domingo, 21 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Constructora de Caroní denuncia proceso de embargo arbitrario por parte de Fospuca 

Carlos Pécora, abogado de la empresa, denunció que los tribunales de Puerto Ordaz autorizaron una medida de embargo la cual se ejecutó de forma arbitraria, ocasionando destrucción de los bienes de la compañía.

El representante legal de la Constructora Desarrollos 266, C.A. denunció que la empresa encargada de la recolección de desechos en Caroní, Fospuca Caroní, interpuso una medida preventiva de embargo contra dos torres residenciales que permanecen en construcción y son propiedad de la compañía, alegando una deuda de más de 10 mil dólares.

El abogado de la empresa, Carlos Pécora, explicó en entrevista con Correo del Caroní que el proceso de discusiones con la compañía comenzó hace 10 meses, cuando Fospuca Caroní inició una demanda contra la constructora que, presuntamente, estaría insolvente con el pago del servicio de aseo urbano.

En este sentido, Pécora afirma que estas torres son residenciales y, a su vez, están en un sector residencial, por tanto estarían exentas del cobro del servicio. El jurista reconoció que la empresa está iniciando el proceso de remodelación y construcción de un hotel en uno de los inmuebles; sin embargo, aún no están generando desechos ni percibiendo ganancias.

“La empresa no debe nada porque es una residencia. Estamos hablando de un conjunto residencial. Ciertamente se están haciendo las gestiones para convertir una torre en un hotel, es un trámite en proceso, pero hasta que no se le esté dando uso: no podemos decir que es hotel. Para que eso sea un hotel se requiere una permisología. Somos propietarios de dos edificios residenciales y como residencia no tenemos por qué pagar a Fospuca”, explicó Pécora.

Más de 70 solicitudes de embargo

Para 2023, una decena de empresas permanecían en la misma situación jurídica, puesto que Fospuca ha implementado medidas de embargo preventivo en el municipio con el fin de coaccionar a los empresarios para que ejecuten los pagos. A principios de año, empresas como ToyoGil y Servicauchos El Punto denunciaron estar en la misma situación.

Según la Asamblea de Ciudadanos de Caroní, Fospuca ha interpuesto más de 70 solicitudes de embargo en la municipalidad. Recientemente esta agrupación introdujo una solicitud de nulidad ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), para exigir la derogación de la Ordenanza de Recolección de Desechos en la localidad debido a las irregularidades cometidas en el cobro del servicio en el municipio.

“Tenemos 10 meses luchando. Viajé a Caracas por sugerencia del abogado de Fospuca, Bassan Souki, él mismo me dio el número de los directivos de Fospuca. Dentro de las torres hay un apartamento que se usa como oficina, entonces ellos alegan que hay que pagar ese apartamento de uso comercial. Vamos a pagar el apartamento, pero todo lo demás no te lo puedo pagar. Si en algún momento tengo el permiso de hotel, tendremos el compromiso de pagar. La deuda sobrepasa los 18 mil euros. Escribí a la empresa, tenemos cartas de recepción donde escribimos que no nos toca pagar. Todo está recibido por Fospuca”, acotó el jurista.

Sin documentación ni orden

Tal como ha ocurrido en otros procesos de embargo, la medida de embargo preventivo fue llevada a cabo de forma irregular sin contar con órdenes ni documentación, más allá de las facturas emitidas por la compañía y el contrato firmado entre esta y la municipalidad.

Pécora aseguró no tener el nombre de la jueza que ejecutó el proceso. Para diciembre de 2023, ciudadanos denunciantes incluyeron en las protestas el nombre de varias juezas de Puerto Ordaz, quienes aseguran habrían legalizado estos procedimientos.

El pasado miércoles 20 de marzo, el Tribunal Segundo de Control de Caroní ejecutó la medida de embargo contra la empresa en horas de la tarde. Se constató que los edificios están en construcción.

El proceso de embargo fue compartido en redes sociales a través de una cuenta de la red social Instagram, en cuyas publicaciones se ve al abogado de Fospuca en el lugar.

“Es un edificio en construcción y, por ende, tiene la obligación de pagarle a Fospuca. Voy a embargar lo que pueda embargar: hierro, las púas… Queremos mediar y negociar para que la gente pague a Fospuca lo que se le debe. Es un edificio en construcción, no han demostrado que sea residencial”, expresó Souki en el audiovisual.

Pécora añadió que este embargo se llevó a cabo de forma arbitraria y que cometieron daños contra los materiales de construcción que estaban en el lugar, violentando la condición “preventiva” de la medida. Asimismo afirmó que quisieron llevarse un trasformador, alegato que Souki negó.

En horas de la mañana de este lunes 26 de marzo, juristas alertaron que nuevamente los tribunales se apersonaron en la edificación con el objetivo de embargar una grúa de construcción que se mantiene en el lugar y, además, no le pertenece a Desarrollos 266, C.A.

“Hemos intentado negociar. Esto se supone que era un embargo preventivo para proteger al acreedor, Fospuca, para tener garantía de cobro. Picaron las vigas estructurales que iban a ser usadas en la construcción. Las picaron delante de la juez y la juez no hizo nada”, enfatizó Pécora, quien aseveró que allí hubo un delito penal.

Terror comunicacional: una estrategia para lograr los pagos

Según la percepción de Pécora, Fospuca ha venido ejecutando embargos de manera pública, promoviendo las grabaciones y el manejo de videos en redes sociales para infundir terror en la ciudadanía y que estos paguen las deudas.

Durante 2023 se desarrolló una ola de protestas importantes, puesto que las tarifas cobradas por la compañía superan, en muchos casos, los mil dólares. Esto en el marco de la crisis económica, los montos dejan a empresas sin poder honrar el pago, situación que se ve agravada por el bloqueo del portal fiscal de tributos de la municipalidad y la obstaculización por parte de las autoridades para declarar impuestos.

Debido a estas situaciones, ciudadanos han denunciado a este medio que Fospuca actúa como un ente gubernamental contando con el respaldo de la Alcaldía de Caroní.

“Están aplicando un terrorismo. Los abogados de esta empresa se dirigen a practicar los embargos para gozar de su poder. Le mandan un ejemplo a los empresarios para que firmen acuerdos judiciales en condiciones de extorsión. Los demás se asustan y negocian la deuda. Si tú tienes la razón, por qué una deuda de 10 mil dólares la vas a llevar a 4 mil. Ah, es que me estabas robando, yo no te debía eso. Es la estrategia de terrorismo que están aplicando. Están haciendo una intimidación a los comerciantes para extorsionarlos y que vayan a acuerdos extrajudiciales”, destacó Pécora.

Diferentes agrupaciones económicas han venido solicitando a la Alcaldía de Caroní erradicar el sistema de cobro de Fospuca, esto con la finalidad de no seguir perjudicando a los empresarios de la localidad. Sin embargo, la situación se mantiene en discusión desde 2022 y, hasta ahora, no ha habido respuesta por los embargos arbitrarios ni las tarifas que el alcalde, Tito Oviedo, impuso de forma unilateral.