domingo, 14 abril 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Cámara de Licores de Bolívar pide reducción de impuestos, flexibilización de horarios e integrar actividades turísticas 

Ante la elevada carga tributaria en Caroní, Calicor Bolívar insiste en la reducción de aforos de al menos 75%, pues reporta que mensualmente cierran hasta cuatro empresas al no poder pagar los impuestos municipales.

@mlclisanchez

La Junta Directiva de la Cámara de Expendio de Licores y Afines del estado Bolívar (Calicor Bolívar) presentó ante la Alcaldía y Cámara Municipal de Caroní una serie de propuestas para reformar la Ordenanza sobre Autorización y Expendio de Bebidas Alcohólicas, a fin de lograr evitar el cierre de  más empresas del sector licorero y la migración a la informalidad debido a que los elevados impuestos que deben declarar y pagar sobrepasan su capacidad contributiva actual.

Ante la elevada carga tributaria, empresarios del sector licorero insisten en la reducción de los aforos y fijarlos en, por lo menos, 1.5% de los ingresos brutos. Esto implicaría una disminución de 75% de la alícuota.

El municipio Caroní tiene los aforos más altos en comparación con otros municipios de Bolívar. Ante la municipalidad, los empresarios del sector licorero deben declarar y pagar el 6% de sus ingresos brutos, aunque las ventas han disminuido en los últimos seis meses, que constantemente aumentan los costos operativos por la escasez de combustible, los de las tarifas de servicios públicos, y que los productos que tienen mayor salida son los que por lo general no generan cuantiosas ganancias, como cervezas, aguardiente y sangrías, según explicó Franklin Fernández, presidente de Calicor.

“El 6% de las ventas brutas se saca de algo que no ganan los empresarios. Compramos gasolina cara porque no hay cupos de combustible para el sector de licores. Es costoso operar en el estado”, declaró.

Fernández informó que, en un plazo de seis meses, el gremio registró la declaración de cierre de hasta nueve empresas al mes por no tener capacidad para cumplir con las obligaciones fiscales. A esto se le suma el aumento de las tarifas de servicios públicos.

“Recientemente las encuestas arrojaron una reducción de este problema, entre tres o cuatro empresas cierran al mes por no poder pagar los impuestos. Nosotros esperamos que se concrete la modificación de la ordenanza para poder frenar esta situación”, manifestó.

El gremio señala que las ventas del sector fluctúan, pero no superan el 50% de las expectativas. Aunque manifiesta que durante el asueto de Semana Santa se experimentó un avance, debido a que la municipalidad les permitió laborar.

Reducción de la carga tributaria adaptada a cada etapa de la cadena de comercialización

Calicor solicita que los impuestos al sector licorero no se apliquen de forma lineal sino que se respete la realidad de cada actor que conforma la cadena de comercialización de licores.

Esto porque la estructura de costos y margen de ganancia de distribuidores, mayoristas, minoristas y sector servicios no es la misma, pero todos deben cancelar por igual el 6% de los ingresos brutos según establece la ley.

Empresarios del sector licorero insisten en la reducción de los aforos y fijarlos en por lo menos 1.5% de los ingresos brutos | Foto William Urdaneta

El sector no solo se enfrenta al cierre de establecimientos licoreros, sino también a una disminución de empresas distribuidoras de licores debido a la carga tributaria.

De acuerdo con el gremio, 60% de las empresas distribuidoras de licores en el país han dejado de operar en Caroní. En cifras más precisas: de 22 distribuidoras, apenas ocho operan en el municipio.

“No podemos meterlos a todos en un mismo saco y establecer los mismos aforos. Queremos que esto sea evaluado, y se aplique conforme a la actividad económica de cada uno. Los distribuidores, por ejemplo, ganan por comisiones que no superan el 9%. Si de ese 9% tienen que pagar el aforo de 6% a la Alcaldía, ¿cómo cubren sus gastos operativos y obtienen sus utilidades?”, declaró la autoridad de Calicor.

Fernández resaltó que las alícuotas impositivas tal como están establecidas en el contexto económico actual ocasionan distorsiones en el mercado y evasión fiscal. “Si esto es así, por supuesto que la única manera de mantener un margen de ganancias es no facturar en todos los casos. Nosotros queremos que la gente agarre el carril y declare sus impuestos. Pero para eso tienen que haber condiciones, como aforos más bajos”, argumentó.

Calicor informó que ya ha logrado avances en la reducción de aforos en otros municipios del estado Bolívar como Cedeño, Roscio y Gran Sabana. 

Un modelo de negocios en el que el expendio de licores esté involucrado en actividades turísticas y de esparcimiento

Con el propósito de dinamizar las ventas y mejorar el margen de ganancias de las empresas del sector licorero, la cámara también propuso la aplicación de un modelo de negocio en la que el expendio de licores esté incluido en actividades turísticas y de esparcimiento, siempre que su consumo esté apegado a las normativas de seguridad y salud pública.

Además de ello, solicita flexibilizar los horarios restringidos a los que deben sujetarse los establecimientos que expenden bebidas alcohólicas.

“Queremos que haya expendio de licores durante las actividades turísticas. Que las licorerías trabajen hasta las 11:00 pm y las discotecas tengan permitido trabajar hasta las 4:00 am. Que los establecimientos que brindan servicios de esparcimiento incluyan alcohol y también trabajen al menos hasta las 12:00 am. Tenemos que adaptarnos a los cambios que ya están teniendo otros estados del país porque nosotros también somos un estado turístico por excelencia”, expuso Fernández.

Retomar conversaciones para la modificación de tarifas de aseo urbano

Tal como han solicitado las diferentes cámaras base de Fedecámaras Bolívar, Calicor insiste en la revisión de la base de determinación de las tarifas del privatizado servicio de aseo urbano, prestado por la compañía privada Fospuca Caroní.

El sector puntualiza que cualquier descuento o exoneración que se aplique no beneficiará a ninguna empresa, hasta tanto no se modifique la base de determinación de las elevadas tarifas del servicio.

“Planteamos que se cambie el método, se reformen los artículos 72, 73 y 75 de la Ordenanza de Gestión y Manejo Integral de la Recolección y Tratamiento de Residuos y Desechos Sólidos, y sentarnos a discutir y evaluar esta situación para establecer un buen sistema para la recolección del aseo”, manifestó Fernández.

Todo el gremio empresarial ha sostenido que tal estructura de cálculo de tarifas debe ser conforme a la capacidad contributiva de las empresas según su actividad económica, y no conforme al metraje de los locales o galpones. Además de que debe justificar la estructura de costos de la compañía prestadora del servicio.

A un mes de la instalación de la comisión mixta integrada por empresarios y autoridades municipales para la modificación de las tarifas del servicio de aseo urbano en Caroní, el gremio empresarial asegura que no ha sido convocado para la primera reunión.

Hasta el momento no hay respuestas concretas sobre el establecimiento de tarifas acordes a la capacidad contributiva de las empresas, la modificación de la forma en la que estas se calculan y facturan o la solicitud de poder declarar impuestos sin tener que pagar servicios públicos como requisito previo.

En entrevistas anteriores, el primer vicepresidente de Fedecámaras Bolívar, David González, declaró que hasta febrero de este año, al menos 600 empresas han hecho la solicitud de cierre formal por la incapacidad para asumir las tarifas de los servicios públicos.