domingo, 3 de julio de 2022

Docentes de la UNEG levantan paro pero exigen al Consejo Universitario proteger beneficios laborales amenazados

Los docentes universitarios de la administración pública rechazan el nuevo instructivo de la Onapre que reduce todas las primas de la tabla salarial. El instructivo transgrede los derechos laborales de los trabajadores.

Los docentes universitarios de la administración pública rechazan el nuevo instructivo de la Onapre que reduce todas las primas de la tabla salarial. El instructivo transgrede los derechos laborales de los trabajadores.

@mlclisanchez

Las reducciones salariales atentan contra los derechos de los trabajadores del sector universitario que, declaran, los obliga al cierre técnico de las universidades

La Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (Apuneg) acordó el fin de semana levantar la medida de paro de actividades académicas tras los resultados de la reunión que el pasado 20 de mayo sostuvieron la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (Apucv) y demás gremios universitarios en la sede de la Vicepresidencia del país con los miembros de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU).

En la reunión, la OPSU acordó elevar a instancias superiores la exigencia de los trabajadores del sector educativo universitario de restituir los beneficios laborales perdidos, consecuencia de la aplicación del nuevo instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) que se anunció en marzo de 2022 y se comprometió además a medir el impacto económico de mantener el instructivo anterior acordado en julio de 2021.

Apuneg aún rechaza el instructivo y exige al Consejo Universitario de la UNEG que “recurra a los canales jurídicos para proteger los salarios y acuerdos contractuales que benefician a los trabajadores”, señaló la asociación en un comunicado.

Los profesores universitarios definen el nuevo instructivo como nefasto y como un atentado a los derechos laborales de los trabajadores. 

Una protesta nacional por desmejoramiento salarial 

Los profesores universitarios protestaron a nivel nacional por segunda vez el 23 de mayo, luego de que en la primera quincena de este mes recibieron menos ingresos que en las quincenas anteriores debido a la aplicación del instructivo de la Onapre.

“Es el Gobierno el que nos quiere en cierre técnico al rebajarnos el salario, es el salario del grupo familiar de un millón doscientas mil personas afectadas por esta medida. Entiendan que en ningún país del mundo es aceptable que un instructivo vaya contra los derechos”, protestaron los docentes en un video difundido por la ONG Provea.

En el caso de la UNEG, los docentes sostuvieron el paro por cinco días como forma de rechazo al nuevo ajuste de tablas salariales.

Pues este nuevo instructivo reduce desde 10%, e incluso, hasta la mitad las primas por antigüedad, profesionalización y los porcentajes de las inter escalas salariales. Es el personal más capacitado el más afectado.

Por ejemplo, el 30% sobre el salario es lo máximo a lo que pueden aspirar los profesores con más de 10 años de experiencia según el nuevo instructivo, que es la mitad de lo que podían percibir con el anterior: 60% por encima del salario.

En cuanto a la tabla de profesionalización, la reducción es de entre 5% y 15%. Por ejemplo: un profesor con doctorado solía ganar 60% por encima del salario base, pero con el nuevo instructivo gana como máximo 40% sobre el salario: un desmejoramiento de 20%.

Un profesor con maestría ganaba 50% por encima del salario base y ahora gana apenas 35% por encima de este.

El aumento de salario decretado por Nicolás Maduro en marzo, que fija el salario mínimo en 130 bolívares (hoy equivalentes a 24,8 dólares) ya perdió 13% de su poder de compra en dos meses de devaluación. En el momento en que fue decretado, el monto era equivalente a 30,8 dólares que costeaban menos del 10% de la canasta básica alimentaria.

A eso se le suman los nuevos cálculos salariales que descalabran el ya precario ingreso familiar de los trabajadores de toda la administración pública.

La mayoría de los profesores debe echar mano de la economía informal en paralelo con su profesión, y en algunos casos terminan abandonando la casa de estudios, lo que profundiza la crisis educativa en el país.

“Esto afecta a las 18 universidades públicas del país, nos desmejoran el salario, y es el personal capacitado el más afectado por eso”, denunció Raúl Brito, presidente de Apuneg.

Más del autor

¡Síguenos!

Notas relacionadas

spot_img