta y permitieron de esta manera la continuidad operativa de Sidor”, enfatiza el texto enviado directamente desde la presidencia de la estatal.

En contexto, junto a los protestantes que trancaron la avenida desde el 9 hasta el 13 de enero, estuvieron estacionados en la vía, aproximadamente 40 unidades de transporte propiedad de Sidor, debido a que los choferes de la empresa se unieron al paro y fueron quienes movilizaron a los obreros hasta la zona de reclamo.

Esto se tradujo en un déficit de transporte para la estatal, que contrató unidades privadas, pero no para trasladar sidoristas a la empresa, sino para movilizar manifestantes a la marcha que realizaron para demostrar que la estatal cuenta con el apoyo de la mayoría de los trabajadores.

 

La comunicación oficial cierra invitando a sus obreros a no promover la paralización y procurar el desarrollo económico. Sin embargo, el motivo de la protesta fue precisamente el impago de bonos productivos y los bajos salarios que ofrece la compañía

 

Luego de esto, la compañía ha mantenido una narrativa de criminalización en contra de los promotores de las acciones de protesta en sus redes sociales, refiriéndose a los obreros como secuestradores de la flota de autobuses.

Aunque la compañía tiene una producción que, según afirman sidoristas, apenas llega a 10%, la compañía prosigue el comunicado destacando que “el pago de estas bonificaciones es posible gracias a los recursos generados por la producción y el despacho de pedidos”.

La comunicación oficial cierra invitando a sus obreros a no promover la paralización y procurar el desarrollo económico. Sin embargo, el motivo de la protesta fue precisamente el impago de bonos productivos y los bajos salarios que ofrece la compañía.

Toda vez que el salario mínimo fue aumentado en marzo de 2022, fijándose en 30 dólares y, a la fecha equivale a 7 dólares al cambio del dólar paralelo, perdiendo más de la mitad de su poder adquisitivo.

Los obreros protestaron para exigir la reactivación del servicio de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM), la reincorporación del personal no requerido (al cual la compañía paga menos del 50% de su sueldo), y la indexación del salario al dólar debido a que el país se mantiene una dolarización de facto, pero los trabajadores públicos continúan recibiendo ingresos en bolívares.

A modo de referencia, el dólar pasó de estar fijado en 4 bolívares en enero del 2022, a costar más de 20 bolívares en enero de 2023, lo que representa una inflación superior al 70%.

“Lejos de convertirse en un lado que busca conseguir armonía, la empresa propicia el ambiente hostil y de acoso para con los trabajadores”, destacó un trabajador que hizo llegar el comunicado a Correo del Caroní.

Search

¡Síguenos!

Noticias relacionadas