jueves, 25 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Dirigentes sindicales solicitan a la OIT medidas contundentes en próximo Consejo de Administración

Ante el desacato del régimen de Maduro de las disposiciones de la Organización Internacional del Trabajo, la grave condición de los trabajadores los obliga a continuar promoviendo acciones de calle para reclamar sus beneficios.

@g8che

Dirigentes sindicales de Guayana se concentraron en la Inspectoría del Trabajo en Puerto Ordaz para solicitar a la Organización Internacional del Trabajo medidas más contundentes contra el gobierno de Nicolás Maduro, a cinco días de que se tomen decisiones sobre el caso venezolano en el Consejo de Administración 341.

Alejandro Álvarez, secretario general de Sindicato de Trabajadores de la Industria Siderúrgica Nacional (Sidernac), pidió a la Organización Internacional del Trabajo, acciones más allá de los informes tras incumplirse las recomendaciones de la Comisión de Encuestas en 2019.

“El régimen de Nicolás Maduro ha intentado realizar un show mediático invitando por separado a las distintas centrales sindicales (…) nosotros estuvimos en Caracas y pudimos percibir que es un show, la intención del gobierno es llevar la foto que estuvimos allí reunidos con ellos y decirle a la OIT, estamos cumpliendo con las recomendaciones. Pues eso es mentira”, denunció.

Entre las recomendaciones de la comisión estaba la activación de mesas de diálogo tripartito antes de marzo de 2020, la aplicación de las recomendaciones en un periodo de un año y, la entrega de memorias correspondientes a la aplicación de los convenios 26, 87 y 144 en el consejo 340 de noviembre, sin embargo, Álvarez afirma que el régimen no cumplió ninguna de ellas.

“En 2019 cuando estuvo acá la Comisión de Encuestas, los trabajadores necesitaban 81 salarios mínimos para cubrir la canasta alimentaria, hasta enero requería un trabajador 381 salarios mínimos, estamos peor que cuando llegó la comisión (…) ¿Hasta cuándo entonces van a seguir las reuniones? y el régimen diciendo que no va a acatar el informe y sus recomendaciones”, expresó.

Señaló que la inspectoría Ad Hoc que se delegó para las industrias afiliadas a la Corporación Venezolana de Guayana no ha resuelto ningún problema sindical en la región. “No conozco a ninguna organización sindical que me haya dicho que la inspectora ha solucionado”, dijo.

Insisten en recuperar la lucha

Desde la Inspectoría del Trabajo, dirigentes sindicales reclamaron que no se han cumplido las recomendaciones del informe de Comisión de Encuestas de la OIT | Foto William Urdaneta

César Soto, delegado departamental de Sidor y miembro de Unidad en la Coincidencia, sostuvo: “Nosotros contamos con la OIT para poder salvar nuestra familia, salvar las empresas básicas de Guayana y el apartado productivo del país”.

Rechazó que el gobierno esté aprovechándose de reuniones con centrales para aparentar a nivel internacional que hay diálogo social. “A nosotros no nos van a engañar”, dijo.

Hizo hincapié en que los dirigentes deben organizarse en las comunidades a la esperar de tener menos restricciones por la pandemia y poder volver a las calles. “Nosotros conocemos nuestra constitución, nuestra ley del trabajo y sabemos lo que está escrito en nuestro contrato colectivo, eso lo vamos a defender, porque es el futuro de la familia y de todos los trabajadores del país”, afirmó.

Proceso lento

En 2019, la OIT a través de la Comisión de Encuestas presentó un informe donde documentó violaciones laborales como la detención de trabajadores, amedrentamiento contra organizaciones sindicales y la violación de tres convenios. En el escrito, se recomendó al gobierno de Maduro retomar el diálogo entre empleadores, trabajadores y Estado y parar el amedrentamiento sindical, sin embargo, desde hace dos años poco es lo que ha cambiado.

La situación de los trabajadores no ha mejorado: amedrentamiento, pérdida de sedes de sindicatos y detenciones arbitrarias siguen ocurriendo, a la misma vez que los beneficios laborales se han ido cercenando.

Aunque los reclamos del sector laboral han ido en aumento ante lo que consideran un silencio de la OIT en cuanto al caso venezolano, expertos han advertido que es un proceso lento. “La OIT no tiene la facultad de dar órdenes a los gobiernos o de poner sanciones”, insistió Enrique Marín, ex funcionario de la OIT hace una semana en entrevista para Correo del Caroní.

“Lo importante de aquí es ver de qué manera el gobierno se engancha en un diálogo con la OIT”, aseguró Marín. “Aunque el proceso de diálogo suele tomar tiempo, la OIT tiene cierta influencia y, a veces, termina convenciendo a los gobiernos que tomen medidas”, agregó.