lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ruperti niega deuda por ventas de coque cuya empresa es auditada por Pdvsa, según Reuters

Las facturas impagas de Maroil Trading han aumentado desde fines de 2021 luego de la reorganización, reparación y reapertura de una terminal clave en la costa este de Venezuela que maneja la mayor parte de las exportaciones de coque.

Una deuda por 423,7 millones de dólares por el suministro de coque de petróleo motivó la revisión, por parte de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), de las cuentas de Maroil Trading, propiedad del magnate naviero venezolano Wilmer Ruperti.

Cinco fuentes cercanas a la auditoría dijeron a Reuters, que la firma de materias primas registrada en Ginebra, Maroil Trading AG, responsable de la mayoría de las exportaciones de coque de petróleo del país, debe a Pdvsa 423,7 millones de dólares, según un resumen de las cuentas por cobrar comerciales que datan de enero de 2020 proporcionado por la división comercial de la petrolera estatal a su departamento de finanzas.

Esta investigación está enmarcada en las averiguaciones abiertas a raíz de la trama de corrupción en Pdvsa, que busca 21.200 millones de dólares en cuentas comerciales por cobrar, incluidos 3.600 millones de dólares que son potencialmente irrecuperables.

Son según Reuters, facturas impagas de empresas poco conocidas que actuaban como intermediarias de las exportaciones de petróleo de Venezuela desde las sanciones de Estados Unidos en 2020. A la fecha van 21 funcionarios y empresarios detenidos y 11 buscados.

Las facturas impagas de Maroil han aumentado desde fines de 2021 luego de la reorganización, reparación y reapertura de una terminal clave en la costa este de Venezuela que maneja la mayor parte de las exportaciones, según muestran los documentos.

El martes por la noche, Ruperti llamó al canal de televisión Canal i, que forma parte de su imperio empresarial, y en comentarios televisivos describió el informe de Reuters como “100% incorrecto” sin abordar ningún detalle.

“Lo único que les puedo decir es lo que hemos hecho a lo largo de estos años: constancia, disciplina, trabajo, esfuerzo. Somos venezolanos trabajando por Venezuela”, dijo a la emisora.

La compañía está disputando el caso, alegando que la lista de cuentas por cobrar no refleja sus inversiones en la terminal, dijeron tres de las fuentes. Maroil prometió invertir al menos 138 millones de dólares en las reparaciones de la infraestructura, que ahora permiten que tres buques carguen simultáneamente coque de petróleo, un subproducto del procesamiento de petróleo pesado. Pero Pdvsa hasta ahora ha reconocido solo una fracción de esa inversión, dijeron las fuentes.

La revisión en curso “es una conciliación de cuentas”, dijo uno de los consultados, refiriéndose al proceso de Pdvsa de comparar cuentas para el balance general con documentos de respaldo, incluidos estados de cuenta bancarios.

La auditoría también incluye una revisión de las operaciones de Maroil, los precios negociados con Pdvsa, el manejo de inventarios y si se depositaron ganancias de las ventas en las cuentas bancarias de Maroil, según dos de las fuentes.

El Ministerio de Petróleo de Venezuela y Pdvsa no respondieron a una solicitud de comentarios.

Exportaciones que fluyen

En septiembre, Maroil se hizo cargo de las ventas de casi todas las exportaciones de coque de petróleo de Venezuela, un combustible utilizado en gran medida para encender hornos de cemento, concentrándose principalmente en India y China. La medida tenía como objetivo en parte reducir los riesgos para los compradores, ya que Maroil no está sujeto a sanciones estadounidenses.

Venezuela exportó el año pasado unos 3,3 millones de toneladas métricas de coque de petróleo, en su mayoría comercializadas por Maroil, un gran aumento con respecto a las 490 mil toneladas métricas del año anterior, según documentos de Pdvsa y datos de seguimiento de petroleros de Refinitiv Eikon.

Tres barcos estaban cargando unas 120 mil toneladas métricas en las terminales del este del país el martes, según mostraron los horarios de envío, una indicación de que las exportaciones no se han detenido.

Pero algunos compradores están preocupados por las entregas futuras en un mercado con vendedores alternativos limitados en medio de retrasos en los envíos en Venezuela en los últimos meses, dijeron otras dos de las fuentes.