lunes, 15 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Principales indicadores de la economía venezolana se deterioraron en 2023

Venezuela sigue en condición de incumplimiento de pago de la deuda externa. En consecuencia, “el país sigue aislado de los mercados financieros internacionales”, advirtió el OVF.

El Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) concluyó que durante el año 2023 los principales indicadores de la economía venezolana mostraron deterioro respecto a 2022.

En su informe anual, detallaron que los datos del indicador Actividad Económica Mensual (IAEM) calculado para los primeros nueve meses de 2023 sugieren que la actividad económica reflejó una caída de 2,4%, lo que revierte el comportamiento del citado indicador durante el año pasado, que mostró un aumento de 10,2%.

El IAEM es un indicador que se elabora ante la ausencia de datos oficiales de Venezuela por parte del Banco Central de Venezuela, el Instituto Nacional de Estadística y Pdvsa, tales como la producción industrial, las ventas del comercio y la extracción petrolera, “para lo cual se recurre en este último caso a las cifras OPEP”, aclara el OVF.

La organización independiente también informó que a pesar de la tendencia negativa de los primeros trimestres de 2023, en el tercer trimestre la economía venezolana salió de la recesión que se inició en el primer trimestre de 2023, al crecer 1,9%.

“Para el año 2023, como un todo, tomando en cuenta los resultados de la Encuesta de Expectativas Económicas para el cuarto trimestre de 2023, la actividad económica se contraería 1,7%”, pronosticaron.

La inflación se aceleró

El informe económico 2023 del OVF mencionó que en un contexto de depreciación del bolívar “más intenso que el de 2023”, la tasa de inflación anualizada alcanzó 286% en noviembre de 2023, superior al 234% de 2022.

Todo esto ocurrió pese al menor ritmo de expansión monetaria “y del esfuerzo del BCV por anclar la tasa de cambio”. Justamente sobre la base monetaria indican que aumentó en noviembre de 2023 en 193% respecto al noviembre de 2022. Respecto al 2021, en 2022 el dinero base se incrementó en 550%.

Mencionaron también que la tasa de inflación interanual al mes de noviembre pasó de 147% en 2022 a 186% en similar lapso de 2023.

En el reporte se destaca asimismo que el Banco Central de Venezuela perdió reservas internacionales y que acusó un déficit estimado de 131 millones de dólares, pese a la mejora en los ingresos petroleros.

Aumento considerable en precios de alimentos y servicios

Respecto a los precios de los alimentos, estos reflejaron un “aumento considerable” durante los primeros nueve meses de 2023 respecto a similar lapso de 2022.

Pero el mayor incremento se ha notado en los servicios, “debido a la política que ha seguido el gobierno de autorizar incrementos de tarifas, con el objeto de corregir los pronunciados rezagos que durante varios años se tradujo en una congelación de las tarifas en sectores claves como: electricidad, telefonía básica y móvil, agua y aseo urbano”, advirtió el OVF.

Por su parte, el valor de la canasta alimentaria que mide el OVF ha mostrado “una clara tendencia alcista”, lo que ha implicado, según la estructura de remuneraciones de Venezuela “que una fracción ínfima de la población pudo cubrir el costo de esa canasta en noviembre, la cual se cifró en 387 dólares”.

“De hecho, más del 80% de los trabajadores activos y pensionados no puede adquirir los alimentos que conforman la citada canasta”, lamentaron.

Trabajadores del sector público, los más afectados

Las remuneraciones promedio de la economía registraron una caída. Sobre este punto resalta el documento del OVF que influye de manera determinante la virtual congelación de los ingresos laborales de los trabajadores de la administración pública, activos y pensionados del Seguro Social.

A juicio del OVF, el régimen laboral de Venezuela mantiene una evidente dicotomía.

“Por una, parte, en medio de la dolarización de facto que presenta la economía venezolana, el sector privado ha hecho un esfuerzo significativo para mejorar, desde un nivel muy bajo, las remuneraciones de sus trabajadores. Contrariamente, los empleados y obreros de la administración pública han experimentado una pérdida muy importante en su poder adquisitivo”, señalan.

En el sector privado los salarios han aumentado en los últimos meses, pero siguen siendo muy bajos. En septiembre de 2023, la remuneración promedio mensual se situó en 202 dólares, de los cuales 405 dólares correspondieron a los cargos gerenciales, 267 dólares a los profesionales y 189 dólares a los obreros y operarios.

Al compararse con el costo de la canasta alimentaria de septiembre, valorada en 369 dólares mensuales, solamente quienes ocupan cargos gerenciales pudieron adquirir los alimentos que conforman dicha canasta.

Mientras que en la industria manufacturera, las remuneraciones promedios mensuales fueron 840 dólares para los gerentes, 347 dólares para los profesionales y técnicos y 173 dólares para los obreros. En el segundo trimestre de 2023, el personal obrero obtuvo una remuneración promedio mensual de 189 dólares, discriminada como sigue: pequeñas empresas 183 dólares, medianas empresas 179 dólares y grandes empresas 219 dólares mensuales.

En lo relativo a la dolarización de las remuneraciones del sector privado, en septiembre de 2023 esta alcanzó a 88%, lo que implica que los gerentes, profesionales y los operarios y obreros recibieron el pago en dólares o en bolívares, equivalente a la tasa de cambio oficial.

Por su parte, la situación en el sector público es diferente y más precaria. Para más de cinco millones de pensionados del IVSS la remuneración consiste en el salario mínimo establecido por el gobierno, que no se ajusta desde marzo de 2022 y que actualmente es de 130  bolívares (3,50 dólares al 15 de diciembre de 2023). Ese salario mínimo se complementa con bonos ocasionales por montos indefinidos dependiendo de lo que acuerde el gobierno, refiere el OVF.

La organización explica que algo similar sucede con los empleados públicos activos, ya que los grandes empleadores, la educación y la salud se rigen por contrataciones colectivas que se firman con un importante rezago temporal, en las cuales ha tendido a prevalecer la política de bonificación salarial.

“En el caso del sector militar y policial, los ajustes salariales suelen ser más frecuentes y los bonos son mayores al resto de la administración pública”, abundaron.

En concreto, aunque no se conocen estadísticas públicas oficiales, “la remuneración promedio-salario más bonos- no alcanzó al 25% del costo de la canasta alimentaria de noviembre de 2023″ en el caso de empleados públicos.

“Todo esto da cuenta de la extrema precariedad laboral en Venezuela, a la vez que actúa como factor que limita la expansión de la economía, por la debilidad de la demanda agregada que ello significa”, lamentó el OVF.

País aislado por impago

El OVF también recordó que Venezuela sigue en condición de incumplimiento de pago de la deuda externa. En consecuencia, “el país sigue aislado de los mercados financieros internacionales, al tiempo que los organismos multilaterales de crédito no reconocen al Gobierno de Venezuela”.

A tal respecto, advierten que la falta de pago o restructuración de la deuda “incrementa el saldo deudor y complica la solución”.

“Se estima que al concluir 2023 el saldo de la deuda externa total exceda los 150 mil millones de dólares, más de 230% del PIB”, precisaron.