sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Denuncian que Bauxilum prioriza entrega de pedido de alúmina por encima de la salud de la comunidad

La estatal estaría operando con una fuga de óxido de alúmina en uno de sus calcinadores para cumplir con un pedido para mantener operativas las celdas de CVG Venalum.

Luego de 5 días de evidente contaminación ambiental debido a la fuga de óxido de alúmina que presenta uno de los calcinadores de CVG Bauxilum, la estatal ha decidido continuar con sus labores, ya que requiere completar un pedido de alúmina para CVG Venalum, anteponiendo el beneficio económico antes que la salud de los trabajadores y el bienestar de la comunidad.

Desde inicios de semana los guayaneses que habitan cerca de la Zona Industrial Matanzas, han compartido videos, fotografías e informaciones donde manifiestan que un polvo blanco y de olor fuerte a químico ha impregnado sus casas y las adyacencias de la urbe, el material provoca irritación en la garganta, tos y congestión a quienes lo aspiran.

Este polvo fue identificado como óxido de alúmina (alúmina calcinada) proveniente del proceso industrial de la estatal CVG Bauxilum, debido a la aparición de una avería en el área de calcinación de la empresa.

Sobre la situación, el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Alúmina, Silvano Moreno, declaró para Correo del Caroní que la situación se debe a una falla en la tarjeta electromagnética del calcinador 102 de la compañía. Las tarjetas se encargan de hacer funcionar los filtros del aparato e impedir la fuga del material calcinado.

“El calcinador tiene unas placas que es a lo que se le dice filtros. Esos filtros operan electrónicamente a través de una tarjeta electromagnética. Ese filtro recoge la alúmina, esa tarjeta está quemada y está en proceso de reparación. La alúmina es muy fina y puede salir hacia arriba, por eso es importante que los filtros funcionen para impedir que salga al exterior”, explicó Moreno, quien además manifestó que el equipo vendría de un mantenimiento general.

“En esta semana deberían estar resolviendo todo. Actualmente estamos despachando alúmina a Venalum y eso es un proceso en el que las celdas no se pueden parar. Había una reserva de alúmina para estos casos que dura por 20 días, pero toda esa alúmina se consumió. No podemos parar la producción”, declaró el representante de los trabajadores de Bauxilum.

Según la declaración de Moreno, la falla vendría presentándose hace, al menos, 21 días y habría estado solventándose con las reservas de alúmina, no obstante, al haberse agotado, el calcinador volvió a estar operativo.

Obreros de la empresa afirman que Venalum habría logrado activar una nueva celda y esta necesita ser alimentada por el óxido de alúmina para que se mantenga operativa y evitar que se apague, si esto sucede, representaría una cuantiosa pérdida económica para la estatal del aluminio.

Sin respuestas: en detrimento de la salud del trabajador 

Obreros que permanecen activos en Bauxilum aseveraron que todo el sector interno y parte del estacionamiento permanece impregnado en alúmina, lo que suscita que estén en permanente aspiración del material. A su vez denunciaron que lo correspondiente era detener el calcinador para evitar poner en riesgo la salud respiratoria del personal.

“Los trabajadores estamos bastante congestionados, ya que estamos respirando alúmina. Se estableció un programa de dotación de mascarillas para los trabajadores, pero las mascarillas realmente no son adecuadas, ya que las partículas son muy finas. Algunos tienen tos, alergia, gripe. Estamos desconcertados. No ha habido nadie que se aboque a esta problemática”, declaró un trabajador activo que prefirió mantener su nombre en el anonimato por miedo a represalias.

 

Según la declaración de Silvano Moreno, la falla vendría presentándose hace, al menos, 21 días y habría estado solventándose con las reservas de alúmina, no obstante, al haberse agotado, el calcinador volvió a estar operativo

 

“Nadie de la administración ha dado respuesta a esto. Es como si no hubiera pasado nada. El área de la empresa donde están los calcinadores son la 45 y 55, allí está entrando solo el personal necesario para evitar que salga información. Es evidente que los filtros no están activos”, adujo otro trabajador de la estatal.

Asimismo añadió que el riesgo a la salud del trabajador es alto, ya que estos materiales son cancerígenos si están en contacto con la piel. “Para entrar allí hay que usar tapabocas, cubrirse el pelo… La alúmina es demasiado fina, corroe todo. Al llegar eso a los pulmones hay un riesgo abismal para el trabajador”.

Equipos de protección personal: compromiso olvidado 

Los obreros denunciaron que este 8 de septiembre el gerente de Mantenimiento de la empresa ordenó que para pasar al área es necesario poseer doble mascarilla, lo que los denunciantes catalogaron como una medida de seguridad mínima e insignificante ante el riesgo.

Además los denunciantes reiteraron que la entrega de equipos de protección personal es deficiente, ya que la estatal incumple desde hace años con entregar dotación de lentes de seguridad, casco, botas o tapones para oídos.

“Se nos entregan solo guantes cada tres días. En esta empresa tenemos mucho contacto con soda cáustica y los guantes nos duran solo un día, pero el trabajador debe trabajar con los implementos en estado de deterioro”, manifestó un empleado que permanece dentro de planta.

Al respecto, Pedro Maldonado, presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), habría afirmado el pasado 31 de agosto que los niveles de seguridad en planta durante su gestión son “muy superiores a los que se manejaban hace años”.

Pronunciamiento oficial 

Este 8 de septiembre, tras más de 4 días de fuga y contaminación por parte de la empresa, CVG Bauxilum emitió un comunicado oficial en el que asegura que respeta las normas de conservación del medioambiente.

Además afirma que “se trata de un hecho sobrevenido en seguimiento y proceso de control por nuestro personal técnico”.

A modo de cierre, la estatal asevera que se han realizado las notificaciones pertinentes, sin embargo, los residentes de las zonas afectadas se han enterado del origen del material a través de redes sociales y comentarios de trabajadores, ya que es la primera vez que la empresa emite alguna información al respecto.