domingo, 14 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Fedecámaras, sindicatos y gremios exigen productividad y trabajo decente para superar la pandemia

Entre los acuerdos de los diferentes sectores gremiales está el propiciar la adopción de medidas que restituyan condiciones dignas de subsistencia, trabajo decente, salario justo y protección social.

Distintas organizaciones gremiales en el país suscribieron un manifiesto en defensa del trabajo decente, la producción y justicia social en Venezuela. Destacan que el objetivo es “propiciar la más alta unidad nacional para derrotar la pandemia y emprender prontamente el camino hacia la reconstrucción del país y el rescate de su producción y su economía”.

El manifiesto lo firman la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) junto con la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Unión Nacional de Trabajadores (Unete), Central de Trabajadores Alianza Sindical Independiente (ASI Venezuela), Confederación General de Trabajadores (CGT), Confederación de Sindicatos Autónomos (Codesa) y las organizaciones no confederadas: Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresarios de Venezuela (Atraem), Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), Asociación de Profesores de la UCV (Apucv), Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) y Federación Médica Venezolana (FMV).

Quienes suscriben el manifiesto consideran alarmante la zozobra en los venezolanos por los efectos de la pandemia de COVID-19 que se suma a la crisis humanitaria compleja que arrastraba Venezuela. Asimismo toman en cuenta la devastación del aparato productivo nacional y el colapso de los servicios públicos, incluyendo la escasez de combustible.

“El creciente deterioro de las condiciones, cantidad y calidad de los empleos y la depauperación del salario, la capacidad adquisitiva y el ahorro de los trabajadores, así como de sus prestaciones sociales, sumados a la violación de sus derechos humanos fundamentales a tener una vida digna, con seguridad social, libertad sindical, derecho a la negociación colectiva, a la huelga y a la protesta cívica y pacífica y demás derechos constitucional e internacionalmente consagrados”, son parte de las consideraciones.

Acuerdos

Las organizaciones hacen hincapié en la urgente necesidad de adoptar medidas eficaces para que los trabajadores formales, informales, cuentapropistas, pensionados y jubilados, así como los empleadores y emprendedores, para sobrellevar las restricciones que impone la pandemia y cumplir con las normas de prevención.

En ese sentido acordaron:

1. Propiciar la adopción de medidas urgentes que alivien la angustia y el sufrimiento de los venezolanos y restituir condiciones dignas de subsistencia, trabajo decente, salario justo, adecuada protección social e igualdad de oportunidades, garantizando el libre ejercicio de los derechos humanos, laborales, sociales, económicos, civiles y políticos previstos en la Constitución y en los convenios internacionales ratificados por Venezuela.

2. Promover medidas para sostener e incrementar las fuentes de empleo, con el fin de revertir el estado de indefensión de los trabajadores y sus familias y superar la crisis, hoy agravada por la pandemia.

3. Trabajar unidos en la búsqueda de las soluciones más efectivas para superar con rapidez la pandemia, apegados a los cuatro pilares sugeridos por la Organización Internacional del Trabajo: a) apoyo a los empleadores para mantener las fuentes de empleo y los ingresos de los trabajadores; b) estímulo a la economía y el empleo; c) protección a los trabajadores en el lugar de trabajo; y d) uso del diálogo social.

4. Sumar esfuerzos para acometer un plan concertado de reactivación de la actividad productiva que permita el retorno al trabajo de manera progresiva, ordenada, saludable y segura, bajo métodos flexibles, garantizando a los trabajadores ingresos suficientes para alimentarse y protegerse y cubrir las necesidades del núcleo familiar, sin poner en riesgo su salud física y emocional.

5. Explorar mecanismos de cooperación y asistencia de organismos internacionales y multilaterales para dar soporte a los trabajadores y empleadores, a través de programas que coadyuven a superar la pandemia de manera más ágil y eficaz e impulsar el mayor desarrollo del país.

6. Impulsar y fortalecer el respeto a la institucionalidad, la libertad individual y los principios y derechos constitucionales, así como el reconocimiento de la sociedad civil y la soberanía popular como sustento de la democracia, pues el progreso de un país se basa en la solidez de sus instituciones y el trabajo de su gente.

7. Demandar un cambio de rumbo inmediato en el modelo político, económico y social del país, basado en la participación efectiva de todos los actores de la sociedad y así evitar una espiral irreversible de mayor pobreza, desempleo, desigualdad, hambre y violencia.

8. Hacer un llamado a la unidad nacional en defensa del país y convocar a todas las fuerzas vivas para construir juntos un gran acuerdo nacional, basado en un diálogo social inclusivo y plural que nos permita, una vez superada la pandemia, generar los consensos necesarios para emprender las reformas estructurales que los inserten en un proyecto de desarrollo sostenible, basado en la revalorización de la cultura del trabajo, la capacitación, la innovación, la ciencia y la tecnología, que deje atrás el rentismo y haga nacer una nueva Venezuela, humanista, pacífica, democrática, productiva, emprendedora, moderna y competitiva, con estabilidad política, social, económica y de justicia social, como todos anhelamos.

En marzo de 2020, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtió que 25 millones de empleo podrían perderse en todo el mundo, si no se toman las medidas a tiempo y correctas.

Una evaluación preliminar de la OIT pedía la adopción de medidas urgentes, a gran escala y coordinadas basadas en tres pilares: proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo, estimular la economía y el empleo, y sostener los puestos de trabajo y los ingresos.

La OIT recomendó que entre las medidas que asuman los gobiernos esté la ampliación de la protección social, el apoyo para mantener el empleo (es decir, el trabajo a jornada reducida, las vacaciones pagadas y otros subsidios) y la concesión de ayudas financieras y desgravaciones fiscales, en particular a las microempresas y pequeñas y medianas empresas. Además, en el informe propusieron medidas de política fiscal y monetaria, así como préstamos y ayuda financiera a sectores económicos concretos. (Con información de Prensa Comunicaciones Fedecámaras)