viernes, 1 de julio de 2022

Prevén una cosecha floja de maíz debido a entrega tardía de semillas y agroquímicos

“Cada vez somos menos los que podemos aguantar”. La expresión resume las preocupaciones de distintas agrupaciones de productores agropecuarios del estado Bolívar.

Agrobolívar, ente encargado de la producción de alimentos adscrito a la Gobernación de Bolívar, anunció a mediados de julio la entrega de maíz y fertilizantes para el ciclo de siembra del presente año.

La entrega además de hacerse un mes tarde, no ha llegado a todos los productores y se mantiene lejos de cubrir las cifras de años anteriores.

El 28 de julio, Agrobolívar informó que estaba abasteciendo al municipio Padre Pedro Chien, sin embargo, hasta ahora estas semillas que mostraron en redes sociales no han llegado a productores de la población.

“No conozco ningún productor al que le hayan entregado”, indicó Alí Molina, productor agropecuario de El Palmar y miembro de la Asociación de Ganaderos.

Molina señaló que el productor que pudo sembrar maíz lo hizo de forma independiente y en una cantidad menor de hectáreas con respecto a años anteriores, toda vez que se trata de un riesgo de producción alto.

Producir una hectárea de maíz puede costar alrededor de 900 dólares por los costos de fertilizantes, agroquímicos, semillas y maquinaria. Sin créditos con los que sembrar, lo único que les queda a los productores es depender de lo entregado por el Estado o perder el ciclo.

“El gobierno está desconectado del productor”, afirma el dirigente gremial. Expresó que de nada sirve esa entrega de maíz cuando ya queda poco para que finalice el ciclo. De acuerdo con el productor, para abril ya las tierras tenían que estar empezando a ser acondicionadas para comenzar la siembra a finales de mayo.

Debido a la demora y falta de apoyo estatal, como el escaso suministro de combustible, Molina calcula una caída de la producción de un 60% en El Palmar.

De a poco

Pese a lo tardío, los productores agropecuarios empezarán el ciclo de siembra de maíz “para no perder el año”, afirmó un representante de la Asociación de Productores Agrícolas de Guayana, que prefirió mantenerse bajo anonimato.

   
La siembra de maíz -a más tardar- se debía comenzar en el mes de junio | Foto Agrobolívar

La entrega el municipio Angostura del Orinoco fue anunciada el 22 de julio, pero de acuerdo con el gremialista solo la recibió 40% de los productores activos. De las 16 mil hectáreas de maíz que podían estar activas años atrás, el productor calculó que para este año solo se lograrán productivas unas 6 mil, en el sector La Paragua.

“Cada vez somos menos los que podemos aguantar”, relató. Estimó que cerca de un 70% de los productores han dejado de trabajar la tierra por la crisis económica, la falta de insumos y los graves problemas de combustible.

De acuerdo con el productor cerca de 20 mil hectáreas de maíz están dejando de ser productivas, lo que va a llevar a que solo se produzcan 20 millones de kilos de maíz, a diferencia de los 60 millones que se podían producir años atrás. “Las expectativas son bajas”, dijo.

El representante agrícola denunció que, además de las trabas de combustible y las limitantes productivas, los silos La Quina y Bolívar I están paralizados. Esto lo que ha llevado es que terminen vendiendo a bajos precios su producción a compradores de Guárico y Maturín por riesgo de pérdidas.

Crisis de combustible

Noel Naar, presidente de la Federación Regional de Productores en Bolívar, remarca la situación “extremadamente delicada” ante la escasez de gasolina.

Aunque algunos productores estaban siendo atendidos con el suministro, advirtió que más de 150 productores del municipio Piar seguían sin garantías para abastecerse. Subrayó que los costos de producción por el aumento de la gasolina van en aumento, mientras los alimentos deben venderlos a precios bajos para no perderlos.

El 22 de abril de este año Nicolás Maduro prometió 900 mil hectáreas productivas de maíz, pero a juzgar por lo últimos indicadores de la Sociedad de Ingenieros Agrónomos y Afines (SIAA) estos números no podrán alcanzarse. La SIAA calculaba que apenas se están cultivando 113 mil hectáreas de maíz, una pérdida de casi la mitad, comparado con 2019 cuando se alcanzaron las 200 mil.

De acuerdo con Saul López, presidente de SIAA, la fecha de siembra más tardar debía hacerse en el mes de junio. Con la entrega tardía de estas semillas y agroquímicos se está desaprovechando importantes días de lluvia para el ciclo de siembra.

López señaló que más que beneficios para los ciudadanos, esta tardanza en la siembra genera mayor improductividad en la cosecha o en el peor de los casos la pérdida de lo sembrado.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img