lunes, 26 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Perales: “No aceptamos que esta junta interventora en CVG se siga burlando de los trabajadores de Guayana”

El presidente de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores se pronunció sobre el pago de utilidades y exigió la salarización de todos los bonos percibidos por los empleados, así como el cumplimiento en el aporte educativo y dotación de seguridad.

Este 11 de octubre, el dirigente laboral y presidente de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST), Pedro Perales, organizó una rueda de prensa para rechazar las medidas tomadas por la junta interventora de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) con respecto al pago fraccionado de utilidades, incumplimiento del aporte educativo y por la entrega de equipos de protección personal de “mala calidad”.

“Se están realizando pagos únicos. Eso es un engaño a la masa obrera. Están cobrando mucho menos en este año 2023. Eso es una falta de respeto a los trabajadores y no lo aceptamos. Elevamos nuestra voz al ministro del Trabajo, a la vicepresidenta Delcy y al presidente Nicolás Maduro para que escuchen a la clase trabajadora de Guayana. No aceptamos que esta junta interventora en CVG pretenda seguir engañando y burlándose de los trabajadores de Guayana”, vociferó Perales durante el acto en el que se concentró un grupo de más de 50 trabajadores de las empresas básicas.

Estas declaraciones hacen referencia al anuncio realizado el día martes por CVG Logística, vía comunicado oficial, a través del cual la empresa informó que el pago del bono de fin de año (utilidades) será cancelado de forma fraccionada por cuarto año consecutivo.

Empleados del holding denunciaron que percibieron por concepto de bono de fin de año montos que van desde los mil hasta los 3 mil bolívares, lo que equivale a un pago de entre 40 a 80 dólares. Para 2022, el pago de la primera porción del beneficio fue de 220 dólares, lo que implica una reducción importante con respecto al año anterior.

“Nosotros levantamos nuestra voz porque están repitiendo el modelo que hizo la gestión anterior nefasta allí en la CVG. Compañeros que se burlaron de los trabajadores y ahora están presos por mandato del Presidente de la República. Estamos aquí para reclamar lo que nos corresponde”, expresó Perales.

Utilidades mal calculadas 

El dirigente manifestó rechazo al fraccionamiento del beneficio. A su vez recordó que la central tiene una mesa de trabajo instalada con la junta interventora -la cual derivó de un pliego conciliatorio que la organización emitió durante el mes de marzo- y que allí se acordó consultar y evaluar todos los pagos a realizar al personal; sin embargo, destacó que no fueron notificados de la forma en que se pagaría el bono de fin de año. El dirigente cuestionó que los cálculos correspondientes al pago sean correctos.

“Las utilidades son producto del esfuerzo y de la recuperación que la clase trabajadora ha hecho de nuestras empresas básicas. Ya se está cancelando en algunas empresas 25% de unos montos que nosotros no aceptamos. Hay una cláusula contractual de pago de utilidades que dice que son mínimo 120 días que se debe cancelar a los trabajadores. Nosotros desde ya hacemos mención: los bonos que nos están cancelando en la ley dice que son salario y exigimos que pasen a ser parte de la base de cálculo de nuestros beneficios”, vociferó el dirigente sindical.

En este sentido, Correo del Caroní entrevistó a empleados de diferentes empresas básicas de Guayana, quienes, a pesar de estar de acuerdo con el reclamo, alegan no sentirse representados por los dirigentes de la central.

“Esto es un robo total. Es un fracaso. Esas utilidades son un robo. El año pasado la primera fracción fueron 220 dólares. Este año nadie llegó ni a 120 dólares. Yo recibí 58 dólares. Menos de 100 dólares. Nos deben pagar nuestros 120 días de un solo golpe para uno poder ver los reales. En años anteriores uno podía comprarse algo, una nevera o un aire acondicionado. Con eso no alcanza para comer. A pesar de todo no confiamos en la central, ellos vendieron nuestras contrataciones colectivas al firmar el 2792. Van a los portones y reciben el rechazo de los trabajadores”, declaró un trabajador de Ferrominera Orinoco que pidió mantener su nombre en reserva.

“Esta situación está fuera de rango. El gobierno viene fraccionando ilegalmente las utilidades desde 4 años atrás. Este año no hubo aumento salarial y las utilidades se han depreciado más de 100 dólares con respecto al año pasado. Un trabajador que tenga dos niños y una esposa no puede afrontar ningún gasto. Un pantalón para un niño está en 20 dólares, unos zapatos están en 30 dólares. Un trabajador que reciba 50 dólares de utilidades la tiene cuesta arriba”, declaró un sidorista.

Basamento legal 

Como política salarial el Estado venezolano ha implementado bonificaciones por concepto de guerra económica, asistencia y producción, entre otras categorías para evitar un aumento salarial, con la finalidad de mejorar el ingreso sin que esto tenga incidencia en los beneficios y prestaciones sociales. 

Según la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras en su artículo 104, se considera salario toda “remuneración devengada por el trabajador en forma regular y permanente”. En este sentido, Perales abogó por la salarización de todos los bonos percibidos por los trabajadores.

“Eso lo dice la Ley del Trabajo, todos los bonos que reciben pasan a ser parte del salario. La situación está muy difícil producto al asedio que existe en la CVG. Unos compañeros que se ponen a echar cálculo a espaldas de los trabajadores y la dirigencia sindical. Los pagos que se hacen a los trabajadores deben tener una base de cálculo seria que son nuestros contratos colectivos”, manifestó el presidente de la central chavista.

Equipos de protección personal de mala calidad 

Correo del Caroní reseñó accidentes laborales que tuvieron lugar en el 2022 en las empresas de la CVG. La mayoría de los denunciantes alegaron que muchos de esos accidentes se deben a la escasez de equipos de protección personal, ya que las dotaciones han dejado de entregarse de forma regular desde el año 2013.

Según un comunicado oficial de CVG enviado a este medio, el pasado 6 de octubre, la junta interventora entregó una dotación de uniformes y equipos de protección personal a un grupo de trabajadores, sin especificar el número de equipos entregados ni la cantidad de beneficiados.

Sin embargo, Perales aseveró que tanto la ropa como los equipos de seguridad no cuentan con la calidad requerida para salvaguardar al personal.

“El tema de dotación y entrega de elementos de seguridad para los trabajadores han sido violados. Los compañeros quieren enfrentar a la clase trabajadora. No aceptamos que no nos den respuesta en el tema educativo ante la cercanía del año escolar. No cumplen con los pagos correspondientes. Vimos cómo entregaron una dotación de implementos de muy mala calidad. No reúne las condiciones requeridas por ser plantas de alto riesgo. Han tratado y siguen haciendo cosas contra la clase trabajadora”, zanjó el dirigente.