viernes, 19 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

El petro dejará de existir el 15 de enero

La criptomoneda estatal se convirtió en una unidad de cuenta sobre la que se calculan los impuestos, los aranceles y hasta el salario mínimo, aunque este último siempre fue tratado en desventaja para los trabajadores.

El sistema Patria anunció que el petro dejará de existir el lunes. Este es el único mecanismo posible para convertir la criptomoneda creada por el gobierno.

Hasta el momento, el gobierno entrega las bonificaciones a las personas inscritas en el sistema Patria a través de la criptomoneda petro, que se cambia a bolívares en los monederos digitales de la plataforma.

Sin embargo, un aviso en la plataforma anuncia que a partir del 15 de enero, “la Plataforma Patria cerrará los monederos y billeteras en criptomonedas”.

El petro

El presidente Maduro anunció a finales de 2017 la creación de la criptomoneda estatal que sería respaldada por las reservas petroleras.

El Gobierno de Venezuela anunció la criptomoneda como respuesta a las restricciones impuestas por las sanciones de Estados Unidos.

Esta opción les permitía acceder a otros mercados no controlados por el Gobierno de los Estados Unidos.

El petro se convirtió en una unidad de cuenta sobre la que se calculan los impuestos, los aranceles y hasta el salario mínimo, aunque este último siempre fue tratado en desventaja para los trabajadores.

Corrupción con el petro

Por otro lado, la criptomoneda fue el centro de un escándalo de corrupción que terminó con la desaparición del exministro de Petróleo Tarek El Aissami.

El escándalo de corrupción estalló en mayo pasado en la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en el que estuvieron involucrados responsables de la Superintendencia Nacional de Criptoactivos (Sunacrip).

La investigación causó la renuncia del otrora poderoso ministro de Petróleo, Tareck el Aissami, desaparecido de la vida pública desde entonces.

La Sunacrip quedó bajo el control de una junta reestructuradora tras el arresto de su superintendente Joselit Ramírez, y del jefe de operaciones de minería digital de la institución, Rajiv Mosqueda, por denuncias de irregularidades con fondos de operaciones petroleras realizadas con criptoactivos.

La sede de la Sunacrip fue cerrada tras la detención de Ramírez.