domingo, 3 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Profesores de Guayana protestaron frente al Palacio de Justicia para exigir el pago completo de las vacaciones

Trabajadores de las empresas básicas de Guayana y de partidos políticos acompañaron a los docentes en su reclamo y exigieron la derogación del instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre).

Profesores universitarios y docentes de Ciudad Guayana recorrieron la vía que va desde la Plaza Monumento CVG hasta el Palacio de Justicia, para protestar y exigir el pago completo de las vacaciones luego de que el Estado venezolano dirimiera cancelar el beneficio fraccionado en diez cuotas.

El Sindicato de Profesionales de la Docencia (Sinprodo), la Asociación de Profesores de la Universidad Experimental de Venezuela (Apuneg), el Sindicato de Trabadores de la Unexpo (Sintraunexpo), la Federación Venezolana de Maestros y representantes de las empresas básicas de Guayana estuvieron marchando desde las 9:00 de la mañana hasta el mediodía reclamando el incumplimiento del pago del bono vacacional y exigiendo la derogación del instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre).

La lucha por la derogación está en proceso judicial luego de que el instructivo fuese demandado ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios.

Hasta el momento, los profesores de educación media general recibieron el pago de 300 bolívares por concepto de vacaciones, según los reclamantes, el año pasado el monto oscilaba entre los 3 y 4 mil bolívares, mientras que el Ministerio de Educación Universitaria no ha cancelado aún el bono vacacional.

Con menos de un dólar diario ninguna familia puede sobrevivir. La ministra dijo que tenemos que ponernos creativos vendiendo cosas y cuidando enfermos, pero yo quiero decirle que nosotros”, Erika Carvajal

Pese a que solo los docentes universitarios fueron informados de que el pago se hará de forma fraccionada tras la homologación de la cuarta convención colectiva; la concejal de Caroní y presidenta de la Comisión de Educación, Aída González, declaró que “se sobreentiende que los docentes de primaria y educación media general también recibiremos el pago fraccionado tras el depósito de tan solo 300 bolívares”. No obstante, aún no hay pronunciamiento oficial por parte de los ministros de Educación.

“Hasta la fecha también ha sido para el sector educativo de educación primaria y media general. Recibimos la vacación fraccionada, nos pagaron en agosto un 10%. Nunca se había visto eso. Se sobreentiende que nos están pagando fraccionado. El año pasado, el monto mínimo por concepto de vacaciones fue de 1.500 bolívares. Los profesores con doctorado cobraron 5 mil bolívares. Eso era lo que esperábamos, de hecho, teníamos que cobrar más porque aquí hubo un aumento en el mes de marzo que también fue violado. Ese 10% que pagaron fue en base al salario de enero”, denunció González quien es también secretaria general de Sinprodo.

El presidente de Apuneg, Raúl Brito, enfatizó en que la homologación del contrato colectivo se hizo a espaldas de los trabajadores tras negociaciones con la Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela, un sindicato en mora.

“Unos traidores hicieron una convención colectiva y la discutieron con el gobierno. A ellos les van a entregar un botín del 5% de la nómina laboral de profesores y obreros”, explicó Brito.

El presidente de la Federación de Trabajadores del estado Bolívar, Fidel Brito, vociferó que todos los gremios laborales exigen la derogación del memorándum 2792 así como la eliminación del instructivo Onapre.

“Expropiaron las convenciones colectivas y la seguridad social del pueblo trabajador. Aquí está el gremio de educación dispuesto a defender su patrimonio y el de sus familias. La Carta Magna establece que el salario mínimo debe estar concatenado al costo de la canasta básica. De tal manera, que ese monstruo creado por la Onapre debe ser eliminado”, reclamó Brito, quien es uno de los 10 trabajadores que denunciaron ante el Tribunal Supremo de Justicia la nulidad del memorándum 2792.

Comercio informal: una alternativa a la pobreza docente 

Los protestantes denunciaron que se ha socavado su profesionalización a través del instructivo Onapre, el cual rebajó las escalas salariales y los montos de los beneficios contractuales, entre ellos las vacaciones, desmejorando de forma ilegal las condiciones laborales. A su vez denunciaron que se ven obligados a dedicarse al comercio informal y la venta de sus pertenencias para subsistir.

Erika Carvajal, miembro de la directiva del Sindicato de Profesionales de la Docencia de Caroní (Sinprodo) y legisladora del CLEB, manifestó que la exigencia es recibir el pago de vacaciones y la dignificación del salario para poder sustentar a sus familias.

Docentes activos y jubilados afirman que la Constitución establece que el salario mínimo debe estar concatenado al costo de la canasta básica | Foto William Urdaneta

“Con menos de un dólar diario ninguna familia puede sobrevivir. La ministra dijo que tenemos que ponernos creativos vendiendo cosas y cuidando enfermos, pero yo quiero decirle que nosotros no estudiamos para buscar segundos oficios. Queremos que se dignifique nuestro salario para tener tranquilidad. Esto afecta nuestra planificación. Con este pago no podemos hacer un mercado digno para comer una semana. No podemos tener esparcimiento, ni unas vacaciones en familia después de un año de trabajo. Nuestros hijos nos piden, aunque sea un heladito, y no podemos cubrir esos gastos”, cuestionó.

Otros docentes relataron sus experiencias durante la protesta, en medio de la cual rechazaron el bajo monto del salario y manifestaron que necesitan pedir dinero prestado para poder movilizarse hacia las escuelas.

“Yo he tenido que vender hortalizas para sobrevivir. Lamentablemente la situación me ha obligado. Cómo vivir con 500 bolívares de vacación, no puedo hacer nada con eso. Con el pago de vacaciones uno se planifica para comprarle ropa a sus hijos, dar la inicial para una nevera, hacer un buen mercado”, denunció una de las afectadas.

“Tengo que trabajar como buhonero y taxista. Vendí cosas de mi casa para subsistir: trastes en los peroleros. Anteriormente tenía varios televisores en mi casa, tuve que venderlos para alimentar a los muchachos. Tenía pensado gastar el dinero de las vacaciones en una cirugía que requiero, ya que tengo meses anotado por seguridad social y no se ha resuelto. Mis hijos no tienen zapatos, no tenemos cómo vestirnos”.

Servicio de salud: un pago perdido 

Los educadores aseveran que cada quincena se les descuenta un porcentaje para manutención del Instituto de Previsión y Asistencia Social para el personal del Ministerio de Educación (Ipasme), no obstante, afirman que este centro de salud está totalmente abandonado, ya que no cuenta con la presencia de personal médico.

“Eso está en el suelo. No hay personal del sector salud, no hay laboratorio. Allí funcionaba hasta emergencias el fin de semana. Eso sí, tenemos un descuento cada quincena y no percibimos ningún beneficio de Ipasme. No tenemos HCM. El sector salud está muy afectado y las instituciones públicas están en el suelo. El personal médico y de enfermería trabajan en condiciones precarias”, denunció Erika Carvajal, miembro de Sinprodo.

Partidos políticos respaldan el reclamo del gremio docente 

Integrantes de los partidos Primero Justicia y Encuentro Ciudadano marcharon junto a profesionales de la educación en respaldo a las exigencias que le hacen al Estado venezolano, los dirigentes enfatizaron en la importancia de respetar la legalidad y los derechos de los trabajadores.

“Nosotros siempre vamos a estar del lado de la gente. No hay separación de poderes ni protección al pueblo. Esta lucha es justa porque con los ingresos petroleros que hay en Venezuela más los impuestos que hay sobre el precio de la gasolina, hay dinero para fijar el salario mínimo en 450 dólares. Las condiciones de vida de los profesores son paupérrimas. Tú no le puedes decir a un docente que vaya a ver cómo se rebusca”, declaró Rachid Yasbek, presidente regional de Primero Justicia.

En representación del partido presidido por Delsa Solórzano asistió a la protesta la secretaria general de Encuentro Ciudadano, Migdalia Puchi, quien enfatizó en que las condiciones de vida de los docentes son precarias y exigió el pago total de las vacaciones que el gobierno adeuda.

“Encuentro Ciudadano lucha por la defensa de los derechos humanos. Exigimos los derechos laborales de nuestros compañeros a nivel universitario, diversificado e inicial. La Onapre ha robado el salario digno de los trabajadores. Exigimos que cancelen los salarios, no pagarlo por lapsos. El docente entrega su trabajo de gratis. Hay docentes que se fueron del país porque no tienen para comprarse un par de zapatos, ya el docente va mal vestido a las aulas, no tiene la presencia que tenía años antes. Muchos de los que están aquí venden helados, como lo dijo esa ministra, que no tiene valores para decirle a un docente que estudió cinco años, que hizo un magíster, que hizo un posgrado y que sacó un doctorado que vaya a vender helados. Es una falta de respeto”.