sábado, 2 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Por segunda vez en 2020, Sidor trata de reactivar la Acería de Palanquillas

La última vez que Sidor superó el millón de toneladas de acero líquido fue en 2015. Desde 2018 la empresa mantiene una producción por debajo de las 100 mil toneladas por año.

@g8che 

La Siderúrgica del Orinoco reactivó por segunda vez en el año la producción de acero líquido en el horno 1 de la Acería de Palanquillas. Así lo informaron dos trabajadores dentro de la planta, representantes de la empresa y dirigentes sindicales.

La reactivación comenzó la semana pasada luego de que la estatal paralizara en agosto sus operaciones por falta de insumos y fallas en las plantas de oxígeno, argón y cal. De acuerdo con la información, la estatal está sacando de dos a tres coladas por turno: “pero no siempre se puede hacer, ya que siempre hay algún detalle que demora la producción de acero”, expresó un trabajador dentro de la planta que prefirió no identificarse. 

   
Este jueves en la estatal se paralizaron las coladas por labores de mantenimiento y cambio de la cuba en el horno 1 de la acería | Foto cortesía

De acuerdo con el empleado, ha habido fallas mecánicas y eléctricas normales dado el tiempo de paralización. Indicó que se han corregido para seguir produciendo por lo que cree que pueden mantener la operatividad. “Con el arranque estamos emocionados, pero falta motivación económica para los trabajadores”, expresó.

El horno 1, de los dos de la acería, se mantiene produciendo 150 toneladas por cada colada, alrededor 300 y 450 toneladas por turno. “En el arranque hubo muchas fallas, había que adecuar las máquinas (…) ya ahorita hay una estabilidad continua”, expresó otro trabajador.

Afirmaron que mayormente están haciendo tres coladas al presentarse ciertas fallas que han ido reparando sobre la marcha. Para 2007, la estatal podía producir entre siete y ocho coladas por turno sin interrupciones con los dos hornos de la acería activos.

Señaló que hay insumos y plantas de cal y oxígeno que están operando para garantizar la producción de palanquillas durante los primeros tres meses. De acuerdo con el técnico, “si todo sigue como va, tenemos garantizado acero líquido para el año que viene”, pero advierte que no se podrá activar otros hornos mientras no haya garantías eléctricas.

“Mientras, seguiremos con lo que estamos, con lo poquito que tenemos y bueno, pedirle a Dios que lleguen los repuestos e insumos para que no se vuelva a parar”, dijo.

Alambrón necesita insumos

El sidorista indicó que en el área de alambrón está activa solo la línea 1, de las dos líneas al estar la otra desarmada. Estima que están produciendo de 90 a 130 rollos de alambrón por turno, cuando anteriormente despachaban 300 y 330 rollos. Espera que de normalizarse el proceso puedan llegar a los 200 rollos por turno.

El trabajador señaló que hace falta cilindros para la producción de alambrón porque que están trabajando con el mínimo necesario. De acuerdo con el técnico, de averiarse uno de estos la producción se paralizaría. “No tendríamos capacidad para volver arrancar (…) necesitamos cilindros ahí para garantizar la producción”, expresó.

El trabajador señaló, además, que necesitan los ganchos que sostienen el alambrón para pesarlos y trasladarlos a las compactadoras. Cuando anteriormente tenían 55 ganchos, ahora solo tienen nueve por falta de motores. “Lo que contamos es con lo que está instalado y ya”, dijo.

¿Qué ha pasado?

Sidor anunció el 2 julio de este año el arranque de la acería luego de casi dos años paralizada y de un 2019 con cero toneladas. En el comunicado de ese entonces se anunciaba que las plantas de servicios industriales para el suministro de oxígeno, nitrógeno, argón y agua industrial garantizarían la continuidad operativa.

La directiva esperaba producir 1.350 toneladas diarias de palanquillas que utilizarían en la producción de alambrón y los trenes de barras para la fabricación de cabillas que serían entregadas para la construcción de casas de la Misión Vivienda.

Sin embargo, las denuncias de los dirigentes sindicales de distintas corrientes sobre las insuficientes garantías de producción se hicieron realidad: la empresa paralizó la producción dado problemas con el suministro de oxígeno y argón.

No lograron garantizar las 1.350 toneladas diarias ni las cabillas prometidas para la Misión Vivienda dado que las líneas de tren de barras estaban paralizadas y sin equipos para arrancar. Carlos Ramírez, delegado de prevención, estima que para ese entonces la compañía solo pudo producir 4.017 toneladas de acero. “En condiciones normales esos son cuatro días de trabajo”, recriminó.

Para esta vez, el trabajador sigue afirmando que “no hay garantías de operatividad”. Resaltó que la colada está trabajando solo con tres de seis líneas ya que los detectores de nivel superaron sus 10 años de vida útil. Además, la planta de cal sigue en estado crítico y no hay insumos, repuestos ni equipos de protección personal. “Si estuviéramos en un país de leyes, esa planta estuviera parada, porque no hay condiciones”, denunció.