sábado, 20 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Exportación de gas puede ser un salvavidas económico para el país

Las exportaciones podrían proporcionar valiosos dólares a una economía que se ha reducido en dos tercios desde 2013 en medio del colapso de su moneda.

A solo 50 kilómetros de Caracas se encuentran las segundas mayores reservas de gas natural del hemisferio occidental. Y aunque el país nunca ha exportado una molécula de ese combustible, ve un salvavidas económico bajo esa posibilidad.

Con la industria petrolera de la nación en ruinas, Nicolás Maduro está poniendo en marcha una apuesta de largo alcance para aprovechar esos vastos depósitos para reactivar una economía devastada por la deuda incumplida, la inflación desenfrenada y las sanciones de Estados Unidos.

El Gobierno llegó a un acuerdo con la española Repsol SA y la italiana Eni SpA para aumentar la producción de gas de sus operaciones en Venezuela y exportar el excedente a Europa, según personas familiarizadas con el asunto.

El mes pasado, una delegación gubernamental viajó a Londres para reunirse con una empresa y discutir la posibilidad de certificar los yacimientos de gas del país de acuerdo con las normas internacionales.

Además, las autoridades están presionando para construir gasoductos hasta una terminal de exportación en Trinidad y Tobago y encontrar formas de capturar gran parte del gas que Venezuela arroja a la atmósfera a través de la quema y las fugas.

Fuerte demanda europea

Las ambiciones tienen sentido económico: Hay una fuerte demanda de las naciones europeas que buscan reemplazar los suministros rusos, y Venezuela desperdicia más gas a través de la quema y las fugas de lo que produce el Reino Unido en un año promedio, el equivalente a alrededor de mil millones de dólares del combustible al año.

Las exportaciones podrían proporcionar valiosos dólares a una economía que se ha reducido en dos tercios desde 2013 en medio del colapso de su moneda.

También sería una iniciativa increíblemente difícil en un país donde las principales empresas energéticas han sufrido la expropiación de miles de millones de dólares en inversiones sin indemnización, donde las posturas antidemocráticas del Gobierno han dado lugar a estrictas sanciones y donde la infraestructura necesita amplias mejoras para empezar a funcionar de nuevo.

Solo para poner en marcha las exportaciones de gas se necesitarían unos 500 millones de dólares en inversión, según el grupo de investigación energética IPD Latin America.

“Dado el riesgo y la complejidad política involucrados, las negociaciones serán un desafío único”, dijo David Voght, director general de IPD Latin America.

Maduro muestra poco interés por hacer el tipo de concesiones políticas que podrían reducir las sanciones, como permitir la presencia de observadores electorales independientes o eliminar los obstáculos para que los candidatos previamente excluidos se postulen a las elecciones.

Sin embargo, los funcionarios de la Unión Europea que buscan nuevos suministros de gas han expresado su apoyo a las ambiciones de Venezuela, en parte debido a los beneficios medioambientales que conllevaría acabar con las antorchas y las emisiones.

Con visto bueno de Estados Unidos

EE UU dio su visto bueno para que Trinidad y Tobago inicie conversaciones con Maduro sobre un acuerdo de exportación de gas natural en alta mar, en un esfuerzo por aumentar la seguridad energética en el Caribe.

Dado que la mayoría de las empresas occidentales de petróleo y gas no firmarían un acuerdo con Venezuela sin que Estados Unidos les garantice que no serán objeto de sanciones, la administración Biden podría estar dispuesta a dar el visto bueno para contribuir a garantizar la seguridad energética europea.

La legislación venezolana también permite a las compañías de gas extranjeras operar de forma independiente en Venezuela, lo que la hace más atractiva que la industria petrolera, que exige asociarse con estatales.

“En todo el mundo habría inversores interesados ​​en entrar o volver a Venezuela; la pregunta es a qué ritmo invertirían en el sector energético del país”, señaló Adrián Lara, analista principal de petróleo y gas para América Latina de la consultora Wood Mackenzie. “El camino hacia la recuperación en la producción de hidrocarburos de Venezuela no será un proceso rápido, incluso si el clima político mejora y los EE UU alivian las sanciones”.

Momento fortuito

Podría ser un momento fortuito para que Venezuela aumente sus suministros de gas. La demanda latinoamericana crecerá 1,4% anual durante la próxima década, mientras que la producción regional caerá a una tasa anual del 5,6%, según las previsiones de Wood Mackenzie.

Se prevé que países como Trinidad y Tobago, Colombia y Bolivia estén especialmente ávidos de suministro. Al otro lado del Atlántico, los gobiernos europeos, que sufren la falta de gas ruso, se están centrando en llenar los depósitos al 90% antes del próximo invierno.

Y el mercado interno también está sediento de suministro. La escasez de gas es tan grave en Venezuela que gran parte de la población se ve obligada a cocinar con leña.

Sin embargo, no hay forma de que Venezuela pueda lograr avances significativos en la exportación de gas sin encontrar empresas dispuestas a invertir.

Y aunque las reservas venezolanas son enormes, las autoridades están en conversaciones con Geoex MCG, con sede en Londres, para cartografiar los yacimientos de gas y certificar su potencial. El plan es poner los datos a la venta a posibles productores a partir del próximo año.

Venezuela ya posee las mayores reservas probadas de petróleo del mundo y llegó a bombear 3 millones de barriles diarios. Pero tras años de mala gestión económica, incompetencia en la petrolera estatal y sanciones, el país ahora solo produce 735 mil barriles diarios, según datos recopilados por la OPEP.

Tres proyectos

Las autoridades venezolanas se centran en tres proyectos clave para poner en marcha sus ambiciones gasísticas.

El primero sería llegar a un acuerdo con Repsol y Eni para empezar a exportar desde su proyecto Cardón IV, frente a la costa del Caribe. Esto culminaría un esfuerzo de 17 años de las dos empresas, que empezaron a explorar en Venezuela en 2006 y descubrieron gas en 2009.

El segundo es capturar el gas que Venezuela quema porque no tiene suficientes instalaciones de procesamiento, lo que convierte al país en el octavo peor contaminador del mundo en términos de emisiones de metano, según un informe de 2022 de la Agencia Internacional de Energía.

Maduro pidió a Repsol y a la francesa Maurel et Prom que firmen contratos para reacondicionar las anticuadas plantas de compresión para capturar el gas, según personas con conocimiento.

El tercer proyecto es un acuerdo con Trinidad y Tobago para enviar gas de Venezuela al extranjero. Permitiría a la empresa estatal trinitense Atlantic LNG Co. procesar 295 millones de pies cúbicos diarios de gas en empresas conjuntas con BP Plc y Shell, y exportarlo después al Caribe y Europa. Ya se han perforado cuatro pozos, pero hay que completar un gasoducto y otras infraestructuras, con un costo estimado de 200 millones de dólares. Lara calcula que las exportaciones podrían comenzar en un plazo de cuatro a siete años si se llega a un acuerdo.

El momento es propicio para intentar aprovechar esta oportunidad con el gas, según Francisco Monaldi, investigador de política energética latinoamericana en el Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad Rice.

“Los proyectos de gas de la costa caribeña de Venezuela ofrecen opciones de exportación de gas natural por más de una década de desarrollo”, dijo Monaldi. “La alternativa para Venezuela es hacer nada y no monetizar nada por muchos años. Venezuela perdería así una gran oportunidad de obtener miles de millones en inversiones”.