martes, 28 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Jindal Steel: la firma india que busca revivir la productividad de Ferrominera Orinoco

Ferromineros declararon que no se trata de una privatización, sino de una serie de inversiones en las cuales la compañía extranjera deberá consignar maquinaria para la estatal, con el fin de obtener materias primas.

Jindal Steel Power Limited, complejo industrial indio, es un nombre que si bien es complejo se ha vuelto común en el argot de los trabajadores de las empresas básicas de Guayana debido a su gran interés y presuntas relaciones comerciales con las empresas básicas, pactos que ni la firma extranjera ni la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) ha expuesto públicamente.

Si bien desde 2022 se rumora una inminente privatización de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y Jindal Steel sonaba como un posible inversionista, según las declaraciones de trabajadores activos de la empresa, sería Ferrominera Orinoco (FMO) la que habría logrado cerrar el negocio con la compañía india.

Un trabajador activo de CVG Ferrominera Orinoco declaró en entrevista con Correo del Caroní que el acuerdo no se trata de una privatización, sino de una serie de inversiones que buscarían mejorar el estado de las plantas de Ciudad Guayana y Ciudad Piar, a cambio de materia prima. La fuente resumió que Jindal Steel estaría inyectando capital a la estatal del hierro y entregando maquinaria con la finalidad de obtener materia prima.

“Lo que tienen es una inversión con los indios. No está vendida ni privatizada: es una inversión. Lo que sabemos es que se trata de materia prima por equipos, locomotoras, grúas, equipos nuevos y herramientas. Ellos invierten en equipos y en los trabajadores. Aún no se ha visto fruto porque aún no han cargado ni una tonelada de hierro, eso está en proceso. Pero sí se sabe que hacen sus recorridos y están en la empresa”, acotó el empleado.

Para el mes de octubre de 2023, el portal Bloomberg se hacía eco de esta noticia, cuya fuente principal fue el dirigente sindical de Sidor, Carlos Ramírez. Sin embargo, días más tarde, la corporación india publicó un comunicado en su página web en el que “niega total y categóricamente haber firmado ningún acuerdo o haberse comprometido a realizar ninguna inversión en Venezuela”.

Sin embargo, para marzo, representantes de la compañía participaron en la Expo Metal 2024 organizada por CVG y su portavoz reconoció que presta servicios a Ferrominera Orinoco.

Este sería el primer acuerdo de este tipo firmado desde hace décadas en Venezuela, donde el chavismo propició programas como el control obrero en las empresas básicas, erradicó negociaciones y alianzas con firmas extranjeras y propició que, según cifras oficiales, para el 2019 la producción de todas las compañías llegara a 0, debido a la mala gerencia y la crisis energética del país.

Presuntamente, la inversión sería de 800 mil dólares por parte de la empresa extranjera y se esperaría recibir 600 mil toneladas de mineral de hierro para el cierre de 2024.

Opacidad: una alianza a espaldas del trabajador

El dirigente sindical ferrominero, César Marcano, destacó que la opacidad ha reinado en torno a esta negociación, caracterizándose porque tanto Jindal Steel como FMO han venido negando que existan negociaciones.

La alianza comercial se ha convertido en un secreto a voces para los trabajadores, quienes desconocen de qué va y si habrá mejoras contractuales para el personal.

“Ya los trabajadores han visto a los indios en las áreas y algunos incluso han hablado con los trabajadores. Sin embargo, hasta el sol de hoy no sabemos el alcance de esa negociación, estamos viendo a los indios, pero no hay un correo ni un comunicado que diga que ellos en verdad están invirtiendo en la empresa. No sabemos qué va a pasar con nuestros pasivos, qué va a pasar con los trabajadores no requeridos. Se habla de la creación de unos paquetes de beneficios y opciones para salir de la empresa. Desde la gerencia se ha filtrado información sobre que quieren dar incentivos como bonificaciones porque no pueden aumentar el sueldo, van a tener control de la nómina; pero no hay nadie que lo confirme”, expresó Marcano.

En este sentido, trabajadores que pidieron reservar su identidad afirman que en el área de Ferrocarril estaría trabajando la compañía Anclajes Guayana, dedicada a la reparación de la vía ferroviaria. Por su parte, una firma denominada Timaca estaría en el Área de Briquetas haciendo reparaciones. La CVG niega que estos servicios estén siendo costeados por el nuevo inversionista.

“Se dieron unos bonos de 200 dólares en enero y, hasta el sol de hoy, se asume que eso lo dieron los indios como incentivo, pero ellos insisten en que los dieron ellos por bono de producción. Esta empresa está operando allí, pero nadie sabe qué papel juega la Jindal. Si se trata de intercambio tecnológico, si harán reparaciones… Nada está confirmado por CVG ni por Ferrominera”, acotó Marcano.

Mucho que recuperar, afirman los trabajadores

Desde 2022, este medio ha recibido las denuncias de ferromineros, quienes señalaban al antiguo presidente de Ferrominera Orinoco, Abel Jiménez, como el responsable de la crisis de la compañía, donde desde hacía más de 5 años no se invertía ni se compraban repuestos.

Jiménez tuvo el control de la compañía desde el año 2018, para 2019 Ferrominera estaba produciendo menos del 15% de su capacidad. En el primer trimestre de 2021, la estatal produjo 679.857 toneladas de mineral de hierro, según el sitio web de Ferrominera Orinoco. Hay que destacar que la capacidad instalada de la empresa es de 25 millones de toneladas de hierro, cifra que la compañía no alcanza desde 2008.

Asimismo, Ferrominera Orinoco lideró en 2022 el índice realizado por este medio de accidentes laborales, debido al mal estado de las líneas ferroviarias de la compañía.

“Desde que llegó el presidente Aldo han cambiado las cosas. Cambió el trato a los trabajadores y hay paz laboral. Nos hemos ayudado un poco por la parte de los bonos. La recuperación de la empresa ha avanzado. Te puedo decir que se ha mejorado ferrocarril, procesadora de mineral de hierro (Pmh), el hospital… Sí se ha hecho en esta gestión con las inversiones de los indios. Ahorita aún hay accidentes porque solo se han cambiado algunos kilómetros de vía férrea. También se ha recuperado algunas locomotoras. Se ha mejorado la producción con respecto a la gestión pasada”, acotó un trabajador activo de la compañía.

Según el testimonio de trabajadores de Ferrominera Orinoco, desde la llegada de las inversiones, les han incrementado el pago de bonos, mejorando sus ingresos incipientemente.

“A principios de enero, se les dio a los activos un bono de 200 dólares. Yo califico que es para que los trabajadores no se alarmen ni hagan protestas. En Ciudad Piar, los indios han llevado maquinaria y materiales. En Puerto Ordaz, en la parte de ferrocarril también, pero no hay un traspaso total para los indios. Es un contrato muy hermético que tienen ellos. Anteriormente eso se llamaba contrata, ahora le dicen alianza estratégica. Lo que sí podemos decir es que las alianzas estratégicas del año 2015 no trajeron nada bueno, entre otras cosas, el desmantelamiento de esas empresas. Yo soy del Departamento de Phm, de Molinos y te puedo decir que para 2015 había 57 equipos pesados: tractores, jumbos… Ahorita no hay ni 5 máquinas en el haber de la empresa. No tengo nada en contra de las privatizaciones, pero es que Ferrominera Orinoco no necesita alianzas para la producción porque simplemente requiere locomotoras y equipo amarillo para la movilización del material de hierro”, puntualizó un trabajador jubilado hace menos de 4 años de la compañía.

¿Qué es Jindal Steel?

Según la página web de la empresa, su actividad principal es la generación y distribución de energía eléctrica en la India. Asimismo la corporación trabaja como siderúrgica y con la explotación de minerales.

En su reporte anual exponen que la fecha de conformación de la compañía es el 30 de enero de 1995, y su sede principal está en Nueva Delhi.

La compañía se vio involucrada en una controversia debido a la presunta asignación corrupta de un yacimiento de carbón en su país de origen durante 2009.

Hay que destacar que ha hecho inversiones en el sector de hierro con Bolivia anteriormente.