sábado, 24 febrero 2024
Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

A dos meses del anuncio de la instalación de laminador en Alcasa, siguen sin comenzar los trabajos de montaje

La línea III, desmantelada desde hace dos meses, recibió hasta 2014 una inversión de más de 140 millones de dólares del fondo chino. Hoy está paralizada en su totalidad luego del apagón nacional de 2019.

@g8che

Luego de dos meses de anunciarse la desincorporación de la línea III de Aluminios del Caroní (Alcasa), para comenzar la instalación de un laminador y dos coladas continuas, no se han comenzado los trabajos para el montaje de la máquina transformadora en la estatal.

El desmantelamiento de la línea fue anunciado tanto por la empresa, como por el diputado oficialista, Ángel Marcano, quien declaró el 27 de noviembre: “Vamos a iniciar la segunda etapa, que significa la ingeniería de detalle para iniciar el montaje en esta linea, de unas dos coladas continuas y de un laminador”.

Sin embargo, hasta la fecha esto no ha ocurrido. “Eso sigue siendo una utopía (…) tumbar esas celdas y montar ese laminador ahí es una gran mentira”, dijo Henry Arias, dirigente sindical de la empresa. Desestimó que los equipos transformadores puedan activarse por falta de repuestos.

Los voceros del oficialismo han señalado, en reiteradas ocasiones, que convertirán a Alcasa en una gran transformadora de aluminio primario, lo cual Arias pone en duda ya que, afirma, el aluminio de la celda III está siendo enviado a Venalum.

“Si Alcasa va a ser la gran transformadora ¿por qué no transformaron ese aluminio en fundición? que le expliquen a la gente ¿por qué no fundieron en fundición y por qué de fundición no lo pasaron al laminador Hugo Chávez Frías?”, preguntó Arias, señalando que hay máquinas en la empresa sin materia prima para operar.

“Eso de Alcasa la gran transformadora es un plan para desmantelar la empresa”, reiteró. También señaló que, si en verdad se quisiera bienestar para el país, el aluminio podría entregarse a Cabelum y Sural para que produzcan conductores y barras de aluminio.

Hasta ahora, las 3 mil toneladas desmanteladas tampoco han significado mejoras para los trabajadores dentro de las plantas. “El desastre de Alcasa no tiene nombre”, afirmó Arias.

Sin avances

   
En mercados internacionales, tres mil toneladas de aluminio se cotizan en mercados internacionales alrededor de 1900 dólares por tonelada

Javier Torres, dirigente sindical y representante del Movimiento 7 de Alcasa, dijo que no se ha cumplido con el objetivo por el cual desmantelaron las celdas reductoras. “Con el laminador de Serlaca allá no se ha hecho nada todavía”, relató.

“Ni siquiera han acondicionado el galpón para montarlo y ese laminador todavía no está completo, hasta donde tengo información, le faltan todavía partes para que se empiece a armar”, explicó.

De acuerdo con declaraciones de Marcano, el desmontaje de las 3 mil toneladas de aluminio se destinaría a la compra de insumos y materia prima. Torres aseguró que el dinero del desmontaje no está entrando a la compañía.

Un trabajador dentro de la estatal que prefirió no identificarse, señaló que hasta ahora la instalación del laminador no ha comenzado y que por otro lado, emleados se mantienen desmantelando a su vez la línea IV de la reductora. Al igual que Arias, señaló que el material está siendo trasladado a Venalum.

No se debió desmontar las celdas

Otro empleado que trabajó en el área de laminación señaló que el desmontaje de celdas y el anuncio de instalar el laminador es descabellado. “Los sistemas de laminación deben instalarse en áreas muy limpias”, advirtió. Explicó que, de lo contrario, las láminas terminan manchándose y dañándose, trayendo como consecuencia que los clientes las rechacen.

De acuerdo con el trabajador se anuncian acciones “sin fundamento técnico de lo que se está diciendo”. Considera que lo mejor era instalar en otro espacio que en el lugar donde iba la línea III. “Esas áreas de construcción fueron hechas para celdas, no para hacer un laminador”, advirtió.

Por otro lado, el trabajador señaló que los equipos de la laminadora que se prometió instalar en Alcasa, quedaron en puertos de Puerto Cabello, La Guaira y aduanas de Táchira, donde se terminaron dañando, quemando y perdiendo.

Alcasa hasta 2014 recibió inversiones que superan los 400 millones de dólares En las líneas de reducción III y IV se invirtieron 142 millones. En 2019, antes del apagón nacional, dichas líneas operaban con menos de 20 celdas activas, hasta marzo cuando paralizaron su operatividad de forma definitiva.

El equipo de Correo del Caroní intentó contactar vía telefónica al diputado Ángel Marcano para obtener información de los avances de la instalación del laminador, pero no hubo respuesta.