miércoles, 22 mayo 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

BCV bajó considerablemente la venta de divisas para proteger reservas internacionales

A pesar de la intervención cambiaria, el precio del dólar continúa en alza y se mantiene en el nuevo techo de 6 bolívares y según la consultora Síntesis Financiera, el BCV fraccionó la entrega de las divisas en dos partes.

La política de intervención cambiaria del Banco Central de Venezuela (BCV) sigue teniendo limitaciones. A pesar del aumento en el ingreso de divisas al país, por el repunte de los precios del petróleo, las reservas internacionales no se dan abasto para mantener a raya el tipo de cambio.

De acuerdo a la consultora Síntesis Financiera, el BCV disminuyó considerablemente su venta de divisas a las mesas de cambio de la banca, al pasar de 100 millones de dólares semanales a 60 millones de dólares, pero además la entrega de las divisas la fraccionó en dos partes.

Los datos de la consultora señala que el 1 de agosto, el Banco Central asignó poco más de 45 millones de dólares y complementó el día 3 con $15 millones, logrando pequeños retrocesos en el tipo de cambio en esos dos días de 0,3% y 0,1%, respectivamente.

A pesar de que el precio de la divisa ha tenido un menor ritmo de crecimiento desde el pasado año, debido a la política monetaria implementada por el ente emisor de restringir la liquidez, su cotización en el sistema cambiario llegó al tope de los 6 bolívares. Mientras que aunque la tasa de cambio del BCV no ha llegado a este techo, siempre le sigue los pasos.

La medida radica en que el organismo inyecta divisas y retira los bolívares necesarios a las entidades bancarias, para mantener la meta de tipo de cambio definido. Desde que se comenzaron las intervenciones cambiarias se optó que serían semanales, pero la presión en este mercado obligó a que se ejecutaran con más periodicidad desde 2021.

El economista José Guerra recordó recientemente que la inconsistencia de la política económica basada en una expansión fiscal y en una expansión de dinero inorgánico por parte del ente emisor, en un contexto de control de cambio con una tasa preferencial fija desde 2007 fue agotando las reservas internacionales y dando paso al colapso económico del país.

“Si el Banco Central percibe que esa inflación es un fenómeno transitorio, que la moneda se deprecie por un factor coyuntural, lo correcto es que intervenga y venda divisas para estabilizar esa inflación. Pero si la tendencia es permanente, porque el tipo de cambio se está depreciando debido a que la gente no quiere la moneda local, lo correcto no es intervenir porque, si intervienes, se empiezan a agotar las reservas”, dijo Guerra.

Tamara Herrera, directora de Síntesis Financiera, explicó que los bancos centrales cuentan con instrumentos para controlar la masa monetaria y en el caso de Venezuela, la disponibilidad de bolívares en el mercado monetario, pero no tienen instrumentos en dólares porque no emiten en esa moneda extranjera. “La diferencia está en cómo lo hacen”, afirmó.

Con esta afirmación deja entrever que si no se obtienen resultados positivos en la ejecución de la política monetaria y cambiaria, las personas continuarán buscando divisas para la protección de sus recursos.

“Todo el mundo, sea empresa o persona natural sigue, cada vez que tiene un excedente en bolívares, buscando una moneda dura y la razón es meramente transaccional, porque la propensión y la necesidad de importaciones continúa incrementándose. También por cobertura, hasta que no se convenza o no se logre esa lentísima estabilización que se está buscando”, destacó Herrera.

Reiteró Guerra que para cualquier nación no tener reservas suficiente “es un problema gravísimo”, ya que no puede hacerle frente a sus compromisos de deuda externa y para el pago de las importaciones.

Según cifras de la consultora Ecoanalítica, la administración de Maduro tiene 154% más ingresos en divisas en lo que del año 2022. Además de un aumento interanual de 104,5% de la recaudación tributaria equivalente en dólares.

En su informe, Síntesis Financiera señaló que el organismo no intervino en el mercado cambiario cuando los incrementos fueron más intensos: 0,9% y 0,4% en los días 4 y 5 de agosto.

Las reservas internacionales del BCV se han mantenido en torno a los 10 millardos de dólares. De acuerdo a la última cifra mostrada en su página web del 8 de agosto, cerraron en $10.300 millones. Este monto significa una caída de $620 millones con respecto a inicios de 2022 y de $981 millones en comparación a los $11.281 millones de hace un año.

Síntesis Financiera considera -sin embargo- que la intervención cambiaria subirá en los próximos días, pero a lo sumo a $80 millones y podría repetirse el comportamiento de la semana anterior, fraccionando la venta de divisas en dos porciones.

“El BCV dosifica su intervención cambiaria para guardar reservas para semanas de mayor presión monetaria”, explicó la consultora en el informe.