domingo, 26 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Presidente de CVG: “privatización de Sidor jamás ha estado planteada”

Pedro Maldonado confirmó la existencia de trabajadores no requeridos a pesar del levantamiento de la cuarentena, sin embargo, aseguró que para el mes de diciembre todos los trabajadores volverán a sus puestos laborales.

En el marco de la creación del Órgano Superior Industrial del estado Bolívar, que tuvo lugar en las instalaciones de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor), el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, Pedro Maldonado, aseveró que la presunta privatización de Sidor es algo que jamás ha estado planteado, ya que “la nacionalización de Sidor es una apuesta del presidente Chávez y forma parte del ideario revolucionario y bolivariano”.

El rumor de una supuesta privatización de la empresa es la respuesta por parte de los trabajadores a la visita que hizo un grupo de parlamentarios mexicanos a la estatal, asimismo, días antes Nicolás Maduro habría anunciado “una poderosa inversión extranjera para meterle billete a Sidor”.

No obstante, Maldonado manifestó que las inversiones extranjeras no se traducen como privatización y comentó que la llegada de capital privado sería capaz de aumentar significativamente la productividad de la compañía.

Los trabajadores van a ser incorporados cuando las plantas arranquen y para eso es necesario sostener la producción. Venalum acaba de llegar a 185 celdas y debemos cerrar el año en 340 celdas y vas a tener una incorporación de 4.500 personas”

“Son cosas que no están reñidas. Tenemos un plan que venimos desarrollando con los trabajadores que tiene un fuerte componente de sustitución de piezas con apuesta y talleres locales; además tienes otro proyecto que viene a alimentar la primera propuesta e impulsar rápidamente la industria”, expresó Maldonado.

La necesidad imperiosa del Estado por oxigenar las empresas básicas con recursos extranjeros se ha evidenciado desde el mes de mayo, cuando el Ejecutivo anunció que ofertaría el 5% de las acciones del holding CVG en la bolsa de valores. En el mismo orden de ideas, Nicolás Maduro ha expresado que su gobierno busca inversión para la estatal del acero.

Según analistas políticos y economistas, este viraje en la política económica es una clara muestra de que el modelo impuesto por Hugo Chávez, en el que se apostaba por una economía centralizada y controlada por el Estado, fracasó.

Además de la necesidad de inversión en el motor industrial del país, la administración de Maduro también ha iniciado trámites para devolver algunas de las 5 mil empresas que fueron expropiadas por Hugo Chávez entre 2007 y 2010, época en la que el mandatorio arremetió contra la propiedad privada.

En diciembre los “no requeridos” estarán de vuelta en las empresas 

Obreros de CVG Bauxilum, Ferrominera Orinoco y Sidor han denunciado reiteradas veces a Correo del Caroní la situación de los trabajadores que las empresas mantienen bajo la figura de “no requeridos”, estatus que no existe en la legislación laboral venezolana que aplica el gobierno de Maduro desde la pandemia para sacar a trabajadores de planta ante la baja producción.

Durante el mes de mayo, los “no requeridos” se concentraron durante varias semanas consecutivas en el portón III de Sidor para exigir su reincorporación en la empresa, ya que el confinamiento terminó, no obstante, los sidoristas manifestaron haber sido amedrentados por personal administrativo.

Los empleados aseguran que han tenido que comprar botas y cascos de seguridad en “peroleros”, Marketplace y redes sociales | Foto William Urdaneta

Según miembros de la organización de trabajadores sidoristas Unidad en la Coincidencia, al menos 5 mil trabajadores se mantienen como “no requeridos”, estatus que reduce su salario al 30%. La situación es igual en CVG Bauxilum, donde hay al menos 400 trabajadores no requeridos según Rolando Muñoz, dirigente de Movimiento 23, agrupación de trabajadores de Bauxilum. En la estatal de la bauxita los no requeridos tampoco perciben el beneficio de la bolsa de comida.

Al respecto, Maldonado aseguró que ya hay 80% de personal incorporado, asimismo informó que para diciembre ya todos los “no requeridos” retornarán a sus puestos de trabajo.

“Los trabajadores van a ser incorporados cuando las plantas arranquen y para eso es necesario sostener la producción. Venalum acaba de llegar a 185 celdas y debemos cerrar el año en 340 celdas y vas a tener una incorporación de 4.500 personas”, el presidente de CVG.

Estas declaraciones ratifican que, pese a que el esquema 7+7 se levantó desde principios de año, continúan existiendo trabajadores que figuran como “no requeridos”. Según Maldonado, esto se debe a que aún hay plantas inoperativas en la empresa. La inoperatividad, según denuncian los trabajadores, es consecuencia de la debacle económica del holding, situación que los afecta directamente pues ven mermados sus beneficios laborales.

Trabajadores sin equipos de protección personal 

Sobre las críticas de los trabajadores sobre el incumplimiento en la entrega de equipos de protección personal y material de seguridad que, según el contrato colectivo, deberían recibir varias veces al año, Maldonado manifestó que esto se debe a que los uniformes están siendo confeccionados por costureras locales.

“Hemos decidido confeccionar todos los uniformes de nuestros trabajadores con madres costureras y los talleres que trabajan con confección de botas en Venezuela. Eso es un camino que es más difícil, pero está dejando empleo local y que da la posibilidad a las madres costureras de Guayana de confeccionar 90 mil camisas y 90 mil pantalones. Esos son 400 mil dólares que van a ingresar en el presupuesto de la familia guayanesa”, sentenció Maldonado.

La falta de uniformes, botas de seguridad y equipos de seguridad como cascos y tapones para oídos pone en riesgo la vida del trabajador, según los ferromineros, hace al menos 5 años que estos no son entregados. Este incumplimiento se traduce en situaciones de riesgo que pueden comprometer la integridad del trabajador, ya que no cuenta con la indumentaria necesaria para ejecutar sus labores.

 

Miembros de Unidad en la Coincidencia afirman que al menos 5 mil trabajadores se mantienen como “no requeridos”, estatus que reduce su salario al 30%

 

A su vez, los obreros han manifestado tener que comprar botas y cascos de seguridad en “peroleros”, Marketplace y redes sociales, implementos que pagan con sus propios ingresos.

El presidente del holding aseguró que los niveles de seguridad en planta: “son muy superiores a los que manejábamos hace años”.

No obstante, durante el mes de julio un obrero de CVG Venalum sufrió un accidente en una de las celdas de la empresa lesionándose el cráneo y el rostro, la víctima no portaba casco de seguridad. Un accidente en la Acería de Palanquillas de Sidor tuvo lugar un mes antes, causando quemaduras de segundo grado debido a la perforación de un cucharón, el trabajador no llevaba guantes.

Órgano Superior Industrial del estado Bolívar 

Las declaraciones del presidente de CVG tuvieron lugar en la juramentación e instalación del Órgano Superior Industrial de Bolívar, este ente creado para encargarse de canalizar y facilitar los procesos para la conformación de empresas y proyectos industriales.

Al evento asistió el ministro del Poder Popular de Industrias, Hipólito Abreu; el gobernador del estado Bolívar, Ángel Marcano, representantes del sector privado y un grupo de viceministros.

Abreu enfatizó en que Venezuela vivió un ataque de “élites internacionales”, felicitó a la clase obrera por asistir a sus puestos laborales pese a la inexistencia de transporte, sin uniformes y con zapatos rotos.

Las autoridades presentes explicaron que este órgano tendrá la tarea de acompañar al empresario, al productor; acompañar las iniciativas productivas de la clase trabajadora; organizar desde la génesis de la producción todo el desencadenamiento productivo dentro y fuera de Guayana y por último buscará desarrollar mecanismos para fomentar la cultura de producción y el arraigo por el producto nacional.

“Queremos que cuando un venezolano tenga un producto importado y al lado un producto nacional, desee adquirir el producto nacional porque no solo va a satisfacer una necesidad que tiene, sino porque sienta que está invirtiendo en el futuro de sus hijos”, vociferó Abreu.

Ley de sustitución de importación, desarrollo de tecnologías y producción nacional fueron los términos que más resonaron en el evento, donde se responsabilizó a las potencias internacionales de suscitar que Venezuela ocupase un papel secundario en la economía global limitándose a la exportación de materia prima.

“Estamos debatiendo la ley de sustitución de importaciones, pero queremos algo más amplio. Queremos una ley de desarrollo industrial en Venezuela que incluya la sustitución de importaciones. Hay que analizar cuáles son los tipos de incentivos necesarios para lograrlo, cómo vamos a generar los perfiles profesionales, cómo tomamos en cuenta la participación de la Alcaldía y la Gobernación para que eso se consolide en el tiempo. Hay que cubrir las necesidades de nuestro pueblo y eso será debatido en el ámbito nacional”, puntualizó Abreu.