lunes, 26 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Advierten que Venezuela podría entrar de nuevo en hiperinflación en 2023

Ecoanalítica proyecta un crecimiento económico de 4,7% para 2023. La firma asegura que se desacelerará respecto a 2022, y seguirá siendo desigual desde el punto de vista sectorial, regional y social.

Asdrúbal Oliveros, socio-director de Ecoanalítica, advierte que si no se aplican ciertos correctivos económicos, Venezuela podría entrar de nuevo en hiperinflación.

En entrevista concedida al Circuito Éxitos, Oliveros proyectó que la inflación se puede mantener en el rango de 150%, pero que todo dependerá de lo que hará el gobierno en los próximos días.

“No necesariamente lo que estamos viendo en estas últimas semanas te puede decir con claridad lo que será 2023. Pero si no hay cambios y no hay comprensión del problema, el año que viene podremos tener unos niveles de inflación elevados que pueden meter al país nuevamente en una zona de peligro. Eso podría llevar a Venezuela nuevamente a considerar la posibilidad de la hiperinflación”, alertó.

En vista de esa posibilidad, señaló que es “muy importante” que en este momento se tomen correctivos para evitar volver a un escenario hiperinflacionario. “Sería muy doloroso”, recalcó.

Crecimiento desacelerado y desigual

Ecoanalítica proyecta que la economía seguirá creciendo, pero de forma desigual, y que ese crecimiento será desacelerado.

“Estamos estimando un crecimiento de 4,7%, eso incluye el efecto de la licencia de Chevron, porque sin ese efecto, el crecimiento estaba más cerca de 3%”, aclaró.

Añadió que los pocos sectores que le han dado dinamismo a la economía venezolana mantienen ese empuje de cara al próximo año.

“Pero para que la gente pueda sentir bienestar hace falta crecer bastante, por mucho tiempo, y corregir otras cosas que lamentablemente, como país, no estamos atacando”, puntualizó.

En la misma entrevista, Oliveros explicó que el crecimiento económico en Venezuela es desigual desde tres puntos de vista: en lo sectorial, porque crecen solamente actividades comerciales, de servicios, alimentos, salud, logística y transporte, pero la industria, manufactura y construcción siguen debilitados.

Ese crecimiento también es desigual desde el punto de vista territorial, porque la ciudad de Caracas concentra prácticamente 40% de ese crecimiento.

“Luego está el eje de Carora, Lechería y Barquisimeto. De resto, tienes regiones como las andina y zuliana muy afectadas, con un dinamismo de crecimiento muy lento”, acotó.

Desde la perspectiva social, también hay desigualdad, pues hay una brecha “enorme” entre niveles de población que tienen ingresos dolarizados, que se insertan en el mercado laboral o informal y que tienen emprendimientos o trabajos extra con los que aumentan sus ingresos cada mes versus aquella población “excluida” que no disfruta de las bondades o beneficios del crecimiento económico.