lunes, 4 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ingresos de trabajadores se desplomaron en los últimos meses por devaluación del bolívar

Entre agosto de 2021 y finales de abril de 2022 el cambio se mantuvo relativamente estable en el mercado oficial y con pocas variaciones en el paralelo, pero la devaluación más acelerada del bolívar en los últimos tres meses acabó con esa “ilusión”.

Lissy Parada está desesperada buscando otro trabajo o una fuente de ingresos extra desde hace mes y medio. Su salario como subgerente en una tienda de productos tecnológicos, donde tiene casi ocho meses trabajando, se ha ido a pique conforme el precio del dólar sigue aumentando, pues la mayor parte de su ingreso es en bolívares.

Al menos entre agosto del año pasado y finales de abril de este año, el tipo de cambio se mantuvo relativamente estable en el mercado oficial y con pocas variaciones en el paralelo, lo que le permitió a Lissy “mantener un balance” de cuánto ganaba y estimar cuánto gastaba, pero la devaluación más acelerada del bolívar en los últimos tres meses acabó con esa “ilusión”, asegura.

Lissy, por ejemplo, señala que en su lugar de trabajo les cancelan 80% del salario en bolívares, pero que la indexación al tipo de cambio -al menos en el tiempo que lleva en la empresa- es opcional.

De manera que, en tres meses, su ingreso mensual se redujo 18%, situación que en igual o mayor medida se repite en otros trabajos con remuneraciones en bolívares.

Manuel Ladera, quien trabaja en una empresa de seguros desde mediados de 2021, critica que aun cuando su sueldo se mantuvo medianamente estable en el año, se vio afectado por la inflación. “He tenido que dejar de comprar algunas cosas para mantener los gastos de comida y rentas”, señala.

En abril de este año, el OVF estima que la remuneración promedio fue de $120,3 mensuales, al menos 70% más que el mismo período del año anterior, pero en los últimos dos meses ese indicador se redujo 2%. Manuel y Lissy, consultados por Crónica.Uno en los alrededores de la avenida Urdaneta, consideran que aún cambiando de trabajo o con otros ingresos, la merma de sus remuneraciones se mantendrá.

El OVF estima que el salario promedio apenas cubre un tercio de la canasta alimentaria, sin incluir gastos como alquiler de vivienda, electricidad, gasolina, comunicaciones y medicinas, servicios que están dolarizados de facto y, en la práctica, son deficientes. Mientras tanto, con aumentos de precios que duplican la variación del dólar, la inflación que ya acumula 53% en el año sigue acabando con los ingresos de los trabajadores.

Search

¡Síguenos!

Noticias relacionadas