miércoles, 24 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Director de Inpsasel admite que hay deficiencias de equipos de seguridad al personal en las empresas básicas

La autoridad en seguridad laboral manifestó además que el organismo no está vinculado con la fuga de alúmina que afecta a la ciudad. “No hemos hecho visita a Bauxilum porque eso lo están manejando las organizaciones ambientales”.

El director del Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laboral (Inpsasel), Daniel Alviarez, admitió que hay deficiencias en cuanto a la entrega de equipos de protección personal en las empresas pertenecientes a la Corporación Venezolana de Guayana.

Alviarez informó que en las últimas visitas que hizo a Ferrominera Orinoco y otras empresas básicas constató que sí se estaban entregando los equipos de seguridad, pero que hay deficiencias debido al “bloqueo económico”.

“Hay deficiencias porque nosotros dejamos de recibir insumos de seguridad y accesorios debido al bloqueo. Por el tema de las sanciones hay empresas que no quieren negociar insumos con Venezuela. Se entregan, pero no estamos trabajando con la misma calidad de antes”, puntualizó Alviarez.

 

Daniel Alviarez refutó que las empresas básicas no estén reportando los accidentes que ocurren en las plantas, lo que contrasta con las declaraciones de los delegados de prevención de las estatales, quienes aseveran que hace mucho dejaron de ser reportados

 

Las declaraciones hacen referencia a lo que la administración de Nicolás Maduro denomina “bloqueo económico”, refiriéndose a las sanciones aplicadas a Venezuela en el 2017 por el expresidente de Estados Unidos Donald Trump. Las sanciones responden a la consideración de Norteamérica de que Venezuela está siendo regida por un sistema autoritario y represivo.

Al respecto, la Corte Penal Internacional mantiene abierta una investigación al Gobierno venezolano por la ejecución de crímenes de lesa humanidad, en el marco de las protestas del 2017, cuando fueron impuestas las sanciones.

Sin embargo, trabajadores de CVG Bauxilum, Ferrominera Orinoco y la Siderúrgica Alfredo Maneiro (Sidor) contactaron a Correo del Caroní para denunciar que la crisis de los implementos de seguridad inició entre 2012 y 2014, mucho antes de que se impusieran las restricciones económicas.

Alviarez refutó que las empresas básicas no estén reportando los accidentes que ocurren en las plantas, lo que contrasta con las declaraciones de los delegados de prevención de las estatales, quienes aseveran que hace mucho dejaron de ser reportados.

“Todos los días recibimos reportes de accidentes de las empresas públicas. Se mantiene un número de accidentes normales. Hay delegados de prevención fuera por la contingencia, pero igualmente recibimos informes por parte de los delegados activos. Sin embargo, hay delegados que están vencidos, ya que no se han hecho elecciones para renovar los puestos”, manifestó el director de la máxima institución de seguridad laboral.

Fuga de alúmina calcinada: un caso que no ha sido investigado 

Alviarez declaró que Inpsasel, pese a ser el órgano encargado de la seguridad laboral nacional, no está al tanto de la fuga de óxido de alúmina que azota la ciudad desde hace dos semanas, provocada por una avería en el único calcinador operativo de CVG Bauxilum.

“No hemos hecho visita a Bauxilum porque eso lo están manejando las organizaciones ambientales. No mandamos a hacer ninguna investigación. Lo que tengo entendido es que ellos estaban a la espera de unos repuestos y ya se los suministraron. Obviamente, no son las condiciones ideales para los trabajadores, pero es un proceso productivo que tienen allí y no podían parar las operaciones”, adujo Alviarez.

El testimonio que coincide con la información ofrecida por el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Alúmina, Silvano Moreno, quien declaró para Correo del Caroní que no detendrían la producción, debido a que la estatal debía cumplir con un pedido de CVG Venalum.

Inpsasel estaría desvinculado del caso, lo que se traduce en un escenario de inseguridad laboral en el cual los trabajadores no tienen garantizadas las medidas de seguridad mínimas para cumplir sus funciones.