martes, 5 de julio de 2022

Gobierno busca en comerciantes un “chivo expiatorio” sobre los saqueos en cuarentena

La vicepresidenta Delcy Rodríguez responsabiliza al sector privado y comerciantes del descontento social que ha tenido picos de violencia en varios estados del país.

La vicepresidenta del gobierno, Delcy Rodríguez, anunció este viernes un conjunto de medidas con el objetivo de frenar la especulación, respondiendo a la ola de saqueos ocurridos en varios estados del país.

Entre estas medidas ordenó la ocupación temporal por 180 días de la compañía de alimentos Copasa, regulación del precio de 27 productos y la supervisión de los precios a las empresas Polar, Plumrose y el Matadero Turmero.

   
Rodríguez: “Estos controles (regulación de precios y supervisión de ventas) son para asegurar la alimentación del pueblo” | Foto VTV

“Estos controles son para asegurar la alimentación del pueblo. Seguiremos anunciando medidas concretas para mantener esto y facilitar la actividad económica en estos sectores”, aseguró Rodríguez.

Sin embargo, las implicaciones de este anuncio, a juzgar por medidas similares en el pasado reciente, pueden desencadenar en escasez, expansión de los mercados negros y, en consecuencia, una hiperinflación con riendas sueltas.

El alza en los precios de los alimentos, a la par con la subida en la tasa de cambio del dólar que sobrepasó el 23 de abril la barrera de los 200 mil bolívares, fue detonante para una serie de protestas que terminaron en saqueos y vandalismos.

Un hecho trágico se registró el jueves en Upata, donde en medio de los disturbios fue asesinado un hombre por fuerzas policiales, y otros dos ciudadanos resultaron heridos.

El decreto de emergencia sanitaria, ordenado luego de la llegada del COVID-19 a Venezuela, vino a evidenciar la precariedad del sistema económico y productivo nacional.

El cierre de abastecimientos, restricción del libre tránsito, escasez de gasolina, son algunos de los factores que influyen en la parálisis del comercio y la distribución de alimentos, que además, deja desamparados tanto a todos aquellos que dependen de su negocio para sobrevivir como a aquel que tiene que maniobrar para conseguir los alimentos necesarios para pasar el día.

Culpar a otros, receta conocida

Las declaraciones de Rodríguez buscan culpar a otros del malestar social, en este caso, a los empresarios y comerciantes por supuesta especulación de precios.

José Alfredo Olivo, presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), señala en respuesta al discurso oficial que “el régimen de Maduro solo promueve la desesperación en los ciudadanos”.

“Culpan al sector privado cuando son ellos los responsables de generar políticas económicas. Es una receta desarrollada en diferentes oportunidades, que busca desligar al gobierno de la crisis”, declaró Olivo.

Fedecámaras manifestó que ven con preocupación que mientras en otros países los gobiernos apoyan al sector productivo con financiamiento y la suspensión de obligaciones tributarias y legales, en Venezuela se imponen sin reconocer la situación irregular y las consecuencias negativas que tendrá a corto, mediano y largo plazo en el sector.

Además, el presidente de la organización señaló que se reunieron con la vicepresidenta para entregarle un documento con una serie de propuestas económicas y hasta el día de hoy no han recibido respuesta.

Los efectos de estas medidas pueden ser desastrosos para el país, pues el Gobierno nacional pretende culpar al sector privado bajo la premisa de que “los comerciantes abusan” y se desliga totalmente de la responsabilidad que tienen de haber sumergido al país en una crisis económica sin precedentes por no implementar las políticas adecuadas en esta materia.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img