domingo, 21 julio 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

Aceptan que acreedores de Venezuela se beneficien de la subasta de Citgo

Washington protege desde hace cuatros años a Citgo de sus acreedores, pero con la futura subasta Venezuela podría perder la petrolera sin recibir nada a cambio.

La justicia estadounidense aceptó este lunes que un grupo de 10 acreedores de Venezuela participen en el reparto de beneficios de la subasta de las acciones de Citgo, filial de Pdvsa en suelo estadounidense.

El control de Citgo fue entregado por el gobierno de Donald Trump (2017-2021) a opositores venezolanos en enero de 2019.

Hasta ahora eran la minera canadiense Crystallex y la petrolera estadounidense ConocoPhillips quienes habían adquirido derechos sobre la subasta de acciones.

El fallo de este lunes abre la puerta a que otras empresas como Siemens Energy, Rusoro Mining, O-I Glass o Huntington Ingalls participen en el reparto de beneficios de la subasta.

Estas empresas pidieron al tribunal que lleva la causa, ubicado en Delaware, entrar en el caso después de que Crystallex y ConocoPhillips empezaran a negociar un posible pacto con la dirección de Citgo.

Crystallex reclama 970 millones de dólares a Venezuela y ConocoPhillips unos 10 mil millones de dólares (9.131 millones de euros al cambio de hoy). Citgo está valorada en unos 12 mil millones de dólares.

La disputa legal entre Crystallex y el país sudamericano se remonta a 2008, durante la presidencia del fallecido Hugo Chávez, quien expropió Las Cristinas, una mina de oro al sureste del país, en el estado Bolívar, cuya explotación era manejada por Crystallex.

El Ejecutivo de EE UU entregó el control de Citgo a opositores vinculados con Juan Guaidó en enero de 2019.

El objetivo de esas dos partes durante ese intento de derrocar en 2019 al gobierno de Nicolás Maduro era que los activos de Citgo financiasen a Venezuela tras la caída del oficialismo, algo que nunca pasó.

Caracas califica de “fraudulento” el caso contra Citgo y ha acusado a la oposición de querer “apropiarse de los activos” de Venezuela en el exterior y de “facilitar la entrega del patrimonio” a “potencias extranjeras mediante un gigantesco fraude procesal”.

Washington protege desde hace cuatros años a Citgo de sus acreedores, pero con la futura subasta Venezuela podría perder la petrolera sin recibir nada a cambio.

Citgo, con sede en Houston (Texas), tiene tres refinerías en Estados Unidos, seis oleoductos y cerca de 4.200 estaciones de servicio.