sábado, 2 marzo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Fedecámaras reitera la necesidad de flexibilizaciones jurídicas y bancarias que rescaten la economía formal

Las autoridades de Fedecámaras hicieron un balance sobre el proceso económico en los últimos años, y lo que ha permitido cierta estabilización que frene la continuidad de su caída.

Autoridades nacionales y regionales de Fedecámaras ofrecieron este viernes una rueda de prensa a propósito de sus últimos eventos en función del desarrollo que buscan para el país.

Austerio González, presidente de Fedecámaras Bolívar, destacó que el problema del combustible incidió en una caída de casi 35% y 45% de la economía en la entidad, mientras que en otros estados se hablaba de una recuperación de hasta 5%.

Ello llevó a la necesidad de crear una unidad de análisis económico, cuyo primer chequeo se hizo el primer trimestre del año, y con lo cual tuvieron resultados con diferencias numéricas que denotan cierta mejoría.

“Este mes empezamos con el segundo análisis económico y veremos la diferenciación de los números. Es indispensable que se abra el compás de préstamos en la banca para impulsar la economía”, reiteró González.

Adán Celis, primer vicepresidente de Fedecámaras nacional, recordó que se viene de un proceso de deterior económico, al que posteriormente se sumó la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la flexibilización en el uso de divisas permitió que ese proceso de caída se paralizara.

Aun así, hay sectores muy deprimidos económicamente, como el de la construcción, el cual trabaja a 5% de su capacidad, señaló Celis. Asimismo está el sector industrial, también las afectaciones del sector comercial por una política de importar sin control sanitario ni pagar aranceles, lo que constituye una competencia desleal. El sector bancario y el de seguros forman parte de esa economía deprimida que no permite el avance del desarrollo de un país.

“Una economía se basa en que todos sus sectores de una forma u otra avance. Vemos que ese crecimiento que hubo se ha ralentizado porque se necesitan otras medidas que pasan por cambiar el marco jurídico, de pasar de una economía rentista a una productiva, profundizar temas de emprendimiento, ser más fácil que cualquier persona pueda montar una compañía y que no se genere la informalidad, ya que son negocios no productivos para el país”, puntualizó Celis.

En cuanto al sector inmobiliario, Roberto Orta, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, recordó que en los últimos cuatro años el volumen de operaciones y precios son casi los mismos. Desde 2008 a 2017 tenían un descenso pronunciado que se estabilizó. Sin embargo no se avizora un crecimiento, a diferencia del sector comercial que registró 20% de aumento de arrendamientos de locales.

“Una reactivación importante vendría por reformas legales. Se está pidiendo que se hagan ordenamientos más expeditos. Estamos participando en las mesas jurídicas del Ministerio de la Vivienda, del motor construcción, porque ese es el espacio dentro del Ejecutivo para hacer las propuestas concretas, y de allí pasa a la Asamblea Nacional, donde también participaremos en la comisión que corresponde”, destacó Orta.

Para Fedecámaras es fundamental la voluntad política para lograr que se den los cambios necesarios que reimpulsen a la economía venezolana.