domingo, 3 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Gerencia de antigua Sidetur recurre de nuevo a la intimidación para mitigar protesta salarial

Empleados de la Planta Casima del Complejo Siderúrgico Nacional (CSN) cumplen un mes exigiendo mejoras salariales. Pese a los reclamos tanto en CVG como en la empresa, sus solicitudes han sido desatendidas. | Foto cortesía trabajadores de Planta Casima  

@g8che

Trabajadores del Complejo Siderúrgico Nacional (CSN) en Planta Casima denunciaron acciones de intimidación por parte de la estatal, luego de marchar este miércoles desde las inmediaciones de Alcasa hasta los portones de la empresa, como parte de los reclamos que han realizado por mejoras salariales.

José Díaz, trabajador de la siderúrgica, denunció que la estatal no les permitió ingresar a sus puestos de trabajo bajo la excusa de haber llegado una hora tarde a la compañía, además de ser amenazados por funcionarios de seguridad.

“Fuimos amenazados por el gerente de Protección de Planta (…) Nos señaló con el dedo y nos dijo que ya íbamos a conocer quién era él”, denunció Díaz. Para el trabajador, las amenazas iban destinadas a generar temor en los protestantes.

Franklin Córdova: “Estamos buscando el diálogo, que nuestros beneficios sean reconocidos” | Foto cortesía

Freddy Acosta, maestro soldador que ha liderado los reclamos, sostuvo que posteriormente la empresa envió funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana con la idea de generar mayor conflicto. “Los directivos informaron a la guardia que nosotros llegamos a la empresa generando desorden, caos y destruyendo cosas de las instalaciones”, expresó.

Los trabajadores finalmente pudieron dialogar con los cuerpos de seguridad, luego de que los funcionarios de la GNB constataron que no habían dañado las instalaciones y estaban exigiendo mejoras económicas de forma pacífica. El trabajador Franklin Córdova manifestó: “Estamos buscando el diálogo, que nuestros beneficios sean reconocidos”.

Los trabajadores, desde hace más de un mes, han solicitado tanto a la Corporación Venezolana de Guayana como a representantes de la planta que se iguale el salario con el de las demás empresas filiales a la CVG, ya que obreros pertenecientes a nómina diaria a penas cobran 20 millones de bolívares semanales.

Sin embargo, los reclamos realizados hasta ahora siguen siendo desatendidos por el Estado y, en cambio, se responde con amenazas a trabajadores.

No es la primera vez que empleados de Planta Casima padecen este tipo de acciones. En febrero de 2020, funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) detuvieron al trabajador Jesús Guevara en medio de reclamos por mejoras salariales. Aunque fue liberado posteriormente, las protestas se fueron diluyendo hasta este año.

Luego de las amenazas que recibieron este miércoles en la estatal, temen que puedan ocurrir detenciones o despidos de quienes han liderado los reclamos en busca de mejores sueldos. Insisten en que, de botar a algún trabajador, aumentarán las exigencias.

“No estamos dispuestos a que sigan despidiendo compañeros, ni un trabajador más a la calle, todos necesitamos trabajo, pero que sea bien remunerado”, sentenció Córdova.