domingo, 25 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Administración de Sidor llevó a fiscal y guardias nacionales a la planta para disipar huelga de brazos caídos

Trabajadores aseguraron que la presidencia anotó sus nombres en un listado y les informó que deberían presentarse en Fiscalía. Asimismo fueron amenazados de despido si no retomaban sus labores.

Trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco se mantienen de brazos caídos desde hace tres días debido al incumplimiento de un aumento salarial prometido por el presidente de la empresa, Néstor Astudillo. Con el objetivo de disipar la huelga, Astudillo se presentó en la planta con un fiscal y agentes de la Guardia Nacional amenazando a los empleados de despido y asegurando que serían citados ante Fiscalía.

Según los sidoristas, el presidente se reunió con ellos el mes pasado y prometió un incremento salarial de 186%. No obstante, tras recibir la primera quincena del mes de junio se dieron cuenta no solo de que el aumento no se hizo efectivo, sino que cobraron menos que en la segunda quincena del mes de mayo.

“Arremetieron con el personal de Planta de Pellas. El presidente llevó a un fiscal y sometieron a los trabajadores. Los obligaron a arrancar la planta. Los amenazaron con despedirlos y les dijeron que tenían una cita en Fiscalía”, manifestó uno de los obreros que hace vida en la estatal.

Sidoristas denunciaron que la gerente de pellas, Francis Villegas, actuó en complicidad con la administración para amedrentar a los trabajadores a través de los cuerpos policiales.

Pese a que la Planta de Pellas retomó sus labores forzosamente, las otras áreas continúan paralizadas. “Planchas y Palanquillas sigue parado. Igual que Alambrón y Laminación en caliente”, manifestó un obrero que prefirió mantenerse en el anonimato.

Según testimonios, la lista de trabajadores citados para ir a Fiscalía alcanzó los 50 nombres, se levantó un acta de citación para estos obreros, quienes, además, fueron amenazadas con perder sus puestos laborales.

“Continuamos de brazos caídos. La única que está activa es Planta de Pellas porque les colocaron un fiscal y a agentes de la Guardia Nacional ahí para que trabajaran. Están ahí parados amedrentando. Les tomaron los datos y les dijeron que los tienen anotados para mandarlos a Fiscalía”, denunció uno de los trabajadores.

Al respecto, Astudillo solicitó a gerentes, milicia obrera, trabajadores y trabajadoras desarrollar un pronunciamiento público en contra de “los actos de paralización y sabotaje contra la compañía”.

Antecedentes de paralización 

Las protestas en la siderúrgica son el pan de cada día de los empleados, debido a las malas condiciones laborales en las cuales los mantiene la empresa.

Los sidoristas continúan denunciando el no haber recibido el aumento de 1.704% anunciado por el Ejecutivo en el mes de marzo. A raíz de esto, lograron una reunión con el presidente de la compañía quien se comprometió a aumentar el salario y calcular el valor de las vacaciones laborales a razón de la tasa de cambio del Banco Central de Venezuela; no obstante, ninguna de estas promesas fue cumplida. Además les informaron a los obreros que por este año ya no podrían solicitar vacaciones.

Asimismo no han cesado los reclamos en el portón III, las cuales son protagonizadas por los trabajadores “no requeridos” que exigen reincorporarse en sus puestos laborales, tras casi dos años bajo esta figura que recorta su sueldo al 30%.

La semana pasada Astudillo habría prometido reincorporar a 800 trabajadores, no obstante, este compromiso tampoco se ha hecho efectivo.