jueves, 29 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Fedecámaras Bolívar pide auxilio económico para comercios saqueados

Fedecámaras Bolívar responsabilizó al gobierno de los problemas económicos en el país e invitó al Ejecutivo a establecer acuerdos para garantizar soluciones a la crisis.

Fedecámaras Bolívar aseguró mediante un comunicado que las medidas tomadas por el Ejecutivo nacional para prevenir la COVID-19 han empeorado los problemas económicos en todo el país, por encima de los que ya padecían cada uno de los sectores por la crisis humanitaria compleja, la escasez de gasolina y la pandemia.

La federación empresarial subrayó que la crisis económica originada por políticas erróneas ha desmotivado la inversión y contribuido a la destrucción del sector productivo del país. Fedecámaras, para julio de 2019 calculaba que solo quedaban 250 mil empresas de las 620 mil compañías que había en 1998.

En el comunicado se hizo referencia también al quiebre de la industria petrolera que produce menos de 800 mil barriles de crudo diario, con costos de producción superiores a su venta y a la paralización de las refinerías que ha disminuido la disponibilidad de combustible que permita continuar con la cadena de producción y distribución.

En Bolívar, los problemas de combustible se agravaron desde 2019, con la cuarentena y la paralización de las refinerías el suministro de combustible va dirigido solamente a sectores prioritarios como salud y alimentación quienes para surtir pueden tardar hasta 10 horas y con restricciones de días.

En sectores agropecuarios de El Palmar y el municipio Piar la escasez de combustible ha llevado a la paralización de la producción y al aumento de los precios por costos en traslados. La gasolina para evitar la pérdida de alimentos se puede conseguir en el mercado negro por costos entre 2 y 3 dólares el litro.

Consideran preocupantes las consecuencias que tendrán las medidas “de intervención y ocupación” a empresas como Coposa, Plumrose y Alimentos Polar realizadas el día viernes por parte del Ejecutivo para aplicar controles de precios.

Ven a su vez alarmante el lenguaje de rechazo por parte del gobierno hacia el sector empresarial los cuales creen, provocaron conatos de violencia y saqueos que generaron el cierre indefinido de comercios en Upata y el Core 8, creando así disminución en los canales de abastecimiento, y mayores dificultades para lograr acceso a bienes y servicios para los ciudadanos.

Exhortaron a autoridades regionales de los municipios en donde se han desarrollado situaciones de violencia, a facilitar ayuda financiera con el gobierno central y los bancos regionales, para apoyar a los comerciantes que fueron afectados durante los saqueos.

Fedecámaras Bolívar señaló que han garantizado los derechos laborales y el cumplimiento de las labores comerciales bajo lo establecido en la ley por lo que demandaron con urgencia un consenso nacional entre el Estado, el sector privado y los trabajadores para generar “líneas de acción” y dar soluciones a la crisis, que advierten no tuvo origen por la pandemia sino por las “políticas con enfoque ideológico” que desde el Ejecutivo se han aplicado con resultados negativos para la economía y perjudiciales para sus actores.

Desde Fedecámaras también propusieron garantizar el abastecimiento alimentario, medicinas e insumos médicos, el empleo y la seguridad sanitaria de los trabajadores, la prestación de servicios públicos y suministro de combustible, el establecimiento de condiciones financieras de emergencia, la flexibilización tributaria, el aplazamiento de nuevas regulaciones legislativas o administrativas, y las propuestas sectoriales expuestas en el Plan de Propuestas Transversales y Sectoriales para Venezuela ante la COVID-19.

Economistas han coincidido en que las políticas económicas debieron ir hacia la flexibilización de los impuestos para ayudar al sector comercial e impulsar la economía pero que, difícilmente, se aplicarán por la poca capacidad monetaria que tiene el Estado y que cargan sobre los comerciantes.

Han señalado que la entrega de bonos con la inyección de dinero inorgánico por parte del Estado es la que ha disparado los precios, mantenido bajo incertidumbre al sector comercial y sin acceso a bienes y servicios a los ciudadanos.

Finalmente, Fedecámaras exhortó a las autoridades a garantizar el acceso a la justicia, a que establezca un mecanismo para procesar las denuncias de atropellos y restricciones contra el empresario privado y a velar por los derechos de los ciudadanos y de los empresarios.