sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Exigen 50% de canasta alimentaria como salario con ajustes trimestrales

Personal del sector público, gremios y sindicatos exigieron ante la Inspectoría del Trabajo en Maracaibo la creación de “un ingreso de emergencia, como complemento del salario mínimo, de 50 dólares mensuales por un año”.

El aumento del salario mínimo al 50% de la canasta alimentaria “como salario de arranque”, con ajustes progresivos cada tres meses “hasta lograr el 100 %” de la referida cesta, fue la principal petición que presentaron este miércoles trabajadores públicos, gremios, sindicatos, pensionados y jubilados ante la Inspectoría del Trabajo en Maracaibo.

Personal de los sectores educación, salud y construcción, junto con la coalición gremialista marcharon hasta la sede regional del Ministerio del Trabajo para entregar un documento con las exigencias para una mejora salarial.

De cumplirse la principal exigencia, el salario pasaría de 5,42 dólares, calculado a la tasa oficial del día, a representar aproximadamente 240 dólares desde su inicio, para aumentarse trimestralmente hasta rondar los 500 dólares.

En el documento manifestaron, además, la necesidad de crear “un ingreso de emergencia, como complemento del salario mínimo, de 50 dólares mensuales por un año para trabajadores activos, jubilados y pensionados”.

También exigen la reanudación “de los contratos colectivos en todos los sectores de trabajadores”, la instalación de mesas de diálogo social en todos los estados, e invertir 1% del PIB en la economía del cuidado.

Además, enfatizan en que la Asamblea Nacional debe ratificar la recomendación de la transición de la economía informal a la formal y otros pedidos que consideran importantes para incentivar a los trabajadores.

“Nos tenemos que ir pa’ Caracas”

La protesta, que comenzó en la avenida Las Delicias con calle 77 (5 de Julio), antigua sede del Citibank, fue realizada para denunciar la devaluación del salario mínimo, que este miércoles cumple exactamente un año desde que el Ejecutivo lo aumentó por última vez.

“Hoy se cumple un año del decreto de un salario mínimo; que ayer eran 130 bolívares, equivalentes a 30 dólares; y hoy, esos mismos 130 bolívares equivalen a 5 dólares”, recordó Gualberto Mass y Rubí, presidente de Sumazulia.

El también secretario general de Fetramagisterio señaló que este fue un primer ensayo en el Zulia, “pero no será el último, porque a partir de este momento esta concentración laboral se declara en emergencia”.

El gremialista aseguró que unas 850 personas participaron en la marcha hasta la sede de la Inspectoría, ubicada en la calle 77 con avenida 20.

Destacó que, de continuar esta situación, “nos tenemos que ir pa’ Caracas. Allá es que vamos a protestar, porque no vamos a descansar”.

“Esos bonos se van en un suspiro”

El descontento se hizo sentir entre los manifestantes que caminaron hacia la sede de la Inspectoría, los cuales dieron su opinión al Diario La Verdad sobre los intentos del Gobierno de “palear” la crisis salarial con bonos y otras medidas.

Hania Salazar, presidenta del Colegio de Enfermería del Zulia, acusó al gobierno de Nicolás Maduro de ser “indolente” ante las precarias condiciones “de miseria” en las que viven los trabajadores de la salud, recalcando que “ese sueldo no alcanza para nada”.

“El salario no alcanza ni para suplir el pago del transporte público para ir a trabajar. ¿Esta responsabilidad es de quién, de enfermería, del sector salud o de Maduro? Usted, señor Presidente, usted ha llevado a la crisis sanitaria a este país”, aseveró.

Por otro lado, Maribel Soto, docente de la Unidad Educativa Graciela Calcaño, hizo énfasis en que el sector educativo no quiere bonos, ya que “esos bonos se van en un suspiro”, y que deben abandonar su profesión en las aulas para salir a protestar por un “salario digno”.

“Estamos dejando a los niños solos en las escuelas, no porque queremos, es nuestro dolor que los niños estén faltando a clases, pero más dolor da dejar a nuestros hijos en casa sin un desayuno”, enfatizó.

La docente Lisbeth Rondón criticó las pretensiones del Ministerio de Educación de que el personal educativo labore dos días a la semana “y los otros tres días sean para rebuscarse”.

“Somos profesionales, estudiamos para formar a los niños del mañana, y este Gobierno tiene la desfachatez de decir que tenemos que trabajar dos veces a la semana y los otros tres días para rebuscarnos. No, señor, nosotros somos profesionales y exigimos un sueldo digno ya”.

Todos los entrevistados por el Diario La Verdad aseveraron que se mantendrán en la calle hasta que sus exigencias sean cumplidas y se aplique un aumento salarial suficiente para mejorar la calidad de vida de los venezolanos.