viernes, 21 junio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Industriales alertan: inventario de diésel en las fábricas alcanza para una semana

El gobierno aplica una “política de asignación” por el déficit, que ha traído discrecionalidad en la venta, corrupción y aumento elevado en el precio de este combustible.

El consumo de diésel en el país en febrero fue de 48 mil barriles diarios. Datos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) mostraban el mes pasado que había una tendencia a que la demanda aumentara este año a 60 mil barriles por día.

Los problemas de la industria para refinar y las prohibiciones para importar productos petroleros, tras las sanciones estadounidenses de enero de 2019, hicieron que la escasez de todos los combustibles empeorara en 2020. Por ejemplo, esta semana gremios de transporte, industrias y alimentos advierten que tienen poco inventario para cubrir las operaciones.

En octubre Estados Unidos suspendió a Venezuela los intercambios de petróleo por diésel. Un mecanismo que le permitía a Pdvsa -a pesar de las sanciones- traer ese tipo de combustible. Desde entonces la nación comenzó a experimentar cierta escasez y usar los inventarios, pues el último envío formal autorizado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ocurrió en noviembre de 2020.

Las fábricas tienen depósitos de diésel para los procesos que requieren calor, transporte o las plantas eléctricas. El inventario regular les alcanza para un mes y medio, sin embargo, los industriales advierten que el diésel que tienen almacenado no pasa de una semana. “Eso es muy grave; hay empresas que ya no les queda nada”, dijo Adán Celis, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) a Crónica.Uno.

En febrero Pdvsa manejaba inventarios de diésel para tres meses, si se mantenían las restricciones a la movilidad por la pandemia de COVID-19. En caso de que no existieran medidas de confinamiento, el diésel disponible alcanzaría para dos meses, según cifras de la periodista especializada en energía Marianna Párraga, divulgadas en un foro organizado por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

El gremio de transportes de carga exige respuestas urgentes al Estado para garantizar el despacho de diésel, pues 95% de los bienes esenciales se movilizan vía terrestre a través de estos vehículos que dependen de ese combustible. Ciudadanía en Acción alertaba el lunes que siete de cada 10 camiones que movilizan alimentos estaban parados por la escasez de los últimos días.

Comunicado de prensa by Crónica Uno

 

La Cámara de Transporte del Centro (Catracentro) dijo en un comunicado divulgado el 8 de marzo, que 90% del transporte de carga se encuentra paralizado por falta de gasoil.

El gremio de transportistas de carga denuncia que la “política de asignación” ideada por las autoridades hizo florecer un mercado negro, con aumento sustancial de precios, discrecionalidad en la asignación del producto y corrupción, que “amenaza la estabilidad de las empresas de transporte de carga y su capacidad de seguir operando en condiciones normales”.

La Cámara de Pequeños-Medianos Industriales y Artesanos del Estado Carabobo (Capemiac) pidió este martes a las autoridades aplicar medidas necesarias “a fin de corregir la irregularidad en el suministro de gasoil en el país, por cuanto en la actualidad Venezuela se encuentra a las puertas de una paralización técnica de su economía”.

Propuestas en la mesa de diálogo

El sector empresarial mantiene reuniones con el gobierno desde finales de enero de este año para atender diversos problemas que aquejan a los productores. En febrero Fedecámaras entregó un documento con propuestas urgentes, como el despacho regular de combustibles y la adopción de nuevos modelos de negocio que permitan la participación del sector privado.

Sobre esto, Adán Celis considera que Fedecámaras “dio un paso muy maduro al ir a este inicio de diálogo” y espera que las propuestas sean consideradas con “soluciones inmediatas”, pues de lo contrario -dijo el vocero- “si no se dan respuestas estaremos ante un diálogo de humo” donde quienes más sufren son los venezolanos.