El mandatario brasileño, de 65 años, había optado por realizarse el tercer test para comprobar si había contraído el virus, luego de presentar fiebre y dolores.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este martes que el análisis al que se sometió ha dado positivo por COVID-19 tras haber presentado el lunes síntomas de la enfermedad.

El mandatario, de 65 años, había optado por realizarse el tercer test para comprobar si había contraído el virus, luego de presentar fiebre y dolores en todo el cuerpo, según informa la cadena G1.

Además, se ha realizado una placa de tórax que ha mostrado que el pulmón está “limpio” y ha asegurado que se encuentra “perfectamente bien”, tras haber tenido hasta 38 grados de fiebre, que posteriormente remitió durante la noche.

- Todos sabían que tarde o temprano llegaría a una parte considerable de la población. Yo, por ejemplo, si no hubiera tomado el examen, no habría sabido el resultado. Y él simplemente volvió positivo -dijo, según reseña el diario brasileño O Globo.

Bolsonaro informó que comenzó a experimentar síntomas el domingo. Al día siguiente, dijo que tenía dolor muscular y cansancio. Incluso antes de que se confirmara el diagnóstico, Bolsonaro dijo a sus seguidores que ya había comenzado a tomar hidroxicloroquina con azitromicina.

- Ante los síntomas, el equipo médico decidió aplicar hidroxicloroquina. Ayer tomé la primera píldora, alrededor de las 17h, y también azitromicina.

“Seguiré los protocolos, despacharé por videoconferencia y rara vez recibiré a otra persona para firmar un documento”, dijo. Los compromisos externos que fueron programados para esta semana serán cancelados para evitar “contagios con terceros”.

Critica nuevamente medidas de aislamiento

Durante la entrevista, volvió a criticar las medidas de aislamiento adoptadas por alcaldes y gobernadores. Según Bolsonaro, la Presidencia de la República se convirtió en un “órgano que transfirió recursos” con la decisión de la Corte Suprema (STF) de que los gobernadores y alcaldes pueden decretar el aislamiento en la pandemia.

- La vida continúa. Brasil tiene que producir, hay que poner la economía a trabajar. Algunos hablaron en el pasado y me criticaron: “la economía se está recuperando, la vida no”. Ahora, eso es una verdad absoluta. La vida sé que nadie se recupera, pero la economía que no funciona conduce a otras causas de muerte, muerte y suicidio en Brasil, argumentó.

Esta no es la primera vez que el presidente brasileño lleva a cabo pruebas para identificar el coronavirus. En marzo, Jair Bolsonaro hizo tres pruebas de COVID-19, pero se negó a revelar los resultados. Solo se hicieron públicos en un caso judicial que terminó en la Corte Suprema Federal (STF). Se usaron nombres ficticios para ocultar que los exámenes eran del presidente.