domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Docentes y profesores universitarios de Guayana se suman al paro nacional para exigir mejores salarios

Este 28 de febrero el gremio educativo iniciará con una paralización de 48 horas, en las cuales se mantendrán en las calles para exigir la dolarización de sus sueldos.

Docentes y profesores universitarios protestaron este lunes en la Plaza Monumento a la CVG en Ciudad Guayana, para informar a la colectividad su incorporación a una paralización de actividades académicas por las próximas 48 horas convocada en el ámbito nacional. Al respecto, aseveraron que el motivo de la huelga es la exigencia de mejoras salariales, restitución de beneficios y discusión de contrato colectivo.

Según los presentes, las órdenes de paro vienen desde la capital, por tanto, el gremio educativo guayanés se incorporará a la paralización puesto que no están conformes con las condiciones laborales.

El presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Apuneg), Raúl Brito, aseveró que las universidades que, hasta ahora, se incorporan al reclamo son la Universidad de Oriente (UDO), la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo) y la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG).

“Estamos protestando para expresar que el Ejecutivo tiene un chantaje hacia los maestros y los trabajadores del país diciendo que no hay aumento porque están secuestrados los recursos. Eso es falso. Hace días recibimos un pago de 217 bolívares, esa es la quincena. ¿Quién mantiene a una familia con 217 bolívares? Uno ve a la dirigencia gubernamental en camionetotas y vemos a los maestros pidiendo y reclamando por sus salarios. Todos los días más delgados. Hoy iniciamos una jornada nacional de protesta donde expresamos con valentía y honor que estamos en conflicto. Mañana iniciamos un paro de 48 horas en todo el sector universitario. 56 universidades a lo largo del país. Ya basta de que nos maten de hambre”, vociferó Brito rodeado de más de 40 profesores y docentes.

“Abajo los salarios de hambre”, “No al exterminio” y “Vivan los universitarios” fueron algunas de las consignas que se escucharon durante la manifestación donde el gremio aseguró que seguirán en las calles como se han mantenido desde el pasado 9 de enero.

“Queremos un salario que esté en dólares. Digno. Indexado al Banco Central de Venezuela. No queremos dádivas ni bolsas de comida ni bonos de guerra. Queremos dignidad y seguridad social”, expresaron los voceros de la convocatoria.

“No nos vamos a cansar” 

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Unexpo, Manuel Salazar, adujo que las manifestaciones seguirán hasta que se respete la Constitución y las convenciones colectivas. A su vez destacó que el Estado juega al cansancio y a la desarticulación de las protestas organizadas desde principios de año por el gremio educativo.

“Nos mantendremos en la calle reclamando un salario justo. No hemos tenido una respuesta favorable. Rechazamos que bonifiquen el salario. Rechazamos cualquier acuerdo con la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores. Ellos no nos representan a nosotros. Los verdaderos líderes no están en esa mesa”, alegó Salazar, quien recordó el arremetimiento contra quienes han insistido en protestar y reclamar sus derechos.

“Se avecina una paralización total de todos los sectores que dependemos del gobierno. Un gobierno hambreador y dictador. Le hacemos un llamado al presidente para que deponga de su actitud que busca desmovilizarnos y cansarnos. No nos vamos a cansar hasta obtener un salario digno”, manifestó Salazar.

Deserción docente y problemática educativa 

Albert Villarroel, trabajador de la UNEG, destacó que los bajos salarios no solo afectan a los educadores, ya que, debido a la precarización de sus sueldos, cada vez son menos educadores en las aulas y, en consecuencia, menos oportunidades para las nuevas generaciones de educarse.

Los presentes enfatizaron en que este problema atañe a toda la comunidad, ya que la educación pública se ha convertido en cenizas a propósito de la deserción escolar y de la falta de inversión en los recintos educativos.

“Esto es un problema de la comunidad en general. El salario es solo un elemento. Yo llevo a mis niños a la escuela y diariamente se les devuelve por falta de docentes. No hay quien imparta clases. No es posible que el Gobierno siga dándole la espalda a los trabajadores. Hay un bloqueo económico, pero se gastan los dólares construyendo estadios para la Serie del Caribe. La prioridad en este país debe ser la educación”, esgrimió Villarroel.

Hasta el momento se tiene conocimiento de que el paro durará 48 horas, durante las cuales los docentes se mantendrán en las calles para hacer eco del reclamo. Se espera que esta protesta, que se iniciará este 28 de febrero, tenga repercusión nacional.