jueves, 18 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Maduro sube a 60 dólares el bono de guerra y la remuneración del sector público llega a 100 dólares

El anuncio solo incluyó a los trabajadores activos. Maduro no ofreció información alguna sobre cómo se modificarían los montos de pensionados y jubilados.

Nicolás Maduro anunció este lunes un incremento en la remuneración de los trabajadores de la administración pública al ajustar el bono de guerra económica de 30 a 60 dólares, monto que, junto a los 40 dólares que paga el Gobierno por concepto de cestatickets, totaliza un monto de 100 dólares mensuales.

“Creamos un mecanismo que ha demostrado ser exitoso, pertinente y sostenible en el tiempo: el ingreso mínimo integral indexado. Los 100 dólares del ingreso mínimo integral indexado serán 60 dólares de bono de guerra económica y 40 dólares del cestaticket”, explicó.

Una vez más, el ajuste se hace sin siquiera tomar en cuenta el salario mínimo y solo modificando los bonos que no generan incidencia en pasivos laborales. De hecho, ni siquiera mencionó los 130 bolívares (3,2 dólares que siguen constituyendo el salario mínimo legal, mediante el cual se definen los tabuladores salariales, primas y demás beneficios consagrados en la ley y contratos colectivos).

Por si fuera poco, el cestaticket -que las empresas privadas están obligadas a pagar- no experimentó ningún cambio, por lo que el “aumento” solo tendrá repercusión en los trabajadores del sector público, quienes verán crecer sus ingresos de 70 dólares mensuales a 100 dólares, un incremento de 42,8%.

De acuerdo con el gobernante chavista, se trata de un “primer empuje” que dará en el transcurso del año, cumpliendo con las expectativas de los analistas que preveían algún aumento en la remuneración tomando en cuenta que 2024 es un año electoral.

“Este es un primer empuje. A buen entendedor, pocas palabras, estamos empezando el año. Si generamos más riquezas, vendrán otros empujes y se quedarán locos”, agregó.

Asomó también que prepara un “plan de gran calado” para mejorar las prestaciones sociales, los paquetes vacacionales y el apoyo de los hijos de los trabajadores, pero no ofreció mayores detalles sobre estos mecanismos.

Voceros chavistas ya han prometido con anterioridad que reforzarán los “beneficios sociales” de la administración pública, pero se mantiene como una deuda.

¿Qué pasó con el salario? 

La narrativa del chavismo parece haber optado por dejar de usar el concepto “salario”, pues Maduro hizo énfasis en que este ajuste repercutía en el ingreso mínimo integral, término que determina la remuneración de la administración pública.

El salario mínimo legal no está indexado al dólar y no se ha modificado el monto de 130 bolívares desde marzo de 2022, es decir, hace 22 meses. Desde ese momento, los derechos laborales han quedado sometidos a cálculos con una base irrisoria que equivale a poco más de 3 dólares.

De esta manera, ahora el bono de guerra económica representa 58% del ingreso total de los venezolanos, los cestatickets 39% y el salario solo 3%.

Esta distribución es una de las bases de las protestas de miles de trabajadores que acumulan meses de presión en las calles exigiendo el respeto de sus derechos laborales, manifestando en contra de la “bonificación” del salario mínimo.

Uno de los sectores con mayor actividad ha sido el magisterio venezolano, especialmente afectado por las tablas salariales determinadas con esos 130 bolívares. Este lunes, mientras Maduro preparaba el terreno para presentar su memoria y cuenta de 2023, cientos de docentes conmemoraron el Día del Maestro con una protesta que fue completamente ignorada por el mandatario.

Pensiones olvidadas 

La nueva estructura salarial determinada por el chavismo desde el año pasado contempla montos distintos dependiendo de los beneficiarios. Trabajadores activos, pensionados y jubilados cobran bonos de guerra distintos.

Cuando anunció su ajuste por primera vez, el pasado 1 de mayo de 2023, el mandatario explicó que el bono de guerra económica sería de 30 dólares para los trabajadores activos, de 20, dólares para los pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) y de 49 dólares para los jubilados de la administración pública.

En este sentido, el anuncio de este lunes solo incluyó a los trabajadores activos. Maduro no ofreció información alguna sobre cómo se modificarían los montos de pensionados y jubilados. Resta esperar la publicación de esta medida en Gaceta Oficial para conocer el alcance de este ajuste.