martes, 23 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ferromineros denuncian incumplimiento del servicio de transporte y suspensión de rutas interurbanas

Según las declaraciones de los obreros, la estatal condena las faltas con recortes en el sueldo, pese a que el servicio de transporte no pasa o presenta retrasos de hasta 40 minutos.

Trabajadores de Ferrominera Orinoco denunciaron fallas y retrasos en la operatividad del servicio de transporte de la compañía, cuya garantía es responsabilidad de la empresa de acuerdo con lo establecido en la cláusula número 107 del contrato colectivo. Según las declaraciones de los empleados, la estatal cuenta con solo siete unidades para cubrir las rutas de viaje de, al menos, 5 mil trabajadores activos.

Los empleados coinciden en que la escasez de autobuses data desde finales de 2018 y principios de 2019, a su vez manifiestan que desde entonces no hay ningún tipo de mantenimiento a los vehículos. Asimismo declararon que las rutas planteadas para trabajadores que residen en Ciudad Bolívar y laboran en las sedes de Puerto Ordaz y Ciudad Piar fueron eliminadas, dejándolos imposibilitados para transportarse hasta sus puestos de trabajo.

“En Ciudad Bolívar no hay transporte desde 2019. En 2015 se entregaron 12 unidades neobus. En el 2018 estas unidades seguían operativas, pero para este año ya solo quedan 2 de estas unidades. Los demás están viendo a ver si los reparan y otros están como chatarra”.

San Marino Neobus es una marca de autobuses de origen brasileño, la información oficial difundida por Ferrominera Orinoco en su cuenta de Twitter @Ferrominera_CVG confirma la veracidad de la compra de estas unidades.

 

Los obreros argumentaron que estos códigos son aplicados incluso cuando el motivo de la falta es que el transporte no pasó o se retrasó por averías, situación que les obliga a movilizarse por sus propios medios para poder llegar a la empresa y no perder el salario. A su vez aseveraron que si el ferrominero reúne 3 llamados de atención por esta causa es despedido

 

No obstante, los trabajadores aseveraron que debido a la falta de mantenimiento estas unidades se fueron deteriorando. Explicaron que desde 2019 la empresa tuvo que recurrir a contrataciones de transporte para poder solventar parcialmente la falta de unidades y, en consecuencia, actualmente están operativas dos unidades pertenecientes a la compañía y cinco vehículos contratados. Lo que se traduce en un total de siete unidades de 50 puestos para 5 mil empleados. “Los mismos contratistas están reclamando porque la empresa no les cancela el servicio”, adujeron los denunciantes.

“Rutas suburbanas solo se están cubriendo las de El Pao y Upata, ellos sufren penurias para llegar a la empresa, son los más afectados. Lo demás que está activo son rutas urbanas. Las unidades no dan más, están sumamente deteriorados, no tienen cauchos… Su capacidad es de 50 puestos, pero viajan con sobrecarga. Más de 50 personas. Eso viene full de trabajadores parados porque sino le aplican el código 960 o el 220”.

La cláusula 107 del contrato colectivo “Suministro de transporte” establece que “la empresa conviene en mantener el servicio de transporte público colectivo que en la actualidad presta para uso gratuito de los trabajadores activos, jubilados y pensionados”. Asimismo esta cláusula establece que las unidades de transporte deben contar con “asientos reclinables de tela, aire acondicionado (…) y condiciones de eficiencia, comodidad y seguridad según lo establecido en la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras”.

“Ahí viajan los que pueden, eso es un caos. Hay trabajadores que se van caminando, en transporte privado, pidiendo cola… Hace años que la empresa contrata transporte particular, pero no se cumplen las rutas de poblados cercanos, solo Upata y El Pao. La de Ciudad Bolívar y El Triunfo las quitaron. Hay innumerables casos de trabajadores que son despedidos o renuncian por problemas de transporte”, expresó uno de los trabajadores que se ha visto afectado por la problemática.

“Hacemos un llamado al presidente Abel Jiménez para que responda por lo que dijo en el estacionamiento, sobre que venían 12 unidades Encava como los que se les había entregado a Sidor. Esos autobuses hasta ahora no han aparecido, mientras que los trabajadores pasan penurias. El trabajador tiene derecho al transporte gratuito”, reclamaron los denunciantes.

Códigos 960-220: responsabilizar al trabajador por incumplimientos contractuales 

Los trabajadores criticaron y rechazaron la aplicación de dos códigos referentes a los retrasos y faltas a la empresa: el 960 y 220. Estos códigos responden a una penalización por incumplimiento en la hora de llegada.

En el caso del 960 se castiga al obrero por llegar tarde a la sede y se descuentan beneficios salariales. Por otra parte, el código 220 es impuesto cuando el trabajador falta a su puesto de trabajo y se traduce en la pérdida total del salario del día.

Los obreros argumentaron que estos códigos son aplicados incluso cuando el motivo de la falta es que el transporte no pasó o se retrasó por averías, situación que les obliga a movilizarse por sus propios medios (pagando taxi o contratando un transporte privado) para poder llegar a la empresa y no perder el salario. A su vez aseveraron que si el ferrominero reúne 3 llamados de atención por esta causa es despedido.

“Esos códigos no salen en el contrato colectivo ni en la Ley del Trabajo. Eso se aplica cuando se falta al trabajo indiscriminadamente la razón, sin importar si el transporte pasa o no. Hemos hecho bastantes reclamos y hacen caso omiso. Los que vivimos en Puerto Ordaz y San Félix, cuando estamos de 3:00 de la tarde a 11:00 de la noche, venimos llegando a nuestras casas a las 3:00 de la mañana”, manifestó uno de los empleados alegando que las rutas se hacen muy largas debido a la sobrecarga de personal para el número de unidades.

Según la contratación colectiva, la empresa cuenta con personal en Ciudad Guayana, El Triunfo, Ciudad Piar, El Pao, Santa Bárbara, Palúa, Tocomita, Ciudad Bolívar y Upata. Los trabajadores aseveraron que antes existía un autobús por ruta, mientras que actualmente solo una unidad debe cumplir hasta 4 rutas.

Ciudad Bolívar: ferromineros sin transporte desde hace más de 4 años 

Según la información oficial extraída del sitio web de la empresa, Ferrominera Orinoco cuenta con dos sedes de operaciones: “Ciudad Piar, donde se encuentran los principales yacimientos de mineral de hierro, denominado Cuadrilátero Ferrífero San Isidro; y Puerto Ordaz, lugar en el que están las plantas de procesamiento de mineral de hierro, pellas y briquetas, así como el muelle, parte de las operaciones ferroviarias y oficinas principales”.

Un obrero residenciado en Ciudad Piar comentó: “aquí el transporte está suspendido. Existen seis unidades de transporte, de las cuales funciona solo una. Los trabajadores pasan hasta tres horas fuera de sus horarios regulares porque tienen que esperar que un transporte suba al cerro, que toma como hora y media, para poder tomar la nueva ruta”.

Según las declaraciones, esta unidad de transporte funcional opera solo en el ámbito interno, recorriendo los cerros que forman parte de la sede. No obstante, el transporte urbano de los ferromineros es un servicio inexistente.

“En Ciudad Piar solo están operativas unidades de transporte para hacer recorridos desde los portones hasta las áreas de los diferentes cerros. Son unidades internas. Las unidades urbanas que contractualmente existían en el contrato colectivo, ya no están disponibles”.

Los trabajadores que viven en Ciudad Bolívar y trabajan en Ciudad Piar fueron obligados a buscar alquileres o arrimarse en casa de algún familiar porque no les dan el transporte”

En 2020 cuando se implementó la figura de “no requeridos” a razón del confinamiento provocado por la COVID-19, los trabajadores que no residían en las ciudades donde se asientan las instalaciones de la empresa fueron desactivados. Según las denuncias de los ferromineros, la estatal del hierro estaría exigiendo a estos obreros residenciarse en Puerto Ordaz o Ciudad Piar para reincorporarlos a sus puestos de trabajo.

“Los trabajadores que viven en Ciudad Bolívar y trabajan en Ciudad Piar fueron obligados a buscar alquileres o arrimarse en casa de algún familiar porque no les dan el transporte. Los costos de alquiler son costosos y esto genera muchos gastos porque deben mantener su casa en Bolívar y su manutención en Ciudad Piar”.

Esto viola el artículo 160 de la Ley Orgánica del Trabajo, el Trabajador y las Trabajadoras que dictamina: “Cuando el lugar de trabajo esté ubicado a treinta o más kilómetros de distancia de la población más cercana, el patrono o patrona deberá suplir al trabajador o trabajadora el transporte para ir y venir de su residencia al lugar de trabajo, gratuitamente”.

“Te obligan a ir a Ciudad Piar de cualquier manera. Y, con todo y eso, pueden pasar hasta seis meses para que te den descripción de cargo. Si es de mandarte a otra área, te mandan sin importar tu descripción de oficios. Los trabajadores de Ciudad Bolívar estamos más atropellados que nunca: no tienen transporte, un salario menor al de los trabajadores activos. La empresa pone la opción de alquilar en Ciudad Piar para ver si te vuelven a activar”, denunció un ferrominero residente de Ciudad Bolívar.

Para la elaboración de esta nota se contactó al Departamento de Comunicaciones de Ferrominera Orinoco, con la finalidad de confirmar el número de unidades de transporte operativas, no obstante, el personal aseveró no poder dar información al respecto. Pese a comprometerse a canalizar una entrevista con un vocero oficial que atienda a Correo del Caroní, hasta la hora de cierre de esta información no hubo respuesta por parte de la estatal.