viernes, 1 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Ferrominero denuncia violación a su derecho al trabajo tras suspensión indefinida

César Marcano tiene cuatro meses fuera de su puesto de trabajo debido a su participación en una protesta laboral y se pronunció sobre las irregularidades en la estatal.

César Marcano, trabajador con diecinueve años en Ferrominera Orinoco, denunció ser víctima de una violación a su derecho al trabajo tras ser suspendido indefinidamente por su participación en protestas laborales y sus declaraciones en una serie de videos publicados en redes sociales, en los que asevera que uno de los vicepresidentes de la empresa salió de su cargo acusado de robo.

El ferrominero fue suspendido durante el mes de mayo del año en curso. Tras un mes de suspensión, en junio, acudió a la Inspectoría del Trabajo para explicar su caso e introducir una notificación de que permanecía fuera de su puesto en un acto violatorio del debido proceso, además envió una medida conciliatoria al gerente de Labores de la compañía, no obstante, pese a haber agotado los recursos, no ha sido restituido a sus oficios.

Añadió que la medida de suspensión reduce su salario y limita sus beneficios, lo que tiene una repercusión directa en su presupuesto familiar.

 

El trabajador aduce que la explicación que le dieron referente a su suspensión fue una “medida disciplinaria” por mala actitud

 

“Fui suspendido el 18 de mayo, cuando desactivaron mi ficha. Me suspendieron porque el día 13 de mayo inició una protesta en la guardia de 3:00 de la tarde a 11:00 de la noche. Yo fui a mi guardia de 7:00 de la mañana a 3:00 de la tarde y me consigo con la protesta, me integré, ya que era legítima. En ese momento se luchaba por la falta de listín de pago y por los bajos salarios. Además, el presidente de la empresa había prometido que iba mejorar el sueldo y uno cobraba menos en cada quincena”, adujo el trabajador.

Durante el mes de mayo hubo una ola de protestas de los trabajadores de las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana, ya que el holding no hizo efectivo el aumento salarial de 1.704% que el Ejecutivo anunció en marzo. Debido a ello, los obreros paralizaron la producción y se pronunciaron en rechazo al incumplimiento.

“Yo participé en la protesta y el presidente, Abel Jiménez, me dio su palabra de que no tomaría retaliación contra ningún trabajador. El día lunes cuando fui estaba desactivada mi ficha. Ellos me citaron el 18 de mayo para explicarme mi caso, estaba toda la directiva de la empresa. Fue una reunión álgida y, entre otras cosas, alegaron que yo insulté a un supervisor, cosa que es falsa. Y, además, a razón de un video en el que yo decía que un vicepresidente de Ferrominera salió por ladrón. Ellos alegan que lo dije refiriéndome al señor Arturo Martínez, vicepresidente de Ferrominera. Por Ferrominera han pasado cuatro vicepresidentes. No pueden demostrar que me refería a él”, expresó Marcano.

Implicaciones legales 

El trabajador aduce que la explicación que le dieron referente a su suspensión fue una “medida disciplinaria” por mala actitud.

Explicó que está siendo asesorado legalmente por el abogado Edwin Zambrano, quien está indicándole cómo proceder legalmente.

“El abogado me informa que esto es ilegal desde todo punto de vista. En primer lugar, una suspensión no puede ser indefinida. Es un mes, quince días, no puede ser indefinida. Yo llevo cuatro meses. Eso es ilegal. Además, para introducir una suspensión debe haber participación de ambas partes, no es una decisión unilateral del presidente de la empresa. Eso debe llevar un procedimiento, debe ser una orden de Laborales”, criticó el ferrominero, quien aseguró que en la empresa hay hostigamiento, intimidación y acoso laboral, contrario a lo que la administración informa a través de comunicados oficiales.

Marcano declaró que la situación mantiene a su familia en un estado de incertidumbre y nerviosismo, ya que no hay respuestas por parte de la estatal y desconoce si será despedido, permanecerá suspendido indefinidamente o podrá ser reincorporado.

“Nos están haciendo daño psicológico a mí y a mi familia. Mi esposa vive sin saber si me van a botar o si me van a ingresar. Acuso directamente al presidente de la empresa, Abel Jiménez, de mantener en estado de incertidumbre a mi familia. Y, como el mío, hay muchos otros trabajadores que han sido apartados de sus cargos”.

Por otra parte, Marcano acotó que, hasta el mes de su salida de la empresa, la estatal se mantenía en malas condiciones debido a la desinversión y falta de repuestos. Por otra parte aseveró que desde hace años se viola el derecho del trabajador a recibir un listín de pago que explique qué le están pagando.

“Da tristeza ver el estado del ferrocarril y la cantidad de locomotoras están desactivadas. Las declaraciones de presidente de que hay 19 locomotoras activas en la empresa son falsas, por turno no pasan de 10 locomotoras operativas. Hay una gran cantidad de cintas transportadoras deshabilitadas y correas dañadas. Además te puedo decir que las denuncias sobre las comidas son ciertas, la última gota que derramó el vaso fue la comida con gusanos. Los alimentos son de mala calidad, está en mal estado y huelen mal”, puntualizó el obrero, quien invitó al presidente de la estatal, Abel Jiménez, a desmentir estas situaciones de tener pruebas de que las denuncias de los obreros son falsas.